martes, 13 de diciembre de 2011

WITOLD GOMBROWICZ Y LA BIOGRAFÍA, por JUAN CARLOS GOMEZ

GOMBROWICZIDAS


WITOLD GOMBROWICZ Y LA BIOGRAFÍA

por JUAN CARLOS GOMEZ

En el mes de noviembre próximo pasado la Vaca Sagrada estuvo en la Argentina e hizo dos declaraciones llamativas: que ésta era la última vez que venía a este país y que estaba faltando una verdadera y buena biografía de Gombrowicz. Los gombrowiczólogos polacos deben estar que trinan, vienen escribiendo sobre Gombrowicz a diestra y siniestra.
Después de haber escrito tanto deben haber completado una verdadera biografía. La Vaca Sagrada vino a Buenos Aires invitada por las embajadas de Francia y de Polonia y por la Biblioteca Nacional para promocionar su libro de testimonios “Gombrowicz en Argentina”. La declaración de que era la última vez que venía a la Argentina tiene un carácter mortuorio o despreciativo y no vale la pena detenernos en ella.

Otra cosa muy distinta es la cuestión del completamiento de la biografía. Sobre las biografías, los libros y las lecturas Gombrowicz ha escrito páginas memorables en el “Diario”. Sobre el libro de los testimonios tuve una aventura curiosa. Cuando empecé a decirle al Aceitoso que el Perverso era un depravado mal nacido, simplemente me lo prohibió, alentándome en cambio a que hablara pestes del Guitarrón.
Lo obedecí inmediatamente con la esperanza de que podría aflojarme algo respecto al Perverso. No aflojó, cómo iba a aflojar, yo no sabía que el Perverso le había publicado recientemente al Aceitoso una novela. Pues bien, el Perverso no sólo publica las obras del Aceitoso, la Hierática me está diciendo que ha preparado una nueva pócima en su celebrado aquelarre.

En junio saca del caldero la reedición de “Gombrowicz en Argentina”, restituyéndole el título original al libro de la Vaca Sagrada. El Gnomo Pimentón cuenta que Barnatán publicó “Gombrowicz íntimo”, la primera versión española y pirata de “Gombrowicz en la Argentina”, nada más que para pavonearse, para aparecer en una foto junto a Borges y a Mastronardi.
El Perverso seguramente lo hace porque es un distinguido miembro del club de gombrowiczidas. Las circunstancias fueron convirtiendo poco a poco a la Vaca Sagrada en la albacea de la gloria que con tanto cuidado había empezado a administrar su marido. Cuando lo conoció en Royaumont estaba escribiendo una tesis sobre Colette. Gombrowicz, ya tenía la salud quebrantada.

Le dijo que quería radicarse en España, en el sur de Francia o, quizás, regresar a la Argentina: –Cambie el tema de la tesis, hágala sobre mí, yo se la escribiré en dos semanas y luego nos vamos. Finalmente aprobó la tesis escribiendo sobre Colette, a pesar de los sarcasmos de Gombrowicz que le advirtió que después de los acontecimientos de mayo su tesis sería rechazada.
La Vaca Sagrada escribió “Gombrowicz en Argentina” y “Gombrowicz en Europa” para alcanzar su salud espiritual escapándole a la sombra del gran sobretodo gris de Gombrowicz que la había protegido pero que a la larga terminó por ahogarla. Ya en una entrevista que le hizo Louis Soler alcanzamos a notar como no pudo concretar ese anhelo de libertad.

La Vaca Sagrada no apareció en el primer libro y quedó completamente sometida en el segundo, siendo éste, quizás, el destino de los compañeros o compañeras de vida de los grandes artistas, el destino de sus alumnos, admiradores y discípulos. De la que sí se fue liberando poco a poco fue de la sumisión que tenía con los que testimoniaron en sus libros.
Con el tiempo adoptó una actitud que la fue convirtiendo en la sacerdotisa de un conjunto de corifeos que le rinden pleitesía, y que la convirtieron a mis ojos en la Vaca Sagrada. “Alguien me manda como obsequio desde París un paquete con importantes libros franceses, adivinando con razón que no los conozco y debería leerlos. Estoy condenado a leer únicamente los libros que me caen en las manos (...)”

“No puedo permitirme el lujo de comprarlos; me rechinan los dientes al ver a industriales y a comerciantes y a todo tipo de empresarios que se compran bibliotecas enteras con el solo propósito de adornar sus despachos. Yo, mientras ellos se atiborran de libros y de bibliotecas, no tengo acceso a obras de las que haría un uso bastante diferente (...)”
“Algún día la ilimitada idiotez del sistema, que me cierra ante las narices las puertas de los teatros, de los salones de conciertos, de las librerías, las puertas que se abren de par en par ante el dinero de los snobs, algún día esa idiotez se vengará en vosotros. Ese sistema, que relega al intelectual al último puesto, que quita a la intelligentsia la posibilidad de desarrollarse, será en el futuro adecuadamente juzgado (...)”

