jueves, 11 de octubre de 2012

LITERATURA VENEZOLANA: IDA GRAMCKO: “Déjame suspendida en el espacio entre los vientos firmes” por María Cristina Solaeche Galera



IDA GRAMCKO: “Déjame suspendida en el espacio entre los vientos firmes”

por María Cristina Solaeche Galera

No dejamos constancia,
apenas marcamos
 la huella de una bandada
que buscando las cimas
logran reflejar sus cuerpos
en la profundidad de las aguas. 
Elizabeth Schon

Formada en las lecturas del Siglo de Oro español, y con su propio discurso personal, deja entrever esa formación que envuelve toda su obra en un ambiente filosófico característico.

Vivió los últimos momentos del gomecismo, la caída del primer intento democrático con el derrocamiento de Rómulo Gallegos, el largo silencio de la dictadura de Pérez Jiménez y el desarrollo de la democracia desde Betancourt hasta el segundo gobierno de Rafael Caldera.

Ida Gramcko nace en Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela el 11 de octubre de 1924 y muere en Caracas, el 02 de mayo de 1994. Su cuantiosa obra va desde el ensayo, la crónica, la dramaturgia, y el relato y especialmente la poesía. Fue la segunda hija de Don Enrique Gramcko Brandt y Doña Elena Cortina de Gramcko,

Cuando tenía tres años, Ida Gramcko, comenzó a crear dictándole versos a su mamá y desde entonces no paró de escribir hasta el día de su muerte. Esta entrega a la escritura y constante trabajo resultaron en más de treinta libros e incontables artículos de prensa.

Sus primeras publicaciones las realiza apenas recién salida de la adolescencia, y es recibida por el público como una niña prodigio, recibiendo un premio de poesía con apenas trece años de edad.

Cuando contaba 16 años, el poeta Andrés Eloy Blanco —asombrado por su dominio del lenguaje— le dedica el poema: “Lamento y gozo del destino lírico”, como premonición de lo que sería su carrera.

En 1939, los Gramcko se mudan a Caracas. Pasaron por varias casas hasta que se establecen en El Paseo Los Rosales.

A partir de 1939 colabora en publicaciones periódicas, entre ellas: El gato líder (Valencia 1939), El Unare (Zaraza 1939) Billiken (Caracas 1940),  Crítica (Caracas 1941), El Nacional (Caracas 1945), Revista Nacional de Cultura, Revista Shell de Venezuela, Cultura Universitaria (todas ellas en Caracas en los años posteriores), y Repertorio Americano (San José de Costa Rica)

Cursa sus estudios secundarios en los institutos Universitario y Alfa. Egresa Licenciada en Filosofía de la Universidad Central de Venezuela en 1968 y llegó a ser profesora de la misma Institución en la cátedra de Literatura, también de la misma asignatura en el Instituto Pedagógico de Caracas y de Filosofía en el Centro de Arte Gráfico.

En 1947 viaja e México junto a su esposo Benavides; en esas noches aztecas escribe La Vara Mágica  y algunos poemas del libro más reconocido Poemas, que le confirieron el reconocimiento absoluto de los poetas de su tiempo.
En 1948 es encargada cultural en la Unión Soviética enviada por el Presidente Rómulo Gallegos.
Toda su obra poética puede estudiarse en dos deltas, el que va de 1942 con Umbral, atravesando  Cámara de cristal en 1943, Contra el desnudo corazón del cielo  en 1944, La vara mágica en 1948 hasta llegar a Poemas en 1952. El otro delta lo inicia con Poemas de una psicótica en 1964,  Salmos en 1968, Los estetas, los mendigos, los héroes en 1970, Sonetos de origen en 1972:

Quisiera preguntarle a estos rumores
que bullen como alivio, como un ruido
de sedoso aldabón sobre las flores,
si siempre yo he de ser como lo he sido,
capaz de rudos rumbos y rigores,
Si siempre, denso, denso y desvalido,
ha de vivir el alma en alcores
donde cada gestar cuesta un gemido
donde siempre mis ímpetus pastores
conducen un rebaño sacudido
por áspero y oceánicos temblores,
si nunca ya en mi ámbito y mi ejido
podré sembrar remansos, ruiseñores,
que un precio de pasión no hayan tenido.5

Quehaceres, conocimientos, compañías en 1973, Salto Ángel en 1985 y finaliza con Treno en 1993.
Con La vara mágica logra la admiración de Don Mariano Picón Salas; en este poemario la autora reflexiona sobre las relaciones entre historias infantiles, y es traducido al francés y al ruso.

