viernes, 30 de diciembre de 2011

"El Fin ha comenzado" -ESPECULANDO CON UN APOCALIPSIS NO BÍBLICO


Mediante la mezcla de arqueología, ciencia y religión, las teorías apocalípticas-no bíblicas (o sea sobe un tiempo del fin pero sin apego al relato del libro de Juan, escrito en la isla de Patmos) ganan popularidad y provocan que un número mayor de personas especulen con el juicio final.


S. PAULO (Istoé). A sus 71 años, el relojero jubilado Tikao Tanaka pasa sus días contando las horas que restan para el fin del mundo. El señor de pocos gestos y tímida sonrisa, oriundo de la ciudad de Guararapes, en el interior de São Paulo, dice que está preparando para el fin de los tiempos, previsto para el 21 de diciembre 2012. Junto con su familia, Tanaka compró una finca de 20.000 m3 en la localidad de Alto Paraíso de Goiás, en la Chapada dos Veadeiros, uno de los pocos lugares que él dice que se mantendrá después del tsunami que devastará la costa de Brasil en ese fatídico día. "Cuando llegue el momento, voy a mudarme de una vez", dice. Creyendo en la misma teoría apocalíptica, la hermana y el cuñado del relojero ya están en la ciudad de Goiás hace por lo menos 3 meses.

"Le decimos a las personas lo que va a suceder, especialmente a los amigos, pero no todo el mundo lo cree", afirma.


Tanaka es uno de los seguidores de Masuteru Hirota, de 69 años, más conocido como "el profesor Hirota". Japonés de la ciudad de Kochi, es una mezcla de vidente, supuesto gurú espiritual y curandero que hace 35 años mantiene en Atibaia (SP) una especie de casa de tratamiento –el hogar Lokkon shoji, o 6 Raíces Puras- que ofrece cura para decenas de personas.


Según Hirota, en 2012 un tsunami de proporciones gigantescas alcanzará al 80% de la superficie y llevará a la muerte de más de 6.000 millones de personas.


Prácticamente casi toda la costa brasileña será tragada, dejando sólo una pequeña porción que abarca partes de Goiás, Mato Grosso y Tocantins.

En el resto del mundo, sólo las regiones centrales de África y Asia resistirán. En cuanto a América del Norte y Europa, no hay esperanza.

"El final ha comenzado", alerta el gurú.

A ejemplo de los discípulos del profesor Hirota, muchas personas creen que el mundo puede terminar en el 2012. O al menos que desastres y tragedias en una escala nunca antes vista están previstos para el próximo año, concretamente el 21 de diciembre.


La fecha que marca el final del calendario solar de los mayas -una de las más importantes civilizaciones precolombinas- levantó todo tipo de teorías apocalípticas y desencadenó un fenómeno cuya magnitud se compara con los desastres pronosticados. Según un informe de la "Missão Interministerial de Luta contra Seitas" (Miviludes), de Francia, más de 2,5 millones de blogs y sitios webs propagan profecías sobre el 2012.

Hay, incluso, una red social exclusivamente para aquellos que creen en las teorías fatalistas y desean prepararse para el día final. Llamado 2012 Connect, el portal cuenta con más de 1.500 miembros.


El sitio-web de la NASA (Agencia Espacial Estadounidense) recibió en los últimos 3 años millones de mensajes de personas desesperadas por saber si hay posibilidad de que el mundo termine pronto.

Sectas a la espera del día final proliferan en diversos rincones del planeta e incluso el gobierno de México, región donde los mayas vivían, quieren tomar ventaja de la fiebre de fin del mundo.

Las ciudades que conservan las ruinas de la antigua civilización deben recibir 52 millones de turistas en 2012, 30 millones más de lo habitual.

En Brasil, en Alto Paraíso, una ciudad que, según Hirota, deberá salir ilesa de las catástrofes, los efectos de la especulación de la tierra causada por el apocalipsis ya se pueden sentir.

Al menos 2 docenas de seguidores del auto intitulado gurú -la mayoría de ascendencia japonesa- ya han comprado casas y terrenos en la ciudad de nombre celestial, también conocida como la "Capital brasileira del Terceiro Milenio", dada la cantidad de aficionados de diferentes esotéricos que van allí.