“Vuestros nietos os tomarán por imbéciles, claro, que a vosotros qué os importa”. En las ocasiones en las que le preguntaba a Gombrowicz si había leído tal o cual libro siempre me respondía que yo debía suponer que él había leído todo. Al llegar a la Argentina Gombrowicz ya tenía asimilados a Shakespeare, Rabelais, Montaigne, Goethe, Dostoievski, Mann...
Yo nunca lo vi comprar un libro, no tenía plata para comprarlos. A veces se lamentaba de no disponer de los más actuales para escribir sobre ellos en sus diarios, y como no era un hombre de ir a las bibliotecas leía sólo lo que le prestaban. La primera vez que vi a Gombrowicz me pareció un personaje inglés por el aspecto y por la pipa. Poco tiempo después se me empezó a parecer a Jacques Tati.

Y cuando lo conocí un poco más todavía, leí “Ferdydurke”. Gombrowicz fue el primer hombre de letras al que conocí personalmente; de este encuentro y de la lectura de “Ferdydurke” saqué la conclusión de que no existía ninguna diferencia entre el escritor y sus escritos. Cuando conocí a otros escritores me di cuenta de que este canon no era aplicable en forma uniforme.
Funcionaba más o menos bien con el finado Pterodáctilo, pero no funcionaba para nada con el Pato Criollo, para poner dos ejemplos solamente. Pero si Gombrowicz es tan parecido a sus obras, si es tan contradictorio como lo son los protagonistas de sus novelas, de sus cuentos y de sus piezas de teatro, entonces estamos frente a un verdadero problema.

A medida que Gombrowicz fue adquiriendo seguridad para definir sus problemas formuló una ley de carácter universal: “cuanto más inteligencia, mayor estupidez”, una estupidez que va a la par de la inteligencia y que crece con ella. La estupidez del refinamiento del lenguaje que produce fatiga y distracción de modo que la comprensión es reemplazada por los malentendidos.
Y también la estupidez que produce la erudición pues la gente no ha encontrado un lenguaje que le permita expresar su ignorancia; no le está permitido no saber o saber más o menos. La forma de transmitir el pensamiento ha cambiado muy poco desde los tiempos de Gutenberg y una gran cantidad de palabras y de libros está llegando al sol, pero el sol es inalcanzable.

Gombrowicz pone de manifiesto que cuanto más tiende nuestro espíritu a través de los siglos a liberarse de la estupidez y a dominarla, más parece pegarse la estupidez a la condición humana. El esfuerzo del pensamiento por purificarse de la estupidez humana está, por lo tanto, en una contradicción flagrante con la organización interna del género humano.
“Cuando abandoné Berlín, en mayo de 1964, me instalé en Royaumont, a treinta kilómetros de París. Una abadía del siglo XIII, donde san Luis servía a los monjes y donde, al parecer, gobernó a Francia durante un tiempo; un gótico poderoso, de base cuadrada, de cuatro pisos, murallas, galerías, arcos, rosetones, columnas, un parque tranquilo con canales y estanques de agua verde y podrida (...)”

“El edificio está medio vacío, (refectorios ‘con eco’, salas con las losas sepulcrales venerables e inscripciones en latín) y medio habitado, ya que las celdas de los monjes de la primera planta, entre ellas aquella en la que había vivido el rey san Luis, han sido habilitadas para intelectuales y artistas que vienen de París. Yo seguía enfermo con una enfermedad extraña (...)”
“En principio era una convalecencia después de la estancia en un hospital de Berlín, pero no acababa de mejorar, sentía que un secreto venenoso anidaba aún en mí, me encontraba mal, paseaba debilitado bajo los castaños, llegaba perezosamente al camino, al pequeño puente, me sentaba en una piedra, contemplaba la dulce Francia que se desplegaba ante mí como si fuera de seda (...)”

“Pequeños bosques, prados, colinas por donde pasaban las líneas de alta tensión fijadas en torres de acero, transparentes y dispuestas rítmicamente. Miraba todo aquello desanimado, con el alma desganada de un perro que aparta el morro del plato lleno, y, poco a poco, dirigía mis pasos de vuelta a casa, me adentraba en el espesor de los muros, en el gótico de las bóvedas (...)”
“Por la mañana, al afeitarme, con la toalla en el cuello, veía desde la ventana a gente deambulando por el parque: un profesor que arrastraba su tumbona hacia un lugar apartado, dos damas muy distinguidas con sombrillas, un pintor contemplando el canal, un estudiante en el césped rodeado de libros. Cada pocos días irrumpían en esta tranquilidad grupos de habla extranjera (...)”