Serán cuatro años después cuando publica una joya poética, su poemario Poemas, en los que las reflexiones filosóficas son las protagonistas, construidas sobre hechos históricos y legendarios.

Un largo silencio de ocho años da a la imprenta Poemas de una psicótica, punto inicial del cultivo del soneto y la rima acariciando un barroco de dificultoso seguimiento, este sendero la lleva a través de una serie desde el poemario  Salto Ángel,  también arraigado  a la angustia existencial, a una barroco y una filosofía intencionalmente dispuesta a reconocer el milagro; de allí que la crítica vea en el una impronta metafísica centrada en el Ser y la Nada.

La poesía de Ida Gramcko exige preparación del lector, sensibilidad extrema y amplitud de pensamiento:

“Poesía que surge como de los pantanos del delirio y busca la difícil claridad, pero no a través del conducto de la claridad misma, sino del intrincado crucigrama del caos y de las palabras. Experiencia de la oscuridad en la aventura de la búsqueda de la luz.”
Rafael Arráiz Lucca
Obtiene  el Premio "José Rafael Pocaterra" en Poesía (1961), el Premio Municipal de Poesía (1962), y en 1977  el Premio Nacional de Literatura. El premio de la Asociación Cultural Interamericana", con el libro Umbral (1941); y el premio de Teatro Ateneo de Caracas"; con el libro La rubiera (1956).

El poeta Alfredo Silva Estrada en el prólogo de sus "Obras escogidas" (1988) señala:

"Esta orfebre, esta artesano exuberante, este arquitecto del lenguaje, esta tejedora agilísima trenza y destrenza, entreteje conceptos, pensamientos, sentencias, definiciones primigenias, imágenes, metáforas, símbolos, integrando discursos insólitamente ritmados, construcciones únicas dentro del panorama de nuestra más alta poesía (…) La poesía de Ida Gramcko supone, fiel a su fundamentación conceptual, una violencia sobre la realidad, sobre las apariencias: irrupción abrupta, sacudimiento de lo real, ensanchamiento de mundos".

¿Sabes, nocturno amigo,
a que cosa en verdad llamamos sueño?
Atiende, hermano mío,
sin pena y sin recelo,
Yo, que he soñado, yo que no he dormido,
te pregunto sin voz desde mi lecho:
¿crees que el sueño protege del abismo,
rescata del asalto y del día?
Yo, soñadora inmóvil no he creído
en mi rostro apacible cuando duermo.
Lucho soñando, sórdida, conmigo,
con un pájaro extraño, con el viento,
con un agudo y afilado pico
que me horada las sienes y el cerebro
y dejo sangre en el cojín y heridos
flotan ardiendo, aullando mis cabellos. 2

En los años ochenta se inician los duelos y las ausencias. En 1985 muere su único compañero de vida: Benavides, de un infarto. Su vida continúa entre las clases de Letras y el Taller de Poesía que dicta en el Celarg.

Pero en 1994 recibe el golpe mortal: el 3 de marzo su hermana Elsa Gramcko muere de un infarto. La misma noche del entierro Ida sufre un accidente cerebro-vascular isquémico y diabetes descompensada. Pasa largos meses hospitalizada, y el 2 de mayo fallece.

Déjame suspendida en el espacio,
entre los vientos firmes.
Allí se está como en un gran regazo
maternal y sin límites.
Déjame con los pájaros,
indagan lo invisible.
¡Ah, más allá del cielo se alza un árbol
que sus alas indómitas persiguen!
No lo han visto jamás y, sin embargo,
creen sentir su rumor en los confines.
Rumor de hojas distantes... Pero ¿acaso
no lo vieron, gigante, en el origen
primero de la vida, y en sus cantos
no es la voz de la ausencia lo que aflige?
Deja que suba a lo alto
y que mi canto vibre.
Canto la ausencia de algo,
de una estrella enterrada en nubes grises.
La sombra azul del árbol
se dilata y me ciñe.
Déjame con los pájaros.
Soy una flor delimitada y triste.
Arráncame los pétalos y el tallo
y la fragancia, y líbrame.
3

Extractos seleccionados de los poemas:
  1. Secretos del origen
  2. Arráncame las árida raíces
  3. Atiende aquel que dijo
  4.  
  5. NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG:
  6. recibido directamente de la autora, a la que agradezco y felicito por su tarea de difundir la literatura de su país, la hermosa Venezuela.