domingo, 11 de noviembre de 2012

Horacio C. Rossi, talentoso poeta y escritor santafesino (argentino) fallecido en Mayo de 2008: "ROMANCE A LO FEDERICO"


ROMANCE A LO FEDERICO
 
 
La playa se inunda un poco, hasta  reflejar las palmas.
Su baile parece aroma.
                                      Son de arenisca las almas:
                                      La piedra de catedrales, barro, bajo la pisada...
 
Entre la playa y el bote, remolino de la fragua del motor que menea al limo, apenas el remo basta.
Y se escapan, por lo hondo, sombras de aletas moradas...
 
Una baranda de espuma: doña agua se finge arada...
 
Para el bote que se aleja, hay un saludo en las bardas.
Cazan de nuevo, el carau y el biguá, pesca dorada...
 
Hay un fuego entre las breñas: flor de zapallo que baila,
Y que desnuda en la brisa humo de chirca secada por la bajante
Y podrida por la luna gorda y zarca...
 
Ventanas al pavimento del río le hacen las largas huellas de los yaguarones.
La niña de pelo escama se asoma y sonríe de luna
                                                                    al que ha quedado en la playa...
 
Gran farra en las entramadas habitaciones:
                                                                     Doñagua,
Entera, se pone en fiesta:
                                           ¡Casamiento!...
 
Las bandadas de camalote se posan.
La brasa en la arena calla su fuego maravillado.
Las ventanas ya se cierran:
                                            los yaguarones se marchan...
 
Lámparas entre la greda del fondo también se apagan...
 
Entre las gramas hundidas se veen aletas moradas:
Revuelan de nuevo, alegres:
                                              
                                               Aquí, no ha pasado nada...
 
Nada, fuera de los dioses.
Nada más que luz de l´alba...
 
Talvez, vuelvan las leyendas a indagar lo que pasara
              En la casa de la espuma.
                          En la quemadura helada:
Lo que el barro y las raíces reconversan, en voz baja...
 
Vendrá con cara de norte, el viento, por las cañadas,
A enloquecer las riberas -que jamás le dirán nada
Más que una huella de luna, y aleta en sombra morada...
 
Talvez, se allegue una niña, prometida o maridada,
A llorar su desconsuelo entre el seibo y la espadaña.
Y asesine caracoles, por buscar lo que le falta...
 
Tan sólo la luz de la última estrella: la de l´alba,
Lo canta.
                 Y lo va escribiendo el rocío en las mañanas...
 
Como el viento pasa el tiempo. La vida. Sí.
                                                                      
                                                                       Todo pasa...

HORACIO C. ROSSI