“Sesenta biólogos, cuarenta etnólogos, diecisiete parapsicólogos (los veía desde la ventana), ya que Royaumont es un importante centro científico y cultural donde se celebran congresos internacionales, conferencias, conciertos y seminarios. Al principio pensé que me sentiría bien en ese lugar, prefería esto al aburrimiento de un hotel. No podía vivir en París (...)”
“París se ha convertido en un Apocalipsis automovilístico aullante, rugiente, acelerado y hediondo, me alegraba de tener aquí combinados un verdor delicioso con el Café de Flor y la Sorbona, e incluso con Japón y Australia”. Nuestro destino anda golpeando puertas por el mundo hasta que finalmente entra por una. Es inútil preguntarse por qué entró por ésa y no por aquella otra puerta.

Si esta pregunta tuviera alguna respuesta no hubiese sido entonces el destino el que la golpeaba. El destino golpeó dos veces la puerta de Gombrowicz: en un café de Varsovia en el que un colega escritor le despierta las ganas de viajar a la Argentina, y en la vieja abadía de Royaumont donde pierde su condición de célibe y cancela su regreso a la Argentina.
El abandono de la Argentina, el encuentro con Berlín, la ciudad en la que se había planificado la ruina de Polonia, y la enfermedad lo pusieron a Gombrowicz fuera de concurso. Royaumont es una transición, en la vieja abadía Gombrowicz recupera hasta cierto punto el dominio y la alegría que había perdido en un hospital de Berlín en el que estuvo internado dos meses.

Tenía conversaciones estrafalarias e inconcebibles en el comedor de la abadía de Royaumont destinado a los residentes habituales y a los miembros del círculo. Presidía la mesa un anciano muy distinguido, experto en quesos y un gran devorador de ensaladas. El señor d’Hormon era sordo como una tapia, lo que no le impedía llevar la conversación con la cordialidad típica de los franceses.
–Ah, es usted escritor polaco, perfecto, ¿me podría decir a cuál de los escritores franceses contemporáneos aprecia usted más?. Gombrowicz decide provocar al señor d’Hormon: –¡A Sartre!; –¿A quién? ¿A Sartre? Sartre no es mi amigo para nada. ¿Y no le gusta Racine?; –¡Oh, no!; –¿Cómo que no?; –¡Pues no me parece gran cosa!; –¿Qué? ¿Perdone? ¿Qué ha dicho ese señor? ¿Qué no le parece gran cosa? Pero, perdóneme mi amigo, usted exagera.

No sólo con el señor d’Hormon sostenía diálogos de sordo, también los sostenía con las damas intelectuales: –¿Usted comparte las opiniones que tiene Simone de Beauvoir sobre la mujer contemporánea?; –No del todo, yo tengo una opinión más bien parecida a la del emperador Guillermo: ‘K.K.K’, o sea, ‘Kinder, Küche, Kirche’, es decir, ‘hijos, cocina, iglesia’; –¿Qué, qué?, ¿usted está hablando en serio?; –Sí, estoy hablando en serio.
Estas locuras arrogantes de Gombrowicz seducían a los estudiantes: –¡Lo adoro, Gombrowicz, usted tiene el don de convertir a las personas en idiotas! La falta de humor propia de un organismo sufriente, y los recovecos de ese edificio medieval eran un poco lúgubres. Alemania y Francia, Polonia y la Argentina. Después de haberse sumergido un año en Alemania miraba a los franceses con curiosidad.

“Los europeos lanzados a las costas de América del Sur como tristes náufragos, conchas o algas que perdían fuerza..., aquí están en sus propias naciones, como frutos en el árbol, llenos de savia. Polonia y Argentina, los dos tigres míticos de mi historia, dos olas que pasan sobre mí y me asolan con su terrible insistencia, pues eso ya no existe, fue”. La enfermedad lo golpeaba duramente, le rondaban por la cabeza ideas tristes.
Pensaba que había entrado en la fase final de la vida en la que sólo se vive de lo que ya está muerto. Las obras y las cosas terminadas lo hacían sentir vivo tan sólo para los que lo visitaban en Royaumont, pero él se sentía muerto y petrificado... aunque algunas veces recuperaba su condición de polemista. “Yo el travieso, yo el fantasmagórico, yo el bromista, yo el torturado, yo viviendo, yo agonizando (...)”

“Me atormentaba no haber sido todavía capaz de emprender nada más personal e innovador con respecto a Europa, a la que visitaba después de una cuarto de siglo de mis aventuras en la Argentina, yo el extranjero, yo el argentino, yo el polaco que regresaba. Me daba vergüenza pensar en los países que volvía a ver de un modo ya establecido, mil veces hablado, banalizado (...)”
“Que si la técnica, la ciencia y el aumento del nivel de vida, que si la motorización, la socialización y la libertad de costumbres... ¿No seré capaz de nada mejor? ¿Qué clase de Colón soy? Me parecía casi ridículo que esa enormidad en la historia, Europa, en lugar de deslumbrarme con su novedad después de los años de no verla, años de pampa, se me convirtiera en un montón de lugares comunes de lo más trillado (...)”

