martes, 14 de junio de 2011

La renombrada poeta, escritora y profesora venezolana María Cristina Solaeche y su libro "´POESÍA VENEZOLANA DISPERSA Y PERMANENTE",







El lun, 13/6/11, María Cristina Solaeche
escribió:


A TODOS LOS QUE NO PUDIERON ASISTIR O QUE ASISTIERON Y NO LO PUDIERON ADQUIRIR EN ESE MOMENTO, EL LIBRO "´POESÍA VENEZOLANA DISPERSA Y PERMANENTE", SE HALLA A LA VENTA EN LA LIBRERÍA EUROPA DEL C.C.COSTA VERDE (BELLAVISTA. MARACAIBO)[VENEZUELA, j.p.editor
de este Blog].



NO ES UNA ANTOLOGÍA, ES UN LIBRO QUE CONSTA DE DIEZ ENSAYOS SOBRE CINCO POETAS Y CINCO POETISAS DE LA GEOGRAFÍA VENEZOLANA, ENTRE ELLOS DEL ZULIA.


ALGUNOS AUTORES DESCONOCIDOS OTROS NO TANTO.


SÉ QUE DISFRUTARÁN DE SU LECTURA Y APRENDEREMOS MUCHO SOBRE NUESTRA LITERATURA VENEZOLANA.
EL PRÓLOGO ES DEL POETA CAMILO BALZA DONATTI.


FRATERNALMENTE Y MUCHÍSIMAS GRACIAS


MARÍA CRISTINA SOLAECHE



Exitosa presentación del libro de ensayos “Poesía venezolana dispersa y permanente” de la poeta María Cristina Solaeche, a la cual asistieron más de noventa personas, auspiciada por la Fundación Andrés Mariño Palacio y la Casa de la Poesía del Estado Zulia. El evento fue presentado por el joven poeta Luis Perozo Cervantes, y contó con la participación del poeta Camilo Balza Donatti, prologuista de la obra y la poetisa Xiomara Rivas Pérez, presidenta de la Casa de la Poesía del Estado Zulia. Así mismo, la presentación fue amenizada por la joven violinista Rosangela Isabel Pérez, quien al finalizar nos deleitó con un recital clásico durante el brindis.
fuente:http://mariasolaeche.tk/

Esta sociedad solo cultiva el cuerpo y no a la mente

No vemos a un niño rápido en la lectura de un libro. Los diarios son para esconderlos. La vida del hombre y la mujer es un breve instante en la existencia de un cosmos. La matemática es el lenguaje científico de las ciencias. En un poema no se logra llenar un vacío. En Maracaibo se leen bodrios de autoayuda. En los canales venezolanos no se habla de nuestros escritores. Las revistas literarias digitales son un auxilio. La vida convertida en palabras, palabras que siempre serán indiscretas.

“Se ven estadios llenos por un juego de pelota o por un evento farandulero, pero jamás se ha visto un estadio lleno para un evento literario”, con estas palabras Maria Cristina Solaeche comienza a compartir sus reflexiones sobre el mundo de las letras y la literatura, “no digo que el deporte no sea sano y que no sea cierta hasta cierto punto, la frase <>, pero que le demos muchísimo más mérito al cuerpo que a la mente y nos desconectemos de aquello más valioso y cierto aún <>, nos hace ver a un niño rápido con una pelota, pero no vemos a un niño rápido en la lectura de un libro” destacó Solaeche.

María Cristina Solaeche, mujer de cejas anchas, mirada profunda, nariz delicada y lenguaje fluido, nace en Maracaibo, Venezuela en el seno de una familia oriunda de España, sus padres desde pequeña le hicieron no solo retozar con juguetes, sino sentir y vivir desde las letras, la música y la pintura. Su madre cantaba coplas y escribía poemas y su padre leía, escribía y pintaba… pintaba, escribía y leía, toda una ronda mágica que la marcó para que desde muy chica plasmara para ella misma en pedazos de papel sus primeras frases que hoy en día se convirtieron en poesías y ensayos.

