viernes, 24 de agosto de 2012

ARGENTINA: Inhumaron los restos de Gregorio Sember - Algo de paz para un desaparecido judío secuestrado el 30 de Mayo de 1976, a los 23 años de edad






Tras ser identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense, el 19 de agosto fueron sepultados en el cementerio Israelita de Lomas de Zamora los restos de Gregorio "Guyo" Sember, atleta y docente judío que dedicó su corta vida a la natación y la Educación Física en el ámbito comunitario, y fuera secuestrado y asesinado por la dictadura militar.

"Es un alivio muy grande poder despedir a mi hermano, estar acompañado en el duelo y aventar las horrorosas fantasías que pasaron durante estos años por mi mente, como que podía estar loco, amnésico o tirado en alguna parte", confió a Telam su hermano Silvio Sember, quien está radicado en Barcelona y viajó especialmente para asistir a la ceremonia, junto con su esposa y su hijo.
“Guyo”, como lo llamaban amigos y familiares, fue secuestrado a los 23 años en la ciudad de Buenos Aires, el 30 de mayo de 1976 de la casa de Forest 1108, donde vivía con sus padres, y desde esa fecha su familia no tuvo información sobre él, salvo algunos testimonios de sobrevivientes que afirmaron que lo habían visto en el ex centro clandestino conocido como "El Vesubio".

En 2005, su hermano Silvio entregó una muestra de sangre suya y de su madre -hoy fallecida- al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que el 19 de julio pasado le informó que habían identificado los restos de Guyo. "Me explicaron que con las nuevas técnicas pudieron determinar que su ADN se corresponde en un 99,9% con el de mi familia, porque los estudios previos no tenían la calidad exigida", contó.
Silvio Sember, quien integra la agrupación Hermanos de Desaparecidos por la Verdad y la Justicia, comentó también que el EAAF le informó que el cuerpo se encontraba en el Cementerio de Avellaneda, en una fosa individual, que había sido enterrado el 21 de junio de 1976 y que en las actas figuraba como "producto de un enfrentamiento" con fuerzas de seguridad, ocurrido el día anterior.

Gregorio Sember nació en la localidad de Temperley, donde creció y pasó muchas horas de su tiempo libre practicando natación en el Ateneo Israelita Argentino de Lomas de Zamora, club al que representó en competencias de la Federación Sureña de Natación, donde obtuvo numerosos premios. Posteriormente, se recibió de profesor de Educación Física en el Instituto de Educación Física "Dr. Enrique Romero Brest”.

Para honrar la vocación de Guyo por los excluidos, en abril fue reinaugurado y bautizado con su nombre un natatorio de Lomas de Zamora al que pueden concurrir 12 mil niños de la zona en forma gratuita. El homenaje se dio a conocer con un acto del que participaron la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y su par de Educación, Alberto Sileoni. "Se trata de un espacio donde los chicos con menos recursos van a tener las mismas oportunidades que otros, y eso es por lo que él se hizo docente", afirmó al respecto su hermano Silvio.


Toda una vida ligada a la comunidad


Los primeros años de Guyo, aquellos que lógicamente lo marcaron a fuego, estuvieron fuertemente influidos por la participación, siempre junto con su familia, en la vida comunitaria del Ateneo Israelita Argentino de Lomas de Zamora. Sus padres tenían un pequeño taller de confección de ropa en una habitación de la casa. Complementó su educación primaria y secundaria en instituciones públicas con una formación escolar judaica en la Escuela Israelita Dr. Hertzl, que también funcionaba en el Ateneo de Lomas.
Siendo adolescente, Guyo se desempeñó como madrij y docente en actividades recreativas y deportivas en la sede de Vicente López del C.A.S.A. Posteriormente, en el año 1971, participó del Plan Tapuz, donde conoció de cerca la vida comunitaria en el kibutz. Una experiencia que le permitió vivenciar y valorar la interacción grupal como compromiso social y aprendizaje colectivo.

Tal como informa el portal EF Deportes, en 1974, cuando cursaba el segundo año, el entonces INEF Romero Brest fue desalojado del predio por orden del entonces presidente Juan Domingo Perón, asesorado por su ministro de Bienestar Social, José López Rega, con el objetivo de restaurar allí mismo la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), a la manera de su período anterior de gobierno en la década de 1950.
El compromiso y militancia de Guyo lo llevaron a ser uno de los líderes del Centro de Estudiantes en una lista combativa que intentó resistir la decisión de Perón y participó activamente en las clases públicas, asambleas y marchas que se hicieron a la Plaza de Mayo para protestar contra esa polémica medida.
Una vez efectivizada la resolución, Guyo participó en los reclamos para que la Dirección Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación mejorara las condiciones del sector del Club Comunicaciones donde fue derivada la institución.

En el año 1975 sus intereses por el mundo infantil se vieron fuertemente estimulados ya que tuvo oportunidad de aportar sus conocimientos y experiencia en la producción de un texto que marcó un hito en su época. El libro "Formas básicas de la actividad física", que tiene como autores a Emilio Masabeu, David Monowicz y Liliana Castelli, incluye al inicio un especial agradecimiento a Hugo Guinguis y a Gregorio Sember.
Ese mismo año, siendo ya maestro de Educación Física, comenzó a trabajar en la escuela Neveh Shalom, en Parque Chas, donde fue muy querido y respetado por sus colegas y alumnos.

Después llegó el 24 de marzo de 1976, cuando cualquiera se volvía sospechoso de ser "subversivo", y podía ser motivo de detención participar de una asamblea estudiantil, reclamar un aumento salarial, estar en la agenda de un desaparecido o llevar un libro considerado inapropiado. Recordemos que Guyo participó activamente en la militancia que se opuso a una decisión de López Rega, fundador de la Triple A, y fue un docente y pedagogo con hondas preocupaciones sociales. Por esa época, él tenía planeado estudiar Ciencias de la Educación.
A menos de dos meses del golpe, una patota de las Fuerzas Armadas ingresó en su domicilio. En ese momento, Guyo estaba trabajando en el boceto de un libro sobre Educación Física Infantil, que de acuerdo con sus allegados incluía gran cantidad de observaciones, reflexiones colectivas y aportes conceptuales.


21/08/2012- 'nueva sion'

http://www.nuevasion.com.ar/articulo.php?id=5709