“Lo peor es que la verdad sobre ella no me interesaba en absoluto. Yo quiero devolverle el frescor y refrescarme con su contacto. ¡Y todo para que el tiempo se vuelva rejuvenecedor en lugar de hacernos envejecer a mí y a ella! Por eso debo concebir un pensamiento aún no pensado, destinado a servir no a la verdad, ¡sino a mí! Egoísmo. El artista es la subordinación de la verdad a la propia vida, es el uso de la verdad con fines personales”
En la abadía de Royaumont se sentía amenazado por las etiquetas de noble polaco y de emigrante. De estos marbetes y de su comportamiento altivo un crítico literario, alemán judío, sacó la conclusión, y la puso en conocimiento del jurado que iba a otorgar el premio Formentor, de que Gombrowicz era antisemita y de que estaba escribiendo un libro plagado de estas alusiones.

“Oh, dejemos que esta asociación de mi persona con una terminología ya demasiado trillada engendre unos monstruos que acaben devorándose entre ellos. Lo peor es que la prensa francesa, en ocasión de mi llegada a París, se dedicó a subrayar mi aspecto de conde y mis maneras aristocráticas, mientras la prensa italiana me calificaba de gentilhuomo polacco. ¿Protestar? ¿Qué conseguiría protestando? (...)”
“Sé perfectamente que todo esto me desacredita a los ojos de la vanguardia, de los estudiantes, de la izquierda, casi como si yo fuera el autor de “Quo vadis”; y sin embargo, es la izquierda y no la derecha la que constituye el terreno natural de mi expansión. Desgraciadamente se repite la vieja historia de los tiempos en que la derecha veía en mí a un bolchevique, mientras que para la izquierda yo era un anacronismo insoportable (...)”

“Pero de alguna manera veo en ello mi misión histórica. Ah, entrar en París con una desenvoltura ingenua, como un conservador iconoclasta, un terrateniente vanguardista, un izquierdista de derechas, un derechista de izquierdas, un sármata argentino, un plebeyo aristócrata, un artista antiartístico, un maduro inmaduro, un anarquista disciplinado, artificialmente sincero, sinceramente artificial. Eso os hará bien... ¡y a mí también!”
Gombrowicz prefería la diversión a la seriedad, así que seguía obteniendo material satírico de sus conversaciones con el señor d’Hormon: –En su Renán está oculto Bergson; –Sí, es cierto, porque a la mónada hay que abordarla desde esta perspectiva, créame, he pensado mucho en ello, y además Demócrito...; –Desconfío de Teócrito; –¿Qué? ¿Heráclito? Sí, sí, hasta cierto punto comparto sus sentimientos, pero los horizontes heraclitianos...

“Nos escuchaban con devoción, en un silencio profundo, la mesa entera estaba suspendida de nuestros labios, hasta que finalmente el anciano me dio una palmadita en el hombro: –Somos del mismo piso”. En la vieja abadía de Royaumont el destino golpea otra vez la puerta de Gombrowicz, le da la última llave para que encuentre su camino. “En Royaumont, cerca de París, pasé tres meses (...)”
“Después huí del otoño, primero a la Messuguier, en la proximidades de Cannes. Alquilé la habitación donde antaño había vivido Gide. Mi senda sigue por fin la huella de los hombres que conozco bien desde hace años, como si los alcanzara físicamente post mortem, y siento en mí una voz que dice: estabas desterrado”. Al bibliotecario de Royaumont le plantea una cuestión extraña.

Le pregunta si el gobierno estaba tomando medidas para afrontar la llegada inminente del desbordamiento total, cuando las bibliotecas hagan estallar las ciudades, cuando haya que entregarle no sólo los edificios, sino barrios enteros, cuando los libros y las obras de arte acumulados inunden los campos y los bosques desbordándose de las ciudades llenas hasta reventar.
No había que olvidar que, al mismo tiempo que la cantidad se convierte en calidad, la calidad también se transforma en cantidad. Esta preocupación que le manifiesta al bibliotecario de Royaumont, le venía de tiempo atrás, antes de empezar a escribir los diarios, era una verdadera obsesión de Gombrowicz. No es tan fácil saber a qué atenerse sobre los hombres de letras y los libros leyendo a Gombrowicz.