“Mi primera infancia fue en el centro de la ciudad, específicamente la calle Vargas, populosa, bullanguera y después en el cerro de Los Padres en Los Haticos. Mis primeros años fueron cautivados por la aventura de la búsqueda de un tesoro en el Hato de Belén, sueño de mi padre. Nunca tuve días cotidianos, así me hice adulta y empecé a escribir para mí misma poemas y diarios personales, comencé a plasmar y esconder los secretos del alma, escritos que no he pensado revelar pues son parte de mi intimidad, los diarios son para esconderlos, puede ser que parte de ellos vaya a los poemas, seguro, bastante de eso va a los poemas, quizás lo que no vaya sean las causas, más si los efectos” refirió María Cristina.

Esta poeta profesora Emérita Titular de la Universidad del Zulia, con sus estudios en Educación y Matemáticas, máster en Educación Superior y en Matemática Pura y con una serie de publicaciones científicas y literarias, logra convivir con la soledad, el miedo, el amor, el silencio, las ausencias, las alegrías, la tristeza, el dolor y toda una ventisca de versos que desde niña revolotearon en su pensar y sentir; escribe, pues con la escritura se sumerge en el torbellino de sus vivencias y las plasma, también escribe porque aborrece que el monstruo del olvido arrase con las memorias, plasmando las voces del recuerdo, intenta detenerlas contra ese violento remolino del abandono,

y más aún, María Cristina escribe para que aquellos que de la escritura disfrutan, para que de alguna manera vivan, sientan, sufran, diserten y disfruten sus sentires e ideas.

Para Solaeche la vida del hombre y la mujer es un breve instante en la existencia de un cosmos que se rige por comportamientos exactos y que atañe estrictamente a las ciencias exactas, de manera que el lenguaje de la ciencia como lo es la matemática, es al lenguaje de la escritura como lo es la literatura. Para ella el ser humano no se encuentra en el extremo de una cadena lógica, rígida y estática, sino en una región limitada por excepcionales contornos que el escritor sabe muy bien iluminar y explorar sin desmedro de ninguna ciencia.

“Muchos me preguntan cómo logro reconciliar las matemáticas y el lenguaje. La matemática es el lenguaje científico de las ciencias, no puedes escribir química, física, astronomía, etc, sin el lenguaje matemático, así de igual manera, en la poesía hay un lenguaje literario. Las matemáticas me han marcado hasta en el diario vivir, pues a frecuentemente suele angustiarme ver, como la mayoría de los seres humanos ven el mundo a través de las supersticiones, con las cosas que yo ya sé por hecho que tienen una razón científica, pero se cierran y prefieren quedarse en el mundo de la superstición con las gríngolas bien ajustadas. Mi alma busca reconciliar también, la vivencia de haber nacido de padres extranjeros y vivir en mi patria, pues queramos o no, la xenofobia existe, la gente asocia racismo a negritud y no es sólo así, he soportado frases despectivas en relación a mi apariencia exterior de extranjera, en esos momentos siento más a mis padres que entregaron la vida a esta ciudad, y me siente porque soy de aquí y amo a mi tierra” reflexionó María Cristina.

La sensibilidad de esta poeta le hace sentir temor hacia la naturaleza, la considera cruel. Una flor maravillosa al instante no es nada, un ser humano existe hoy no se sabe si mañana, pero sobre todo Maria Cristina Solaeche tiene sus reservas con el propio ser humano, para ella existen seres con amor al prójimo, considera son los que menos, hay para su criterio, demasiada gente cruel y otros que no siéndolo, son indiferentes y viven con desidía frente a los demás, desidía frente a todo lo que sea sentimientos ajenos a los suyos.

De a poco en poco María Cristina ha logrado ir cosechando logros literarios, ejemplo de ello son: “Un ceratias de Barro y Fuego” ARTESA (1992), “Omar Khayyam: las Matemáticas, la Nada, el Vino y la Amada”, Ensayo, EDILUZ (2002), “Amor… asoma” Antología Verano Encantado con el Centro Estudios Poéticos, Madrid (2002), colaboradora activa en el aparte poético por Venezuela de la Revista Sensibles del Sur, Argentina (2003), “Poemas” Revista Paradoja, West Virginia (2005), Poemario “Un amor de Miel y Ajenjo” EDILUZ Maracaibo (2003), “Poemas Ásperos y Oscuros” Astro Data, Maracaibo (2005) y “Vinicio Nava Urribarrí: un zuliano leal y venezolano integral”, Editorial Astrea (2009).

