domingo, 5 de agosto de 2012

Mauricio Rosencof. Uruguayo, ex preso político, escritor, dramaturgo, poeta, ex ministro de Cultura de Montevideo- “La memoria es una barricada”


“La memoria es una barricada”


Raúl Kollmann


EL PAIS, julio de 2012

Uruguayo, ex preso político, escritor, dramaturgo, poeta, ex ministro de Cultura de Montevideo, habla el martes para honrar “a extraordinarios militantes judíos que quiero reivindicar” como parte de la “lucha por los derechos humanos”.

“Yo creo que estamos en deuda con lo que es la vieja izquierda, que tuvo una presencia muy importante de la colectividad judía. Hay mil jóvenes desaparecidos durante nuestras dictaduras, de origen judío. En las brigadas internacionales que lucharon contra el fascismo, el 25 por ciento eran judíos. Y yo me crié entre sastres, zapateros, carpinteros que hablaban en idish. Trabajadores con una conciencia clara. En honor a ellos voy a hablar en el acto de Memoria Activa recordando a las víctimas de la AMIA.” Las palabras provienen de Mauricio Rosencof, poeta, dramaturgo, ex dirigente del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros; compañero del presidente uruguayo José “Pepe” Mujica a lo largo de los once años de encarcelamiento en que fueron rehenes de los militares uruguayos. El objetivo de la dictadura era enloquecerlos, metiéndolos en pozos, en la famosa La Sala 8 (título del último libro de Rosencof) y moviéndolos de un lado a otro para destruir su moral. Como se verá en el diálogo con Página/12, a los 79 años, Rosencof exhibe su espíritu indomable.

“La lucha rioplatense por los derechos humanos es una de las grandes causas del humanismo universal –ha dicho muchas veces el ex ministro de Cultura de Montevideo. La memoria es una barricada para el Nunca Más.”

–¿Lo tendremos entonces el martes a las 18 hablando en el acto convocado por los familiares de Memoria Activa?

–Así es. Acepté la invitación en honor a esos extraordinarios militantes judíos que quiero reivindicar. Cuando hubo que luchar contra el fascismo, allí fueron los 15.000 integrantes de las Brigadas Internacionales que combatieron en España contra la invasión franquista y los aviones nazis. El 25 por ciento eran judíos y tenían un batallón propio en el que había una publicación en idish. En esa tradición, luego fue fundamental la presencia de compañeros judíos en el Partido Comunista Uruguayo, en el Partido Socialista Uruguayo y en el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros. Un poco se ha diluido ese recuerdo y hay que rescatarlo. ¿Sabía usted que en las Brigadas Internacionales hubo 54 muertos uruguayos? ¿Y sabía que diez eran judíos? Hay que recobrar la voz de todos ellos. Por esa tradición es que hoy tenemos ministros judíos en el gabinete del presidente Mujica.

–¿Usted nació a la política en ese ambiente?

–Claro. Mi papá era bolchevique. Así se reivindicaba. Hablaba polaco, español e idish. Era del Sindicato Unico de la Aguja, el de sastres, aunque él decía que era un de-sastre. Se leía el diario en idish, Unzer Fraint, y el local del sindicato lleva el nombre de un sastre que está enterrado en el cementerio de La Paz, en Canelones, y en la tumba en lugar de la estrella de David hay una hoz y un martillo. Hay que tener en cuenta que venimos de ahí. Por eso, mi presencia en el acto por las víctimas de la AMIA es emocional, en mi caso. Es recordar y poner las cosas en su sitio. Las voces de los judíos de izquierda no tienen la presencia que tuvieron y que tienen que tener.

–¿El sentido de su presencia tiene que ver con la resistencia de los familiares de las víctimas?

–Por supuesto. Yo tengo como referente moral y de resistencia a Mordejai Anilevich, en el alzamiento del Gueto de Varsovia; a Primo Levi, que luchó contra los nazis junto a sus estudiantes y luego dio ese ejemplo de ética de la resistencia en Auschwitz. Piense que Rosa, la hermana de mi padre, fue la única sobreviviente de su familia. Todos murieron en los campos de concentración. Raúl Sendic, mi amigo y gran dirigente de Tupamaros, decía en aquel entonces que tomaba como modelo a los kibutzim de Palestina. Shimon Peres fue secretario general de la Internacional Socialista. Por eso hay que recordar, a los luchadores judíos, a aquellos mil militantes judíos desaparecidos y a las víctimas de los dos atentados de Buenos Aires. Es lo que me llevó a aceptar la invitación. Soy uruguayo hasta las patas, gardeliano, tanguero. Y soy judío.

raulkollmann@hotmail.com



Mauricio Rosencof






Mauricio Rosencof es un periodista, actor, dramaturgo contemporáneo, novelista, poeta y activo militante político uruguayo. Nació el 30 de junio de 1933 en Florida (Uruguay).

Hijo de inmigrantes judíos polacos. El origen de sus padres influyó en sus puntos de vista y su interés por temas sociales y políticos. Además de su trabajo profesional como periodista, escribió óperas, que fueron realizadas principalmente en teatros independientes.

Era el candidato del Partido Comunista (PCE) en las elecciones en el año 1950. En la década de 1960 viajó a la URSS y Europa del Este.

En 1972, fueron secuestrados junto con ocho otros prisioneros en un cuartel militar y torturado en repetidas ocasiones por ser miembro fundador de la Unión de Juventudes Comunistas, y dirigente del Movimiento de Liberación Nacional - Tupamaros y, estuvo privado de la libertad durante la dictadura militar uruguaya hasta 1985 finalmente liberado con la llegada al poder en democracia. Sus obras cuentan sus vivencias tras las rejas y describen el dolor de quienes fueron declarados rehenes por el proceso cívico militar.

Desde el año 2005 ha sido Director de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo y está trabajando como columnista en la revista Caretas.

Entre las obras de Mauricio Rosencof, apareció en diversas idiomas: alemán, inglés, francés, holandés y turco, además de cuentos, poemas y obras de teatro incluye guiones para películas de cine y televisión.

Obra

  • El gran Tuleque (1960)
  • La valija (1961)
  • Las ranas (1961)
  • Los caballos (1967)
  • El saco de Antonio (1985)
  • El combate del establo (1985)
  • El lujo que espera (1986)
  • El regreso del Gran Tuleque (1987)
  • El hijo que espera (1988)
  • Memorias del calabozo (1989, en coautoría con Eleuterio Fernández Huidobro)
  • El Vendedor de Reliquias (1992)
  • La margarita. Historia de amor en 25 sonetos (1994)Obra escrita en cautiverio; posteriormente musicalizada por Jaime Roos.
  • Las cartas que no llegaron (2003)
  • Leyendas del abuelo de la tarde (2004)
  • El barrio era una fiesta (2005)
  • Una góndola ancló en la esquina (2007)
  • Medio mundo (2009)

Discografía

  • La ventana (CD con obras de Rosencof, leídas por el mismo con acompañamiento musical de Sylvia Meyer. Montevideo Music Group 3279-2. 2005)

Enlaces externos

fuente: http://literatura.wikia.com/wiki/Mauricio_Rosencof