miércoles, 8 de agosto de 2012

En Australia, en la Gran Barrera Coral, ha tenido lugar el primer hallazgo de cáncer de piel en pescados salvajes.



Ha sido en Australia, en la Gran Barrera Coral, donde ha tenido lugar el primer hallazgo de cáncer de piel en pescados salvajes. Tres clases de trucha que han sufrido manchas oscuras y lesiones que serían el equivalente a los melanomas humanos. El hallazgo se produce justo debajo del mayor agujero de la capa de ozono en el mundo.

Así lo asegura el estudio publicado en PLOS ONE, una investigación que tratará de averiguar si su consumo es o no peligroso a partir de las primeras pruebas.

Y es que hasta ahora la ciencia podía provocar o inducir este tipo de cáncer en los peces en laboratorio, nunca de forma natural. Los investigadores cruzaban las diferentes especies de aquellos más sensibles a la luz con el fin de estudiar el cáncer de piel.

Según cuentan los investigadores, las primeras evidencias de esta forma natural de cáncer en peces surgió tras el estudio de un grupo de tiburones en la zona. Los biólogos pudieron observar como las truchas de las que se alimentaban tenían unas manchas oscuras muy extrañas. Tomaron muestras del tejido de las truchas y el resultado fue sorprendente. Según Michael Sweet, uno de los investigadores principales:

Tras eliminar otros factores como los patógenos microbianos y la polución marina, la radiación ultravioleta parecía la causa más probable del cáncer.

El posterior examen a las células de la piel dañada confirmó el hallazgo. Las células estaban agrupadas y producían pigmento en zonas donde generalmente no lo hacen, eran lesiones iguales a las producidas en laboratorio.

La investigación girará ahora en la búsqueda de respuestas de la causa. La más probable, según apuntan los científicos, es que el cáncer de piel sea producto del lugar en el que se encuentran. La Gran Barrera de Coral australiana está justo debajo del mayor agujero en la capa de ozono del planeta, razón por la cual es el punto donde se recibe mayor radiación ultravioleta.

Los investigadores tratarán de estudiar si al menos estas tres especies representan o no un peligro en los seres humanos tras su ingesta.

Fuente: alt1040.com...

llegó en un mensaje, sin citar la fuente de origen.