"Y hay 47 interesados más en comprar inmuebles aquí a causa del fin del mundo", dice Milton Silva, gerente de la inmobiliaria Kalunga Imóveis, que opera en la región. "Esperamos en el 2012 el mismo auge de turistas que vinieron aquí a finales de 1999 a 2000", dice Fernando Couto, secretario de Turismo de Alto Paraíso. "Sé que ya hay habitaciones alquiladas en hostales para el día 21 de diciembre, pero hasta entonces vamos a ver aumentar el número de visitantes".


Más al Sur del país, en la ciudad de Porto Belo, Santa Catarina, la migración de los turistas está motivada por una secta llamada Movimento Salvai Almas, fundada en 1997 por el jubilado Claudio Heckert, de 66 años.


Católico y padre de 7 hijos, Heckert dice recibir mensajes de Nuestra Señora constantemente, incluyendo una advertencia de que el mundo pasará por una 3ra. Guerra Mundial en mayo de 2012.


"3 bombas nucleares serán detonadas", dice Arnaldo Haas, portavoz del grupo, que afirma contar con apoyo bíblico para todas las predicciones que llegan de María, madre de Jesús, a través de Heckert. De acuerdo con el supuesto profeta, quien sobreviva a la hecatombe atómica deberá también escapar de una estrella fugaz, en septiembre, y del Juicio Final previsto para el 25 de diciembre de ese año.


"Será rápido y fulminante, pero los hijos de Dios no tienen nada que temer", dice Haas. Confiantes, los miembros del movimiento no se prepararán para la tragedia. "Cuando llegue el momento", dice Haas, "Dios va a garantizar protección y multiplicar, sólo a los creyentes, suministros como alimentos y agua".

Confiar con la ayuda divina en el momento final, sin embargo, no ha sido suficiente para todos los que esperan terremotos, tsunamis y otros desastres en el 2012. El estadounidense Dennis McClung, un residente de Phoenix, Arizona, se ganó reputación por transformar la casa donde vive con su esposa, Danielle, y sus hijos, Caden, 4 y Vedah, 2, un verdadero refudio anti apocalipsis.


Desde 2009, la familia se prepara para una posible explosión solar en 2012, que pondría en peligro el funcionamiento de servicios básicos como electricidad, agua y comunicaciones en la Tierra. "Si Estados Unidos salieran del aire debido a una explosión solar, tendrán sólo unos pocos días de agua, poca comida y en una semana viviremos en el caos", dijo McClung.


Para aumentar sus posibilidades de supervivencia, el diseñador de páginas web desarrolló una estructura autosuficiente en el fondo de su casa, que incluye criaderos de peces, pollos y cabras y el cultivo de vegetales y hojas. En el caso de tener que huir de su casa, compró máscaras y vestimenta a prueba de sustancias tóxicas y radioactivas.


El estadounidense Peter Larson también construyó un bunker a una hora de su casa en Salt Lake City, en Utah, para los 12 miembros de su familia. La puerta soporta hasta 36 toneladas de presión y hay comida para dos años. El temor de Larson es que el mundo termine en un ataque nuclear."Las posibilidades de un holocausto son mayores con la entrada de Irán y Corea del Norte en el club de países nucleares", dice.


Además de la demanda de alimentos enlatados, linternas, mascaras y agua para el almacenamiento, otros segmentos de la economía se benefician del fenómeno apocalíptico de 2012.


Desde que un tsunami invadió la costa de Japón en marzo de 2011, causando un desastre nuclear, el número de personas interesadas en la compra de bunkers en los Estados Unidos se incrementó hasta en un 1.000%. Y una empresa, la Terravivos, afirma haber recibido cientos de solicitudes de reservas, efectivizadas en un depósito mínimo de US$ 5.000.


"La gente tiene miedo de eventos catastróficos y prevén un colapso de la economía mundial que llevaría a la anarquía y que podría significar el fin del 90% de la población mundial", dice Robert Vicino, CEO de Terravivos.


En Brasil, la compañía brasileña Bunker Brasil confirma haber vendido 3 bunkers para clientes brasileños que temen un desastre en 2012. Los modelos, con protección contra armas químicas y biológicas, filtración de aire y almacenamiento de alimentos, varían en precio y tamaño, pero cuestan entre R$ 800.000 y R$ 1 millón, en la versión con una capacidad de hasta diez personas.


Si las nuevas tecnologías que proporcionan una mayor protección frente a posibles desastres propagados para el 2012 son modernas, el fin del mundo no tiene nada de nuevo. Durante milenios, los profetas de diferentes creencias y religiones vienen a la opinión pública para defender a las fechas que marcan el apocalipsis. Afortunadamente (y por supuesto) todos han fracasado hasta ahora.