“En un poema no se logra llenar un vacío, y la hermosísima expresión de Vladimir Nabokov “El romper de una ola no puede explicar todo el mar” explica como en un poema se logra reflejar las salpicaduras de una ola, es decir, dejas en el papel la salpicadura de las ola de Nabokov, y el buen lector verá un poco más allá, pero el poeta sólo puede plasmar la salpicadura, hay limitaciones humanas de lenguaje, de escritura, no hay palabras que existan para expresar totalmente un sentimiento, además, detrás de esa ola hay tanto enigmático, y es hermoso que tu plasmes la salpicadura y quede lo enigmático, así cada lector lee un poema diferente”, manifestó Solaeche.

María Cristina vive en el mundo del “¿por qué?”, tratando de respondérselos, buscando maravillarse a diario, piensa que el ser humano debe asombrarse a diario de la vida, de la naturaleza y el universo que la rodea, no es que el día sea común, el común es él si así lo cree y ha perdido la mayor y mejor parte de su vida como ser humano, sólo ha servido no a mejorar la especie sino a mantenerla como tal, y ese parece que ha sido el objetivo de muchos en los últimos tiempos. En su mundo individual Solaeche es anarquista, es decir, hace lo que su conciencia le dicta antes de detenerse ante lo que le dicten las leyes, en su mundo político es una mujer de ideología izquierdista, tratando de ser justa y agnóstica en su pensar religioso.

En Maracaibo no se lee

Esta escritora puede pasar un día sin comer pero no sin leer, pues no existe un día de su vida que no lea, autores, muchos, en su mesa de noche siempre hay 5 o 6 libros, le gusta mucho leer literatura y ciencia y en ambas se inspira. Durante la entrevista reflexiona sobre la gran realidad de la ciudad que la habita y que a diario la hace más crítica.

“En Maracaibo se leen bodrios de autoayuda, como ser más rico, como tener éxito, como dejar de comer, como ser más bella; como es posible que un pueblo lea eso, como es posible que en librerías aquí de las más conocidas tu encuentres en su vidriera el libro con el título “Enseña a tu niño a ser un rico”, como es posible que haya un libro tan criminal. Y todo esto pasa porque hemos perdido el camino y el valor de entender que la belleza no la da una dieta, o que el éxito no lo da necesariamente el ganar un negocio, la belleza viene de la intimidad de cada quien y del intelecto del ser”, delibera Solaeche y continua, “Aquí en mi ciudad hay revistas que cuestan más de lo que cuesta un libro, pero la gente las compra, revistas que pesan un quintal y lo que traen es el comentario del glamour, de la moda, y de los eventos sociales, con esas sandeces lo que se está es estupidizando a las nuevas generaciones. Y no podemos decir sólo que es el imperio que nos estupidiza, no, nosotros mismos lo hacemos y voluntariamente. Hay una herida que siempre tengo y moriré con ella y es con la palabra “artista”, como es posible que una palabra que en la época de mi padre era un escritor, un pintor, un escultor, un dramaturgo… ahora, esa palabra se le atañe a un farandulero, hoy en día decir farándula y decir arte parecieran sinónimos, entonces si el de la farándula, el “famoso” es el artista, entonces la farándula es el arte” precisó María Cristina.

Si esta escritora tuviera el poder para revertir esta lamentable tendencia estaría vigilante de las lecturas y programas que al pueblo llegan, obligaría a vigilar las importaciones que llegan en papel y a través de otros medios, y ni que decir más específicamente, a través de la televisión. Y es que realmente a nivel nacional, no existe ni un solo canal de televisión dedicado a la literatura como parte del arte, se encuentran canales especializados en deporte, historia, fauna y flora, culinaria, etc, y está muy requetebién, pero ninguno dedicado a la literatura, “en los canales venezolanos no se habla de nuestros escritores, a eso no se le hace publicidad, si existen algunos programas para el folclor, pero veo medio peligroso que en el concepto de cultura que pareciera estar manejando el medio televisivo venezolano, se asocie solamente con el folclor y no es así, el folclor es una parte de la cultura, se están dejando de lado la literatura y las demás artes”.

