lunes, 26 de diciembre de 2011

LAPTOP peligrosa para los hombres: Tu portátil podría estar destruyendo tu esperma

Dos recientes estudios médicos señalan a los ordenadores portátiles como foco de problemas para la reproducción masculina. Y por distintos motivos. En uno, por el calor que produce el equipo informático, que eleva por encima de lo recomendable la temperatura de los testículos. Y en otro, por las ondas que reciben las gónadas y que hacen que el esperma se destruya, literalmente.

Quien diseñase los ordenadores portátiles no se debió preocupar mucho por la fertilidad. Su forma invita a posarlo sobre los muslos y usarlo en esta postura. Incluso su nombre incita a ello: Ordenador portátil se dice 'laptop' en inglés, que literalmente significa 'por encima del regazo'. Pero no debería ser así. Sobre todo para los hombres.

[Relacionado: Cómo Facebook podría estar alterando nuestro cerebro]


El calor, el mayor problema



Según un trabajo publicado en la revista Fertility and Sterility, el calor que desprende la batería de este aparato destruye el esperma de los hombres. Para llegar a esta conclusión, los investigadores colocaron un termómetro en la zona genital de 29 hombres que estaban usando portátiles encima de su regazo. Se descubrió que aunque el portátil y las piernas estuvieran separados por una almohada, las partes pudientes de los sujetos se calentaban rápida y peligrosamente: en tan solo 15 minutos, el calor sobrepasó el límite de lo saludable. Con tan solo un aumento de 2 grados en esa zona del cuerpo de los hombres, el esperma se daña.

Aunque las almohadas poco hacen para evitar el calentamiento, sí que hay un factor que parece decisivo a la hora de que el daño sea más o menos rápido. Los sujetos que estuvieron con las piernas abiertas tardaron en sobrepasar el límite de temperatura 30 minutos, frente a los 2 minutos de los que estuvieron con las piernas cerradas.





El Wi-fi podría ser peligroso


En otro estudio se ha descubierto que las ondas que recibe la antena Wi-fi de un portátil pueden 'exterminar' los espermatozoides que se encuentran en el semen. Aunque en este caso, los investigadores utilizaron un método que tiene poco valor científico, por lo que es difícil que se repita en la vida real: expusieron directamente una muestra de este fluido a ondas electrómagnéticas. Después, colocaron la muestra en un microscopio y descubrieron que las células reproductoras estaban hasta tres veces más dañadas que una muestra que no fue expuesta a esta radiación. Pero a pesar de la falta de validez de la prueba, sí que se constata el daño que pueden hacer determinadas ondas a las que estamos expuestos día a día.

Según los resultados de estos dos trabajos, parece claro que no es nada recomendable situar un ordenador portátil sobre el regazo, sobre todo si eres un hombre. Lo ideal es situar el equipo sobre una mesa y no arriesgarse. Aunque quizás lo mejor sea pasarse directamente a las tabletas, ¿verdad?