viernes, 24 de agosto de 2012

IRAN Y LA BOMBA ATOMICA: “Monólogo abierto” con el señor Ali Khamenei- Autor: Pablo Roitberg, Buenos Aires







Que tenga Ud. el día que se merece, Sr. Khamenei. No voy a desearle un buen día, como es costumbre de la buena educación en toda la humanidad, porque estoy seguro que me devolverá un insulto y no estoy dispuesto a tolerarle más agravios. Suficiente con lo soportado hasta ahora.


También sé que la palabra “señor”, es un título que a Ud. le resbala y además, inmerecido, pero la educación de mi cuna, me obliga a ser cortés y no me desviaré ni un ápice, de esa, mi línea de conducta. Siempre voy a tratarlo con sutileza, aunque esa, no sea su desbocada manera de referirse al pueblo de Israel.

Sé de antemano que no vamos a coincidir, porque mi anhelo es el diálogo...y el suyo, “la flecha envenenada”. Pero siéntese un rato en este humilde banco, hecho del tronco de un algarrobo argentino, donde también tenemos nuestros problemas, pero no aprendimos a odiar, amamos la vida, queremos el bien para todos. El mundo, no es de los musulmanes. Es un legado del cielo, propiedad de toda la humanidad con los mismos derechos y obligaciones.


Las intenciones por Ud. expuestas, dan clara cuenta que solo piensa en la guerra. Qué horror exhibir en público tanta ignorancia. ¿Por qué se cree tan seguro? ¿Comió sopa de “Goliat” o se olvidó de la honda de David?


Señor Khamenei: ustedes, son los promotores de las fantasías orientales, donde predomina el engaño, la traición, el robo criminalizado de antaño, pero no son los “cowboys” del Oeste, ni los exploradores europeos, ni los piratas ingleses de alta-mar. Viven porque de su tierra brotó el “oro negro” pero no crean que esos profundos pozos no puedenser incendiados. No están exentos de nada, de ningún riesgo. Téngalo muy en cuenta.


Ahora sí, quiero saber, porque Ud. cuando se refiere al laborioso, respetuoso y civilizado Estado de Israel, lo hace con tanta saña, con tanta crueldad, prometiéndole no se a que “diablo”, que lo hará desaparecer del mapa ó lo arrojará

al mar...! Pero quién diablos se cree que es? O acaso no sabe que Ud. es un mortal que, al igual que yo no podemos predecir nuestro futuro? ¿Qué súper poderes puede exhibir, que lo avalen? ¿Que relación tiene Ud. con los palestinos, además de la lengua, de erigirse en su defensor! ¿Cuando les dio alguna ayuda? ¿Cuando estuvieron los palestinos mejor que ahora? Si tanto los quiere y tanto odia a los israelíes, ¿por qué no se los lleva con Ud?


Como viven los que se consideran refugiados, dentro de los países árabes?


Israel, después de dos mil años de diáspora, volvió a su tierra, conquistada para ser el Reino de Yehudá e Israel hace más de tres mil años, de la que fue despojada, por tiranos como Ud.
El Dios de Israel, no olvida a su pueblo, y ni traiciona su pacto, celebrado con nuestros Patriarcas.


Lo ha demostrado muchas veces, y solo los ciegos vanidosos como Ud., rechazan aceptarlo.


Irán, por suerte, no tiene vínculos ni límites con Israel, no tiene relaciones diplomáticas ni comerciales, ni nada que puedan despertar algún celo. Quédese Ud. en su tierra y nosotros en nuestro floreciente, culto y próspero Estado. No dependemos de ustedes ni los necesitamos. Israel le demostró al mundo lo que logró en menos de medio siglo de incansable esfuerzo.


De una duna hizo una ciudad, de un pantano, hizo un vergel ¿Que hicieron los palestinos en dos mil años, mientras duró la diáspora judía. Yo le respondo, porque viví allá y volvería a vivir allá, junto a toda mi familia. Los problemas que tiene hoy
Israel, se lo causan políticos desequilibrados como Ud. Si quiere ayudar a sus coterráneos, ayúdelos pero no con misiles ni literatura perversa. En sesenta y cuatro años, aún no lograron formar su propio Estado, porque esperan de mesiánicas promesas como las suyas, que solo cubrirán de sombras el camino verdadero hacia una paz justa y duradera. No los mal aconseje, ni se envalentone, porque será el culpable de su propia tumba.





http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/46619/