viernes, 6 de julio de 2012

Itzjak Shamir, ex Primer Ministro de Israel, y uno de sus líderes más carismáticos fue sepultado en el Monte Herzl



Itzjak Shamir fue velado en la Knéset, en donde se pronunciaron los discursos de despedida por parte de políticos, funcionarios y camaradas suyos. Luego fue enterrado el lunes en el sector de las personalidades en el cementerio del Monte Herzl en Jerusalén. Miles de israelíes de todas las edades, clases sociales y opiniones políticas acudieron a presentar sus últimos respetos al ex primer ministro Itzjak Shamir, quien falleció tras una larga enfermedad.
Vinieron representantes de la comunidad judía etíope que llegaron para agradecer a Shamir por la aprobación de la Operación Salomón, una operación militar secreta que llevó a 14.325 judíos de Etiopía a Israel en 1991, cuando era primer ministro. Kessim etíopes (líderes religiosos) llegaron a la Knéset con el atuendo colorido y llevaron a cabo una ceremonia cerca de ataúd de Shamir.

“Itzjak Shamir, fue el hombre que me sacó de la cárcel en Etiopía”, dijo Haim Ben-Israel. “Si no fuera por Shamir, nunca me habría liberado”.

Muchos ex ministros y diputados llegaron a la Knéset, entre ellos el ex primer ministro Ehud Olmert, el ex ministro de Exterior de Shamir, David Levy, y el ex vocero de la Knéset, Shevaj Weiss.

Pronunciamientos políticos


El presidente de la Knéset Reuvén Rivlin, abrió el acto pronunciando su discurso: “Usted sólo tenía una debilidad: su amor por esta nación, la tierra de nuestros antepasados, su amor por sus hijos, su hogar y su esposa Shulamit”.

“Nada podría hacer que se desvíe de su camino”, dijo Rivlin. “Las herramientas de hierro y las herramientas de destrucción eran impotentes delante de ti, y no podían amenazarte. La maledicencia, el soborno y el rumor no estaban en tus labios, y no hablaban tu idioma.”
Ehud Olmert dijo a los periodistas que Shamir se vio a sí mismo como emisario de su padre, quien le dijo que antes de ser asesinado en el este de Europa regrese al pueblo judío a su tierra.

“Él no era un político o un mercenario”, dijo Olmert. “Él no hizo trato con la pequeña política, era un hombre de Estado. Hubo momentos en que estaba equivocado, pero él era recto como una regla.”, concluyó.


El ex ministro Rafi Eitan, quien al igual que Shamir sirvió en el Mossad, dijo que trató infructuosamente de convencerlo de que acepte el Acuerdo de Londres que Shimon Peres, llevó a cabo a espaldas de Shamir, cuando zfue su ministro de Relaciones Exteriores. El acuerdo quería resolver el problema palestino a través de la soberanía jordana sobre la Cisjordania. “Cada vez que lo vi le dije cuán grande fue el error que cometió”, dijo Eitan.
El diputado Danny Danon (Likud) anunció la propuesta de un proyecto de ley que busque la financiación del gobierno para un Centro de Patrimonio Itzjak Shamir. “Debemos preservar el legado que Shamir vivía y respiraba”, dijo Danon. “El nuevo centro será un faro de valores para todos aquellos que aman la tierra de Israel”.


El diputado del Likud explicó que la misión del centro sería dar a conocer la trayectoria de vida de Shamir y promover los valores que eran importantes para él, como la tierra de Israel completa y fomentar la aliá. La intención es realizar otro centro de patrimonio similar a los que existen en memoria de Menachem Begin e Itzjak Rabin.

Discurso de Biniamín Netaniahu


El primer ministro Biniamín Netanyahu elogió al ex primer ministro Itzjak Shamir en su funeral en el Monte Herzl, diciendo que no faltaba al compromiso a la hora de servir a Israel y al pueblo judío. Netanyahu elogió a Shamir en sus días como comandante del grupo clandestino judío, el Lehi, durante el período de la Palestina del Mandato Británico.
“Shamir, incluso más tarde en su vida política, en su corazón y en su comportamiento modesto, siguió viéndose a sí mismo como el mismo soldado anónimo al servicio del país. Él no buscó la popularidad o el respeto. Todas las decisiones fueron pensadas como la prueba para un test: ¿Es bueno para el pueblo judío e Israel?”, declaró Netanyahu.
A continuación elogió a Shamir por su “gran contribución” por llevar a millones de judíos de la ex Unión Soviética y de Etiopía a Israel. Netanyahu también habló de su relación personal con Shamir, diciendo que “me llamó cuando era embajador en la ONU y me pidió averiguar lo que estaba ocurriendo allí.”
En lo que pareció ser una referencia a una crisis de su coalición sobre el alistamiento militar jaredí, Netanyahu añadió que Shamir entendía la importancia de la unidad nacional. “Shamir concebía la unidad como una fuente importante para la fuerza nacional”.
Netanyahu también aludió a la amenaza iraní, diciendo que Shamir había dicho a los EE.UU. durante la Guerra del Golfo que si Washington no actuaba en contra de Irak, -que había disparado misiles Scud contra Israel- Jerusalén podía tomar el asunto en sus propias manos.

La despedida de Shimon Peres

El presidente Shimon Peres habló en el funeral, llamando a Shamir “un hombre que estaba seguro de sí mismo y era firme en sus opiniones. “
Peres elogió a Shamir por mostrar moderación durante la Guerra del Golfo y por la apertura de un diálogo con los palestinos en la conferencia de paz de Madrid.
“Shamir y yo trabajamos juntos en el gobierno durante seis años. Ambos nos hemos mantenido en nuestros diferentes puntos de vista. A pesar de ello, los dos teníamos las mismas raíces y los objetivos básicos: el desarrollo y la protección de Israel.”
Peres agregó que “Itzjak Shamir era un hombre que estaba en paz consigo mismo. Fue sólido en su punto de vista, y los vientos perdidos no lo movieron.
Las modas no lo tentaron. Su ideología se basaba en la historia de nuestro pueblo”, concluyó.

fuente: AURORA, TEL AVIV