Tal como presenta las cosas, pareciera de que tienen valor y de que no tienen valor al mismo tiempo. Por más que Gombrowicz se rompa la cabeza, la escritura, también la suya, es una forma, y la forma, por más que el artista se disfrace de murciélago, de rata, de topo o de mimosa, no puede abarcar los intríngulis que nos presenta la existencia, impenetrable para la forma como un grano de maíz.
La relación que tenía Gombrowicz con los libros, con los bibliotecarios y con las bibliotecas no era del todo clara. Mientras Sastre termina tratando a los libros como si fueran productos, Gombrowicz comienza a relacionarse con ellos en forma despectiva. Sartre, que durante gran parte de su vida aspiraba al reconocimiento de la posteridad, llegando a los sesenta años nos dice que se había engañado hasta los huesos.

Que había dudado de todo, pero no había dudado de haber sido el elegido de la duda, por lo que se había convertido en un dogmático, y que se había transformado en una máquina de hacer libros. Gombrowicz tenía la sospecha que la gente en realidad leía mucho menos de lo que decía que leía. En algunas ocasiones Gombrowicz nos manifestaba que el contacto directo con los libros le producía eczema.
Por esta razón le resultaba más placentero dedicarlos que acarrearlos o leerlos. “Se acercaba el bachillerato. Mi situación era un tanto embarazosa porque desde hacía unos cuantos años casi no había abierto mis manuales, y me dedicaba en las clases durante horas enteras a practicar mi firma, cada vez más sofisticada, con rúbrica o sin ella, aprobando los cursos de pura chiripa (...)”

“En el cuarto curso el director me había retado porque yo no llevaba libros a la escuela, simplemente una pequeña agenda para tomar apuntes. En respuesta contraté a un mensajero –se encontraban entonces en las esquinas de las calles– que entró detrás de mí en el edificio de la escuela cargando con mi mochila llena de libros”. La relación entre los libros y la erudición cae bajo la lupa de Gombrowicz.
“¿Por qué nadie se atreve a poner de manifiesto la falsa erudición científica y filosófica de los literatos que, depravados por la ciencia, trabajan con enciclopedias? Porque se descubriría que fingen ser más cultos de lo que son”. Gombrowicz, tanto como Sócrates, le tenía una cierta desconfianza a la palabra escrita. Esta desconfianza, sin embargo, no era tan drástica como podría suponerse.

La primera obra literaria de su vida fue la monografía “illustrissimae familiae Gombrovici”. Gombrowicz conservó esta obra en estado de manuscrito, y aunque no contenía nada de especial pues los Gombrowicz eran tan solo miembros de una pequeña nobleza, se pavoneaba con cada detalle referente a los bienes, funciones y vínculos familiares, y disfrutaba de esta manía.
“Yo era, como ya he dicho, de origen noble, terrateniente, y ésa es una herencia poderosa y trágica. La primera obra que escribí, a los dieciocho años, era la historia de mi familia elaborada a partir de nuestros documentos, que abarcaban cuatro siglos de bienestar en Zemaitija. Un terrateniente, da igual que sea un noble polaco o un granjero americano, siempre tendrá una actitud de desconfianza hacia la cultura (...)”

“Su alejamiento de las grandes aglomeraciones lo vuelve impermeable a los conflictos y a los productos interhumanos. Y tendrá una naturaleza de señor. Exigirá que la cultura sea para él y no él para la cultura; todo aquello que sea humilde servicio, entrega y sacrificio le resultará sospechoso. ¿Quién, de aquellos señores polacos que se hacían traer antaño los cuadros de Italia, habría tenido la idea de postrarse ante una obra maestra?”
“Ninguno. Trataban de una manera señorial tanto a las obras como a los maestros. Yo, aunque traidor y escarnecedor de mi esfera, pertenecía a ella a pesar de todo, muchas de mis raíces deben buscarse en la época de mayor depravación de la nobleza, el siglo XVIII. Yo, que tenía un pie en el bondadoso mundo de la nobleza terrateniente y otro en el intelecto y en la literatura de vanguardia, estaba entre dos mundos (...)”

“Pero estar entre es también un buen método para enaltecerse, puesto que aplicando el principio de divide et impera puedes conseguir que ambos mundos empiecen a devorarse mutuamente, y entonces tú puedes zafarte y elevarte por encima de ellos”. El camino que siguen los grandes escritores después de muertos está compuesto de una mezcla de asuntos cuyas proporciones varían a medida que pasa el tiempo.
Los ingredientes de esa mezcla son la propia obra del hombre de letras, los testimonios de los que lo conocieron, una gran variedad de documentos, los escritos de los que escriben sobre el muerto y las biografías. A medida que pasan los años estos compuestos van perdiendo actividad, como víctimas de una entropía, esa función termodinámica que en el lenguaje de la ciencia es la parte no utilizable de la energía en un sistema cerrado.

