sábado, 18 de junio de 2011

JUAN MIGUEL MANNARINO, músico, profesor, compositor, pianista, artista plástico santafesino falleció a los 70 años de edad




Mariano Cabral Migno

Omnia mea mecum porto (*)

Será difícil convencerme de que Juan Mannarino ha muerto. Para mí, era Juancito, porque a los afectos entrañables se los evoca con nombres chiquitos.

Lejana está la tarde en que su bohemia me atajó en una esquina, y su diálogo me desconcertó y arrastró lo suficiente para advertir que, encubierto en sus palabras no estaba un ser común. Tardé mucho en comprender el lúcido hermetismo de su discurso, y aprendí no poco de él a contemplar el alma de la música.

Supe de su amistad balsámica, capaz de recomponer el devastador espectáculo de las egolatrías y vanidades de tantos espíritus mediocres, compartiendo el placer de jugar con las palabras y el destino.

Alguna vez lo definí como un nómade urbano. No sólo era así. También tuvo en claro que todos somos nómades entre las dos terminales de la existencia. Despojado de bienes materiales hasta lo incomprensible, Juancito parecía más bien un espejismo de Bías que un ejemplar promedio de nuestra época. No puedo hacer el relato de su trayectoria empedrada con música, pinturas, teatro, poesía, en la fiel compañía de una ascética, estoica soledad. En parte porque no es lo esencial, en parte porque él mismo se encargó de que los mejores rastros de su vida aniden en nuestras memorias. Mansamente, regaló su propia historia.

Fue, para mí, uno de los espíritus musicalmente más íntegros de cuantos compartimos el oficio en esta ciudad.

Confío en que muchos le debemos gracias por su pianismo imposible, la pureza de sus geniales locuras, el grotesco de algunos enojos, la auténtica extravagancia de su figura, la candidez infantil de sus gestos de ternura.

Personalmente, hoy también lo bendigo por haberme devuelto el dolor. Ese que nos recuerda nuestra simple humanidad cuando se ha perdido una cuenta en el diminuto rosario de los Amigos.

(*) “Llevo todas mis cosas conmigo”






fuente: publicado en el diario EL LITORAL
SANTA FE, ARGENTINA= 17 DE JUNIO 2011.