María Cristina Solaeche, nos comenta, que escribe con música de fondo, todo lo que es música instrumental barroca, Corelli, el adagio de Tomasso Albignoni, música de la que siempre esta enamorada, también le encanta un pasodoble, una copla andaluza, un bolero, un tango, la guitarra, el violín, el piano, un acordeón…

Medios y espacios de expresión

En cuanto a los medios y formas de expresión, Solaeche considera que las revistas literarias digitales son un auxilio tremendo para el que no puede publicar en papel, ella ha publicado en algunas revistas digitales y son espacios que la ayudan a compartir y mantenerse en el mundo digital, pero, “ya hay tantas y hay tanta información “de golpe”, que en el fondo el mundo se enfrenta al mismo problema, si a la persona le cuesta tanto leer un libro, más le cuesta leer en pantalla obras literarias, aunque se hace y de repente más de lo que yo misma creo, más sin embargo vota porque estos espacios son valiosísimos y no hay vuelta atrás en esta etapa de la vida que es cibernética, sin embargo “por ahora” cree que el libro de papel no se va a sustituir en mi expectativa de vida, pero lo digital ayuda pero sólo precisamente para el que quiere leer. Y lamentablemente los jóvenes están usando el internet sólo para jugar o “chatear” etc, no para leer, eso quiere decir que estas nuevas generaciones tendrán serios problemas, duda de la actividad qué están haciendo los profesores de literatura, pareciera que el alumno “copia” y “pega”, sin ser fomentada la lectura y la creatividad, y ni hablemos de la caligrafía y ortografía. y la culpa es de esta generación, no de la generación de nuestros padres, pues si no se lee, menos se escribe, ya que solo el lenguaje cotidiano no basta para expresarse, hay que leer” nos afirma María Cristina.

En cuanto a espacios de expresión, Maria Cristina Solaeche forma parte de la Peña literaria Cesar David Rincón, de la Casa de la Poesía, única en todo el estado Zulia y la cual no tiene subvención económica alguna, se reúnen en un espacio que no cuenta con las condiciones físicas optimas, más sin embargo, un pequeño grupo fiel, paciente y tenaz se reúne para discutir sobre literatura, “en este aspecto, Maracaibo está moribundo sin ni siquiera ir a cuidados intensivos, eso se traduce a punto de morir, y eso es aquí, porque en otros estados de Venezuela como por ejemplo Caracas, Mérida y Falcón existen casas de la poesía en mejores condiciones de trabajo y dependencia. La de Falcón si comparte con nosotros pero la de Caracas no, pareciera que desde la época de la colonia, Caracas no comparte con las provincias”, recalca.

Proyectos futuros

““Poesía venezolana dispersa y permanente” será el título de la próxima publicación de esta escritora venezolana, un trabajo que le costó más de un año de trabajo; “para este libro escogí autores de poetas olvidados o casi, dentro de la diversa geografía venezolana para precisamente hacerlos permanentes con su poesía, y se hable de ellos y de ellas. En este trabajo investigativo no seleccioné a las “vacas sagradas”, aquellos autores que unidos a la publicidad se ha convertido en “los amos de la creación literaria”, opté precisamente por aquellos que no parecen haber tenido esa opción, y además, los escogidos son personas fallecidas, porque yo eludo hasta el ultimo día de mi vida, todo lo que sea adulación, prefiero hacerlo con quienes ya lo dieron todo”.