El estadounidense Harold Camping, uno de los presagiadores del fin del mundo, ya predijo y erró el juicio final en 3 ocasiones. Esto no le impidió, sin embargo, ganar adeptos, incluso en Brasil. En el barrio de Nova Gameleira, en Belo Horizonte, queda la sede nacional de Famy Radio, una organización fundada por Camping.


En mayo de 2011, el líder brasileño del grupo, Harold Gulli -que vive en los USA- llegó al país para promover el fin del mundo entre los brasileños. Con un pequeño grupo de seguidores, repartieron volantes en Sao Paulo, Sao Bernardo do Campo y Sao José dos Campos, pidiendo a la gente que se arrepintiera de sus pecados. Pero el fin de los días, previsto por Camping para 21 de mayo, no sucedió.


La fecha del fin de los tiempos de esta vez, 21 de diciembre de 2012, se hizo popular después de las interpretaciones de los escritos mayas encontrados en el templo de Palenque, en el sur de México. Allí se registra que uno de los calendarios mayas, la rueda calendaria, terminaría ese día. Esto se habría calculado mediante la observación astronómica y del análisis de los otros 2 calendarios mayas, el Zolkin, que marcaba la vida religiosa y el Haab, relacionados con las guerras y la vida civil.


"Pero los mayas no han dejado constancia de que el mundo acabaría", dice Alexandre Navarro, doctor en arqueología por la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) y profesor de historia de Estados Unidos en la Universidad Federal de Maranhão (UFMA). "El fin de la Candelaria de la rueda calendaria representa sólo el final de un ciclo", dice.


Sin embargo, para algunos fieles de los últimos tiempos, otras señales indicarían que el reino de los hombres en la tierra estaría a punto de terminar. Mezclando ciencia y arqueología, profecías recorren Internet afirmandoque el 21 de diciembre de 2012, una rara alineación del Sol con los planetas del sistema solar, podría interferir en la gravedad de la Tierra, provocando maremotos, terremotos y muchas muertes.


"Esta alineación de hecho va a suceder, pero no significará absolutamente nada", dice el astrónomo Carlos Henrique Veiga, coordinador de la División de Asuntos Educativos del Observatorio Nacional.


Según él, el fenómeno se ha producido miles de veces desde que nuestro planeta existe y nunca generó consecuencias perceptibles. "Cataclismos, terremotos y tsunamis no son causados ​​por la atracción de gravedad de los planetas", añade.


Incluso si el mundo no se acaba en 2012, muchas personas no descartan la hipótesis del fin en una fecha futura. Para el empresario paulista Jairo Puentes, varios desastres naturales deben suceder en el año 2012, pero no lo suficientes para ponerle fin a la vida en el planeta.


"El Juicio Final está previsto entre el 2028 y el 2036", dice. Durante este período, según el seguidor de la Iglesia cristiana Apostólica Profética de Alphaville, un meteoro golpeará la Tierra y tres cuartas partes de la población mundial va a morir perecerá al instante.


"Solo aquellos que creen en Jesús y están bautizados, se salvarán", dice Bridges. Dejando la cosecha religiosa, la fotógrafa Lívia Buchele, de 32 años, también cree en el Apocalipsis, pero bajo el sesgo medio ambiental. "El fin del mundo ya ha comenzado", dice Livia. "Si cambiamos nuestro estilo de vida, el planeta llegará a su límite y será nuestro fin".


Ya sea por razones religiosas, por motivos científico ecológicos el apocalipsis o siempre despertará el interés y la curiosidad del hombre, independientemente de las creencias de cada uno.

"Pensar en el fin del mundo despierta un sentimiento de ambigüedad", explica Teresa Creusa Negreiros, doctora en psicología clínica y profesora de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro (PUC-RJ).


"Al mismo tiempo que tememos un fin general, también lo deseamos, porque entonces no dejaríamos la vida solos".


Si el día 21 diciembre de 2012 termina como todos los demás, esto no significará, sin embargo, el fin de las profecías sobre el fin el mundo. Será solamente una posibilidad más de recordar la célebre frase de San Agustín, en su libro La Ciudad de Dios: cualquier predicción que hable de una fecha no excede una ridícula fábula.



fuente: URGENTE 24