Esa entropía los degrada, excepción hecha de los documentos que vendrían a ser a la literatura lo que al mundo físico es el calor. La física predice la muerte térmica del universo, pues el calor no puede devolverle a las otras formas de energía en la misma cantidad lo que recibe de ellas, y la literatura predice la muerte literaria de un autor cuando no quedan de él más que los documentos y las enciclopedias.
El héroe de la primera novela de Sartre, “La Náusea”, es un intelectual francés desilusionado. No tiene familia, ni amigos, ni trabajo a no ser la tarea que él mismo se ha impuesto de escribir una biografía de un aventurero del siglo XVIII, Monsieur de Robellon. Al promediar el libro, Roquentín, después de reunir una gran cantidad de documentos, abandona su intento de escribir la vida de Monsieur de Robellon.

Puesto que no puede recobrar su propio pasado, que sólo se le presenta en forma de imágenes desconectadas, se da cuenta que es claramente fútil tratar de revivir el pasado de otra persona. Esta imposibilidad manifiesta de recuperar el tiempo perdido abre un signo de interrogación sobre los libros, un agujero por el que se mete Gombrowicz en la búsqueda de sus cometidos.
La curiosidad que tienen las personas cultas por saber cuáles han sido las lecturas de los hombres de letras eminentes es análoga al deseo de conocer sus antecedentes familiares, es una necesidad que se manifiesta en todos los campos del conocimiento humano, la necesidad de clasificar y de darle una estructura lo más simple posible al caos, al desorden y a la falta de nombre.

Pero ni de sus antecedentes familiares ni de sus lecturas podemos deducir la naturaleza de Gombrowicz. A los hombres, tanto se desempeñen en la actividad de escribir como en la de leer, se le van desarrollando unos meandros intrincados parecidos a los que tienen las orejas. Schopenhauer decía que hay hombres que piensan observado el mundo, y otros que necesitan leer un libro para pensar.
Los griegos leían bastante poco, había mucho menos gente de la que hay ahora, y a muy pocos de la poca gente que había se le ocurría escribir. Escribían sólo cuando le venían cosas importantes a la cabeza, no como ocurre ahora, además Gutenberg aún no había aparecido. En un principio los griegos tenían tan solo el problema de pensar, poco a poco se le fueron agregando los de escribir y los de leer.

Por esta razón el mundo de ellos fue al comienzo más simple y originario, el nuestro en cambio se ha vuelto más complejo y mediado. Se puede escribir sin pensar, se puede leer sin pensar, pero no se puede pensar sin pensar, algo así observa el protagonista de una de las novelas de Gombrowicz cuando entra a una biblioteca llena de libros y de manuscritos amontonados en el suelo.
Una montaña que llegaba hasta el techo sobre la que estaban sentados ocho lectores flaquísimos dedicados a leer todo. Obras preciosas escritas por los máximos genios de la literatura, se mordían y devaluaban porque había demasiadas y nadie podía leerlas debido a su excesiva cantidad. Lo peor es que los libros se mordían como si fuesen perros hasta darse muerte.

Lista de Identificación de los apodos y la actividad:


