jueves, 21 de mayo de 2009

El arquitecto Norman Foster ganó el Príncipe de Asturias de las Artes

El británico fue galardonado con el prestigioso premio español por su trabajo de "alcance universal" en la era global; entre otras obras, estuvo a cargo del aeropuerto más grande del mundo, en Pekín


OVIEDO, (EFE).- El británico Norman Foster, "arquitecto de la era global", fue galardonado hoy en Oviedo con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2009 por anticipar "con brillantez la única ´polis´ posible en el siglo XXI, al servicio del desarrollo sostenible y de la libertad personal y social".
Las obras de Foster se encuentran dispersas por todo el mundo y entre las últimas que ha acometido están la estación subterránea de Florencia, la pirámide destinada al diálogo mundial entre las religiones en Astana, la nueva capital de Kazajistán, y el mayor aeropuerto del mundo, construido en Pekín para los Juegos Olímpicos.
"Estoy emocionado por recibir el Premio Príncipe de Asturias. Es un enorme honor y un maravilloso reconocimiento de la importancia del diseño como catalizador en la mejora de la calidad de la vida", dijo el arquitecto estrella en un comunicado.
Al galardón de las Artes, primero en fallarse en la presente edición de los ocho que concede anualmente la Fundación Príncipe de Asturias, optaban en esta ocasión 26 candidaturas procedentes de once países.
La propuesta de Foster llegó a las últimas votaciones del jurado junto a las de la actriz inglesa Vanessa Redgrave, el cineasta español Carlos Saura, el escultor estadounidense Richard Serra, el cantautor español Joan Manuel Serrat y el compositor español Cristóbal Halffter.
El Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela fue el último galardonado con este Premio, con el que también fueron distinguidos Woody Allen, Miquel Barceló y Paco de Lucía.
Foster se convierte así en el cuarto arquitecto que obtiene el galardón de las Artes con el que también han sido distinguidos el brasileño Òscar Niemeyer (1989) y los españoles Francisco Javier Sáenz de Oiza (1993) y Santiago Calatrava (1999).
El Premio de las Artes, al igual que los otros siete galardones que concede la Fundación Príncipe de Asturias, está dotado con 50.000 euros (unos 68.000 dólares) y será entregado por Don Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, en una solemne ceremonia que se celebrará a finales de octubre en el teatro Campoamor de Oviedo.
fuente: LA NACION, Buenos Aires, 21 de mayo de 2009

1 comentario:

kulasaim dijo...

Entonces, -como hacía la corona en otros siglos- cambiemos las leyes para nuestro provecho. Porque, ¿qué harían los parásitos del estado sin el pueblo que lo subvenciona?

www.nicolasespositochedel.com