María Cristina Solaeche siguiendo su intuición se dejó llevar para que la vida le colocara los poetas en su camino, se detuvo en diez autores de diversas partes de Venezuela, “no fue fácil recopilar información de los poetas, tuve la suerte de encontrar quien me prestara por ejemplo los dos poemarios originales de Ada Pérez Guevara, de Cantaura, dos originales que ni fotocopia les pude sacar por que se deshacían, pues en toda Venezuela no hallaba en ninguna biblioteca ni privada ni publica ningún poemario de ella, fíjense como están de olvidados estos poetas que he tratado. También escribo de Carlos Rodríguez Ferrara, un poeta muy joven que se suicidó a los 20 años, y fue su padre Cesar Rodríguez Coubert, compañero de Mariano Picón Salas, quien me puso en las manos el poemario de su hijo, una edición privada de ellos, Carlos fue un poeta muy valioso lástima que se nos fue tan temprano. Del Zulia tengo a Emiliano Hernández con su único poemario Musa Gitana, por cierto una edición que me dejó mi padre. En “Poesía venezolana dispersa y permanente” también escogí un poeta de Caracas, de Falcón seleccioné nada más y nada menos que a Lydda Franco Farías, a ella por atrevida, por valiente, por fuerte, murió joven con muchos más para dar”, contó Solaeche.

Otra próxima publicación de María Cristina Solaeche será “El verano de los tamarindos” un poemario que promete cautivar por su erótica temática, la escogencia del título va con aquello de que el tamarindo tiene un verano muy especial, pues cuando tú crees que el árbol ya no da más, es cuando da lo mejor, en el estío.

Definitivamente la vida nos marca con eventos, situaciones y vivencias que sólo unos pocos logran transformarlas en palabras de aliento, perdón, amor, esencia, verdad, vida, muerte, pasión. María Cristina Solaeche es uno de esos seres humanos con quienes respiramos y sentimos la vida convertida en palabras, palabras que siempre serán indiscretas.


FUENTE: revista literaria PALABRAS INDISCRETAS
http://rlpi.webs.com/reportajes.htm






CONTIGO VIDA (I)

Contigo
vida que me vives
vida que te vivo
me senté en bancos de madera
de encajes de hierro
de piedra arisca
me revolqué en el frescor del barro
y me unté pegajosas mermeladas
tarareando las canciones del olvido

contigo
senté mi sombra a la luz de la farola
mi silencio acogió la campana silenciosa
se extravió mi pensamiento
entre máscaras códices mapas
alfombras murales y grecas
resbalando siempre por el sol
envuelta en rojos y naranjas

me tomaste de la mano
me empujaste
me arrastraste
me trastrabillaste
por senderos calles rutas
adoquines polvo asfalto
y cruces en el lindero del camino

¡úsame!
me gritas
pues yo … te uso
¡víveme!
pues yo … te vivo

contémplame desde tu poema
porque en tu vida está mi historia
porque en tu historia está mi vida.

CONTIGO VIDA (II)

Contigo vida
vida que me vives
vida que te vivo
me sorprendió lo tuyo
te sorprendió lo mío
lagrimeé la neblina del mar
temerosa ante la melancolía de la nada
inmóvil ante tumbas sepultadas en sí mismas
y la sequía cobriza del llanto

contigo
mar sin tierra selva sin rugido
calor húmedo reseco abrasador
escribí sobre el que ama el que teje el que vende
el pobre … el rico … el más pobre
soñé jirones de tu cuerpo sobre el mío
el río verde la montaña ceniza
y manzanas acarameladas

me asistes de las caderas
me enredaste
me aventaste
me retuviste
por plazas mercados jardines
acacias apamates gentíos
y barrancos cañadas cerros

¡mírame!
me gritas
pues yo … te miro
¡pruébame!
pues yo … te pruebo

contémplame desde tu poema
porque en tu vida está mi historia
porque en tu historia está mi vida.

CONTIGO VIDA (III)

Contigo vida
vida que me vives
vida que te vivo
me incrustaron caricias
estrepitosas exhaustas exquisitas
acampé entre besos y semillas
tomé de las manos a los dioses
nada me hicieron sentir
nada me dijeron al oído

contigo
ahogué mi boca en tu silencio
mi plenilunio quedó sin lunas
frío cortante lágrima estalagmita
poemas en el vestíbulo del tiempo
gateé sobre las sombras
el lago amarillo las sierras lilas
y me engolosiné algodón de azúcar

me ceñiste la cintura
me contoneaste
me esquivaste
me atolondraste
por espigas ramajes polen
trigo maderas lirios
y me floreció la mirada

¡pálpame!
me gritas
pues yo … te palpo
¡levántame!
pues yo … te levanto

contémplame desde tu poema
porque en tu vida está mi historia
porque en tu historia está mi vida.