ABANDERADO; Eduardo Belgrano Rawson; escritor

ABEJA REINA; María Esther Vázquez; editora de la Fundación Victoria Ocampo

ACTRIZ; Fernanda García Lao; escritora y actriz

ALEMÁN; Enrique Wendt; amigo de Gombrowicz

ALEMANA PSICOPÁTICA; Karin Ranitzsch; psicóloga

ACEITOSO; Marcelo Damiani; escritor

ALFAJOR; Juan Forn; escritor

ALTER EGO; Carlos Mastronardi; escritor

ARQUÍMEDES; Tomasz Tyczynski; director del Museo Gombrowicz de Wsola

ASEADO; Enrique Lynch; escritor

ASIRIOBABILÓNICO METAFÍSICO; Jorge Luis Borges; escritor

AVECHUCHO; Omar Ospina García; editor de Búho

ASNO; Jorge Di Paola; escritor

BEDUINO; Leopoldo Allub Mansur; sociólogo

BENEVOLENTE; Noé Jitrik; escritor

BESTIA CATALANA; Beatriz de Moura; editora de Touquest

BIBLIOTECARIO; Michal Jagiello; bibliotecario

BOXEADOR AMATEUR; Abelardo Castillo; escritor

BOXITRACIO; Juan Terranova; periodista

BUCANERO; José Tono Martínez; tutti frutti

BUEN SAMARITANO; Daniel Gigena; tutti frutti

BUEY CORNETA; Alan Pauls; escritor

BUHONERO MERCACHIFLE; Miguel Grinberg; periodista

BURÓCRATA; Tomasz Pindel; director del Instituto del Libro de Polonia

BURRO; Pablo Gasparini; escritor

CACATÚA; Héctor Manjarrez; escritor

CAGAMÁRMOLES; Francesco Cataluccio; escritor

CAMALEÓN; Eugeniusz Noworyta; embajador de Polonia

CARA DE ÁNGEL; Pablo Chacón; escritor

CASANOVA; Daniel Guebel; escritor

CASTOR; Araceli Otamendi; escritora

CEBOLLITA; Rafael Cippolini; editor de Ramona

CIENTÍFICO FASCISTA; Zdzislaw Jan Ryn; embajador de Polonia

COCOT; Beatriz Sarlo; escritora

COLIFATA; Beata Fabjanska; diplomática

CONDESA; Cecilia Benedit de Debenedetti; editora musical

CONSIGLIERE; Ana Quiroga; la seductora del MALBA

CONTRAHECHO; Pablo Urbanyi; escritor

CORIFEA; Klementyna Czernicka; escritora

CORIFEO; Louis Soler; tutti frutti

CORNELIO; Guillermo Saavedra; editor de Losada

CORTESANA; Justyna Myszkowska; bibliotecaria

CRUCIFICADA; Mirta Bogdasarián; actriz

CUADRUMANO; Santiago Vega (Washington Cucurto); escritor

CUENTAMUSAS; Nicolás Hochman; editor de Prometheus

CULPABLE; Czeslaw Straszewicz; escritor

DALÍ SELVÁTICO; Carlos Yusti; escritor y pintor

DANDY; Adolfo Bioy Casares; escritor

DOLCE; Gabriella D’Ina; editora de Giangiacomo Feltrinelli

DON NADIE: Pablo Miravent: bloggero

DRAMATURRO; Humberto Riva; dramaturgo

ENANO CABEZÓN; Anders Bodegard; escritor y traductor

ENCANTADORA PRINCESITA; Ada Lubomirska; amiga

ENTERRADOR; Damián Tabarovsky; editor de Interzona

ESPERPENTO; Alejandro Rússovich; discípulo de Gombrowicz

ESQUIZOIDE; Rodolfo Rabanal; escritor

FARSANTE AMBULATORIO; Juan Pablo Correa; periodista editor de Negra

FILÓLOGA; Silvana Mandolessi; filóloga

FILÓSOFO PAYADOR; Juan José Saer; escritor

FLAUTA TRAVERSA; Juana Emilia Molina; escritora

FLOR DE QUILOMBO; Mariano Betelú; pintor y amigo de gombrowicz

FRANCOTIRADORA; Laura Estrin; escritora

GALLEGA MICIFUZA; Agata Podemska; filóloga

GANSO; Gabriel Báñez; escritor

GATH Y CHAVES; Milton Eugenio Rodríguez; escritor

GEMELOS PIMENTONES; Lech y Jaroslaw Kaczynski; presidente y primer ministro de Polonia

GEORGE SAND; Dominika Switkowska; museóloga; Museo Gombrowicx de Wsola

GNOMO PIMENTÓN; Germán García; tutti frutti

GOMA; Juan Carlos Gómez; escritor

GRAN ORTIBA; Horacio Sacco; editor de “El ortiba”

GUITARRÓN; Luis Chitarroni; escritor y editor de Sudamericana

HÁBIL DECLARANTE; Christopher Domínguez Michael; escritor

HASÍDICO; Dominique de Roux; editor y escritor

HERRERO; Jorge Herralde; editor de Anagrama

HIERÁTICA; Mercedes Güiraldes; editora de Emecé

HIJA DEL DUEÑO; Soledad Costantini; directora de “El hilo de Ariadna”

HIPOPÓTAMO; Freixa Terradas; escritor

HOMBRE QUE CAZABA MARIPOSAS; Bohdan Zadura; editor de Tworczosc

HOMBRE UNIDIMENSIONAL; Rodolfo Fogwill; escritor

HOMÚNCULO; Alejandro Vaccaro; presidente de la Sociedad Argentina de Escritores

HORMIGUITA VIAJERA; Gabriela Franco; editora de Norma

IDIOTA; Víctor Coral; escritor

INDIECITO; Roberto Santucho; jefe del ERP

INGENIERO FIREIRE; Juan Carlos Ferreyra; ingeniero


INICIÁTICO: Sergio Chejfec; escritor

LADRÓN DE GALLINAS; Álvaro Mata Guillé; tutti frutti

LARGUIRUCHO; Grzegorz Pacek; cineasta

LECHUGUINO; Juan Carlos Vidal; director del Instituto Cervantes

LENTEJA; Piotr Sommer; editor de Literatura na swiecie

LICENCIADO VIDRIERA; Enrique Butti; escritor y periodista

MADAME CURIE; Anna Szczepanek; museóloga; Museo Adam Mickiewicz

MADAME de LESPINNASE; Edyta Kiatkowska; agregada cultural de la Embajada de Polonia

