martes, 1 de febrero de 2011

¿Cómo Defender a Israel?

por David Harris


Estaba sentado en el auditorio de una universidad británica. Aburrido por el orador, comencé a mirar a mi alrededor. Vi a alguien que me resultó familiar de una encarnación académica anterior. Cuando terminó la sesión me presenté, preguntándome si después de años que se podían contar en décadas, me recordaría.




Dijo que sí, momento en el cual comenté que los años no habían pasado para él. Su respuesta fue: "Pero usted cambió muchísimo".



"¿Le parece?" pregunté con un cierto grado de turbación, sabiendo que, más allá del autoengaño, no es lo mismo tener 60 que 30.




Mirándome a los ojos, proclamó, mientras otros asistentes que estaban cerca, prestaban atención, "Leo lo que usted escribe sobre Israel , y me disgusta. ¿Cómo puede defender a ese país? ¿Qué le pasó al muchacho liberal que conocí hace 30 años?"




Respondí: "Ese muchacho liberal no ha cambiado su punto de vista. Israel es una causa liberal, y estoy orgulloso de hablar a su favor".



Si, estoy orgulloso de hablar a favor de Israel . Un viaje reciente me recordó una vez más el por qué.





Algunas veces, son las cosas aparentemente pequeñas, aquellas que muchos ni siquiera notan, o dan por sentadas, o quizás deliberadamente ignoran por temor a que afecten su mentalidad hermética.





Es la lección de manejo en Jerusalén: la alumna es una mujer musulmana devota que está detrás del volante, y el profesor es un israelí que usa solideo. A juzgar por los informes de los medios sobre los interminables conflictos entre las comunidades, tal escena sería imposible. Sin embargo, era tan rutinaria que nadie excepto yo le echó una mirada al pasar. Es obvio que la misma mujer no se hubiera podido dar el lujo de tomar lecciones de manejo, mucho menos con un profesor judío ortodoxo, si viviera en Arabia Saudita.




Son los dos hombres homosexuales que caminan de la mano por la costanera de Tel Aviv. Nadie los miraba, ni cuestionaba su derecho a exhibir su afecto. Imaginen tratar de repetir la escena en alguno de los países vecinos.




Es la multitud de un viernes en la mezquita de Jaffa . Los musulmanes tienen la libertad de ingresar según les plazca, a orar o reafirmar su fe. La escena se repite en todo Israel . Entretanto, los cristianos en Irak están expuestos a la muerte; los coptos en Egipto enfrentan a diario la marginación; Arabia Saudita prohíbe la exhibición pública del cristianismo; y en gran medida se ha echado a los judíos del Medio Oriente árabe.




Es la estación central de autobuses de Tel Aviv. Allí se encuentra una clínica gratuita para los miles de africanos que han ingresado a Israel , algunos legalmente y otros no. Provienen de Sudán , Eritrea , y otros sitios. Son cristianos, musulmanes, y animistas. Claramente, saben algo que desconocen los detractores de Israel , que despotrican y vociferan sobre un supuesto "racismo". Saben, que si tienen suerte, podrán empezar una nueva vida en Israel . Por eso eluden los países árabes, por temor a la cárcel o las persecuciones. Y mientras el diminuto Israel se pregunta cuántos más de esos refugiados podrá absorber, los profesionales médicos israelíes se ofrecen como voluntarios para esa clínica.




Es “Save a Child's Heart”, otra institución israelí que mayormente no llega a los medios internacionales, si bien merece una nominación al Premio Nobel de la paz. Allí llegan, muchas veces clandestinamente, niños que necesitan tratamientos cardíacos avanzados. Llegan desde Irak, la Margen Izquierda , Gaza , y otros lugares árabes. Reciben tratamiento de primer nivel. Es gratis, y lo brindan médicos y enfermeras que desean afirmar su compromiso con la convivencia. Sin embargo, estos mismos individuos saben que, en muchos casos, no se reconocerá su trabajo. Las familias temen admitir que buscaron ayuda en Israel , incluso cuando gracias a los israelíes a sus hijos la vida les ha hecho un nuevo contrato.




Es la vitalidad del debate israelí sobre casi todo, incluyendo, principalmente, el conflicto permanente con los palestinos. Se dice que el presidente de Estados Unidos Harry Truman se reunió con el presidente de Israel Jaim Weizmann poco después de la creación de Israel en 1948. Comenzaron a analizar quién tenía la tarea más difícil. Truman dijo: "Con todo respeto, yo soy el presidente de 140 millones de personas". Weizmann retrucó: "Es cierto, pero yo soy el presidente de un millón de presidentes".




Ya sea en los partidos políticos, la Knesset , los medios, la sociedad civil, o la gente de la calle, los israelíes son enérgicos, autocríticos, y exhiben una extensa gama de opiniones.




Son los israelíes quienes están planeando la recuperación del Bosque de Carmel, después de que un voraz incendio mató 44 personas y destruyó 8000 acres de naturaleza exquisita. Los israelíes recibieron un territorio árido y yermo y, a pesar de condiciones inconcebiblemente duras, plantaron amorosamente un árbol tras otro, para que Israel pueda actualmente aseverar que es uno de los pocos países con más tierras forestadas de las que tenía un siglo atrás.




Son los israelíes que, con silenciosa determinación y coraje, están decididos a defender su pequeña porción de tierra contra cualquier amenaza concebible - el creciente arsenal de Hamás en Gaza; la peligrosa acumulación de misiles por Hezbollah en el Líbano; los llamamientos de Irán -con aspiraciones nucleares- a un mundo sin Israel; la hospitalidad de Siria a líderes de Hamas y al trasbordo de armas a Hezbollah; y enemigos que desvergonzadamente usan a civiles como escudos humanos. O la campaña global que cuestiona la legitimidad de Israel y su derecho a la autodefensa; la extraña coalición antisionista entre la izquierda radical y los extremistas islámicos; la mayoría numérica automática en la ONU dispuesta a avalar, sin mediar preaviso, incluso las acusaciones más rebuscadas contra Israel; y los miembros de la punditocracia que no pueden -o quieren- comprender los inmensos desafíos estratégicos que enfrenta Israel.




Sí, son los israelíes que, después de enterrar a 21 jóvenes asesinados por terroristas en una discoteca de Tel Aviv, visten el uniforme de las fuerzas armadas israelíes para defender a su país, y proclamar, en la siguiente inspiración, que "Tampoco impedirán que bailemos".

Ese es el país al que me siento orgulloso de defender. No, nunca diría que Israel es perfecto. Tiene sus defectos y flaquezas. Ha cometido errores. Pero, todos los países democráticos, liberales y amantes de la paz que conozco, también los han cometido, si bien son pocos los que han enfrentado a diario, desde su nacimiento, amenazas a su existencia.




Se dice que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Israel es un buen país. Y al mirarlo con detenimiento y desde cerca, y no a través del filtro de la BBC o del Guardian, siempre recuerdo por qué.


fuente: The Huffington Post 27 de diciembre de 2010