CONTIGO VIDA (IV)

Contigo
vida que me vives
vida que te vivo
me orné el cuello con obsidianas
lágrimas del volcán
desaté el corazón del olfato
hinojo enebro cilantro canela
infusiones afrodisíacos adormideras
desperté duendes hechizos magas
y golpeé el viento de las afueras

contigo
contoneé las caderas de la algarabía
acompasé mi lujuria a tu lujuria
se deleitó el bravío cuerpo
entre retales fosforescencias aventuras
hombros pubis pezones cabellos
refugiándome en silentes noches
arrullada en días besados de azul

me retuviste la mirada
me enamoraste
me celaste
me arrullaste
por ropajes alcobas ventanales
aromas lencería lugares
y alientos sin sosiego

¡disfrútame!
me gritas
pues yo … te disfruto
¡gózame!
pues yo … te gozo

contémplame desde tu poema
porqué en tu vida está mi historia
porqué en tu historia está mi vida.

CONTIGO VIDA (V)

Contigo
vida que me viviste
vida que te viví
me arranqué las alas de mariposa
diseminé sus colores
anudé sus aleteos
regresé a la crisálida
ondeé hacia atrás mi cuerpo
devoré los verdes traslúcidos
porque me estraga el negro

contigo
tiempo ya de pómulos desencajados
de miradas entreabiertas opacadas
de pintar con carmín la piel cetrina
de fatiga gris soledad tiznada
memorias desgastadas olvido creciente
semillas sin brotes
alejada del día acurrucada en la noche

me amaste la existencia
me acogiste
me vestiste
me desvestiste
por horizontes y esmeraldas
cercanías lejanías
y palpitares enrojecida imaginación

¡resígname!
me gritas
pues yo … te resigno
¡despídeme!
pues yo … te despido

contémplame desde tu poema
porqué en tu vida estuvo mi historia
porque en tu historia estuvo mi vida.



SINTESIS CURRICULAR

MARÍA CRISTINA SOLAECHE GALERA

Nace en Maracaibo, Edo Zulia, Venezuela, el 26 de abril de 1948. Lcda. Educación Mención Matemática, Magyster en Educación y Matemática Pura, Universidad del Zulia. Profa. Titular de la Universidad del Zulia. Publicaciones Literarias : “Un ceratias de Barro y Fuego” ARTESA (1992). “Omar Khayyam: las Matemáticas, la Nada , el Vino y la Amada ” (2002). “Amor… asoma” Antología “Verano Encantado” Centro de Estudios Poéticos, Madrid (2002), “Poemas” Revista Paradoja, West Virginia (2005), Poemario “Un amor de Miel y Ajenjo” EDILUZ (2003). “Poemas Asperos y Oscuros” Astro Data (2005). En trámites de edición “Cien Instrumentos Folklóricos Venezolanos”, en preparación el poemario “Escarbando los Sentidos” y los ensayos “Los Mundos Imposibles de M.C. Escher”, “Albrecht Dürer, La Melancolía , el Cubo Mágico”. Premios : “Vicente López y Planes”, Buenos Aires, 11-08-2004. Mención Peña Literaria “César David Rincón”, Corpozulia, CONAC, Ministerio de Educación Cultura y Deportes, Maracaibo, 22-09-2004. Reconocimiento a su trabajo literario, CONAC, Casa de la Poesía , Maracaibo, 29-11-2004. Arte Poética. Suplemento Literario, Maturín, 02-09-2005. Arte Poética. “ La Oscura Claridad de la lira”, Maturín, 07-10-2005.

Nombre: María Cristina
Apellidos : Solaeche Galera

C.I. V-3.383.454

Dirección de correo electrónico : gsmldcm@yahoo.es

Dirección Postal : Mgs. María Cristina Solaeche. Apartado Postal 10.063 (Bellavista) Avenida 8. Maracaibo. Estado Zulia. Venezuela.