miércoles, 14 de noviembre de 2012

CHILE: Martes 13, eclipse solar por la tarde y terremotos todo el día y en todos lados. El menú catastrófico no se olvida de mencionar además, un nuevo apocalipsis maya, con el día en el que "El Dios que vuela visitara de nuevo la Tierra". En Chile se sintieron temblores en el norte y el sur del país, respondiendo así a los movimientos frecuentes que el Anillo de Fuego del Pacífico viene mostrando en los últimos años. ¿Influirá el eclipse (que pegará mayormente en aguas del Pacífico) sobre los movimientos de las placas tectónicas?

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Para los Martes 13 siempre se esperan toda clase de fatalidades que rara 
vez terminan sucediendo. Dentro de la cultura popular, el martes 13 es mala suerte y esa condición, sumada a un eclipse solar total que será visto en el sur de Chile y la Argentina, hace que más de uno esté pensando en lo peor. Aquí se puede ver en la web a partir de las 17:30 (hora argentina).
Y quizá las razones sean supersticiosas, pero lo cierto es 
que el eclipse atravesará todo el Pacífico Sur, justo sobre el límite más austral del llamado Anillo de Fuego del Pacífico. 
Y Chile, que no ha dejado de temblar desde que en febrero del 2010 el 5to. terremoto más fuerte de la historia mundial arrasó con el sur del país, ha visto esta madrugada como tanto el norte como el sur del país se sacudían en sendos sacudones.
Para empezar, un sismo de 5,1 grados de magnitud en la escala abierta de Richter estremeció esta madrugada al extremo norte de Chile sin que se reportaran víctimas o daños materiales.
El Instituto de Geofísica de la Universidad de Chile, 
estableció que el temblor se sintió hoy a las 00:12 hora local (el mismo horario de Argentina), y su epicentro se situó a 
32 kilómetros al este de la localidad de Pica y a 93 kilómetros de profundidad.
"El fenómeno telúrico afectó a las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, todas en el extremo norte de Chile", informó la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) dependiente del Ministerio del Interior chileno, 
según despacho de EFE.
La Onemi, que situó el epicentro a 50 kilómetros al noroeste de la mina Collahuasi, ubicada a 4.400 metros de altura 
sobre el nivel del mar y a 1.900 kilómetros al norte de Santiago, precisó que las intensidades del sismo fluctuaron entre los dos y cuatro grados en la escala internacional de Mercalli, que va del uno al doce. 
Otro sismo similar, pero de de 5,2 grados de magnitud 
en la escala de Richter, según las autoridades chilenas y 
de 6 grados según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) sacudió en la madrugada de este martes el mar austral de Chile, frente a las costas de la región de Aysén.
La sacudida telúrica se registró a las 01:31 horas (04:31 
GMT) y su epicentro se localizó a 325 kilómetros al suroeste de la isla de Melinka y a unos 1.500 al sursuroeste de Santiago, informó el Instituto Sismológico de la Universidad de Chile.
Según el organismo, el sismo alcanzó una magnitud de 5,2 grados Richter y su hipocentro se situó a 15 kilómetros de profundidad, mientras el USGS lo localizó a 9,7 kilómetros bajo la superficie.
El temblor fue imperceptible en Melinka y otras islas del archipiélago de las Guaitecas, mientras el Servicio Hidrográfico de la Armada de Chile (SHOA) señaló que sus características no reunieron las condiciones necesarias para generar un tsunami en las costas chilenas.
Antes, a las 00:12 horas de este martes (03:12 GMT) un temblor de 5,1 grados Richter sacudió las regiones de Arica-Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, en el extremo norte de Chile, sin ocasionar víctimas ni daños.
Según la Universidad de Chile, el epicentro de este sismo 
se situó a 32 kilómetros al este de la localidad de Pica y a unos 1.900 de Santiago, con su hipocentro a 93 kilómetros 
de profundidad.
En tanto, la Oficina Nacional de Emergencia (Onbemi) dijo que fue percibido con intensidades de entre cuatro y dos grados de la escala de Mercalli en las localidades de la 
zona.
Es evidente que el Anillo de Fuego del Pacífico está en un período de fuerte actividad, quizá producto de la influencia 
de las tormentas solares. Erupciones volcánicas, tsunamis y terremotos a lo largo y ancho de todas las costas del 
Océano Pacífico así lo demuestran.