MADAME DU PLASTIQUE; María Swieczewska; química

MAESTRO CIRUELA; Carlos Roberto Morán; escritor y periodista

MAFIOSO; Cristián Costantini; sociólogo

MALQUERIDO; Guillermo Matínez; escritor

MALTRATADO; Rafael Toriz; escritor

MANCO; Guillermo Saccomanno; escritor

MARIPOSÓN; Nestor Tirri; periodista

MEDUSA; María Elena Lorenzin; escritora

MEJILLONA; Guadalupe Salomón; tutti frutti

MENTECATO; Hugo Savino; escritor

MONO RELOJERO; Patricio Burbano; escritor y cineasta

MORO; Manuel Ramos Montes; escritor

MUDA; Malgorzata Nycz; editora de Wydawnictwo literackie

MUDO; Jorge Panesi; crítico literario

MUÑECO LETAL; Noé Jitrik; escritor

NADA; Eduardo Berti; escritor

NEGROIDE PIQUETERO; Damián Ríos; escritor y editor de Interzona

NÉMESIS; Ewa Zaleska; traductora

NIÑO RUSO; Sergio Pitol; escritor

ODALISCA; Anieszka Babicz; filóloga

ORATE BLAGUER; Enrique Vila-Matas; escritor

ORATE EMPOBRECIDO; Miguel Villafañe Campos; editor de Santiago Arcos

OSO; Jerzy Lisowski; editor de Tworczosc

PACIENTE; Eduardo González Lanuza; escritor

PADRE; Rodolfo Alonso; poeta

PADRINO; Eduardo Costantini; capo de tutti capi del Malba

PATO CRIOLLO; César Aira; escritor

PATRIARCA DE LOS PÁJAROS; Osvaldo Bayer; escritor

PAVO; Ricardo Nirenberg; escritor

PEGAJOSO; Franco de Peña; cineasta

PEQUEÑO K; Rajmund Kalicki; traductor, escritor y editor de Tworczosc

PERDULARIA; Izabela Kaluta; tutti frutti

PEROGRULLO; Carlos Brück; psicoanalista

PERVERSO; Edgardo Russo; editor de El cuenco de plata

PERRO; Daniel Rojas Pachas; escritor, editor de “Cinosargo”

PERRO DOS; Conrado Arranz; escritor

PIADOSO; Czeslaw Milosz; escritor

PÍCARO; Marcelo Cohen; escritor

PITECÁNTROPO; Stanislaw Stefan Paszczyk; embajador polaco

PITOLINA; Adriana Astutti; editora de Viterbo

POETISA PIQUETERA IMPENITENTE; Tamara Kamenszain; escritora

PONCIO PILATOS; Carlos Echinope; editor de Letras Uruguay

PORCUS HUNGARICUS; Mihály Dés; editor de Lateral

PRETEXTO; Manuel Borrás; editor de Pre-textos

PRIMA; Krystyna Rodowska; escritora

PRIMER CÓMPLICE; Jeremi Stempowski; tutti frutti

PRÍNCIPE BASTARDO; Konstanty Jelenski; tutti frutti

PROHOMBRE; Hugo Beccacece; periodista

PROTOSERES; los editores

PTERODÁCTILO; Ernesto Sabato; escritor

PULGÓN; Santiago Alonso; lector

RÉGISSEUR FANFARRÓN; Jorge Lavelli; régisseur

REINA DE LA ONOMATOPEYA; Muriel Bellini; tutti frutti

REVÓLVER A LA ORDEN; Tomás Abraham; escritor

ROSADO; Nicolás Rosa; escritor semiótico

SECRETARIO; Arnol Kremer; escritor

SEDUCTORA IMPENITENTE; Adriana Fernández; editora de Emecé

SOCIALISTA; Alberto Díaz; editor de Planeta

TÁNTALO; Guido Indij; editor de Interzona

TERRORISTA; Adrzej Czub; cónsul de Polonia

TIMBRE; Zdzislaw Jan Ryn; embajador de Polonia

VACA; Jerzy Jarzebski; tutti frutti

VACA SAGRADA; Rita Gombrowicz; viuda

VASCA; Sylvia Iparraguirre; escritora

VATE MARXISTA; Ricardo Piglia; escritor

VIEJO VATE; Henryk Bereza; crítico poeta

ZORRA; Laura Isola; periodista

ZORRO; Slawomir Ratajski; embajador de Polonia



FUENTE: Los textos y la foto fueron enviados por

el autorde la nota, el escritor argentino JUAN

CARLOS GOMEZ, quien fue el mejor amigo del

escritor polaco durante su larga residencia en

Argentina, y quien , sin lugar a dudas, fue el

que mejor conoció a Gombrowicz.



Agradezco a 'GOMA' su gentil envío y lo felicito por su

constante difusión del pensamiento y accionar de Witold

en Argentina.



Lic. Jose Pivín


frente al puerto de Haifa


frente al mar Mediterráneo