lunes, 21 de noviembre de 2011

BUENOS AIRES: La Facultad de Derecho abandona el estudio del Holocausto




Las flamantes autoridades del Departamento de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, rechazaron la continuidad de la enseñanza sobre el Holocausto y el Genocidio. Según el docente a cargo, Fernando Susini, la directora del Departamento, Lucila Larrandart, rechazó los dos cursos del Ciclo Profesional Orientado (C.P.O.) llamadas Sociología del Holocausto” y “Criminología del Genocidio. Del Holocausto a la dictadura militar argentina (1976/1983)”, cuyo objetivo es el estudio del Holocausto, el Genocidio y el Terrorismo de Estado.



La decisión se dio a conocer durante esta semana, cuando de manera informal el mismo Departamento le anunció al grupo de docentes e investigadores responsables de las asignaturas, que se abandonaba el curso sobre la Shoah, el cual se dicta desde hace cuatro años en forma ininterrumpida y con gran aceptación por parte de los estudiantes. A su vez, la medida parece querer extenderse ya que las nuevas autoridades también rechazaron una nueva propuesta para enseñar el delito de Genocidio y los crímenes cometidos por la última dictadura militar, desde el marco teórico de la Criminología y el Derecho Penal.


El argumento de la directora Larrandart por el cual resolvió tomar la medida fue “porque sus contenidos resultan ajenos a la línea establecida por las nuevas autoridades del departamento”. Los profesores encargados de la materias estan indignados con la medida y además explicaron que es incoherente con los avances registrados en los últimos años y con las repercusiones que tuvo la temática ya que la Universidad de Palermo ha incorporado también la temática de la Shoah a la currícula de posgrado.

En una entrevista realizada a Miradas Porteñas durante este año Susini explicó la importancia y la buena recepción de los contenidos en su curso.

-¿Cómo se creó la materia Sociología del Holocausto? ¿Fue difícil lograr la inserción de la materia en la facultad de derecho?

S: No fue difícil. Hace cuatro años que doy esta materia y se ha consolidado en todo sentido. Todos los cuatrimestres se completa el cupo máximo de alumnos y los docentes auxiliares que colaboran conmigo, Guido Olstein y Agustín Ulanovsky, son ex alumnos del curso. Al principio encontré el apoyo fundamental del entonces Decano, Atilio Alterini, y de profesores con trayectoria en la carrera de abogacía y del departamento de posgrado de la Facultad, como Edmundo Hendler, Gregorio Flax y Daniel Rafecas. También del Profesor Ignacio Tedesco, por entonces Secretario del Departamento de Derecho Penal y Criminología, y de Gonzalo Álvarez, por entonces, Secretario Académico de la Facultad de derecho. Todos respaldaron incondicionalmente el proyecto de la materia. Especialmente, debo reconocer la generosidad de Daniel Rafecas, quien puso a mi disposición toda la bibliografía que prolijamente había conseguido organizar para su curso de posgrado “El derecho penal frente al Holocausto”


-¿Qué cree que la materia aporta a los alumnos?


S: Por lo pronto, cuatro puntos (un cuatrimestre) para que un estudiante se transforme en abogado. Y no es poca cosa, porque abandonando la cuestión pragmática de los puntos o créditos que le reporta la materia al alumno, tomados como una sumatoria para la obtención de un título, como si tratara de un campeonato de fútbol, la importancia radica en que durante cuatro meses los alumnos estudian en profundidad la Shoá desde la perspectiva de la sociología del Derecho. Quiero decir que, cuanto menos, los alumnos se llevan el conocimiento histórico de los hechos de la Shoá, el surgimiento y consolidación del nazismo, la debacle de la República de Weimar, la emergencia de los fascismos en Europa, etc. Cuanto más, les queda la reflexión sobre los sistemas penales subterráneos y paralelos, la expansión del poder punitivo en la tensión dialéctica, siempre presente, entre el Estado de Derecho y el Estado de Policía, que todo Estado histórico (real) contiene en su interior; la relación entre la Shoá y otros genocidios o procesos sociales genocidas donde el terrorismo de Estado produjo masacres, con el caso de la dictadura Argentina (1976-1983)


-¿Por qué cree que es importante que se trate esa temática?


S: Porque revisar la imposibilidad de comprensión acabada de la experiencia de la Shoá, con las categorías tradicionales de las disciplinas de la modernidad (historia, filosofía, derecho, sociología) obliga a poner en crisis, a repensar, al menos parte de esas categorías y disciplinas. Por eso, desde el vamos, encaramos un trabajo difícil, lo cual es el dato más importante. La Shoá es un producto de la modernidad y no su contradicción o su agujero negro. Es aparentemente inexplicable/incomprensible, no por el horror del exterminio industrializado, ni por la brutalidad demostrada por los nazis, ni por la participación masiva de personas anónimas de distintas nacionalidades, sino porque se utilizan categorías de análisis (herramientas) inapropiadas. Es como querer estudiar la conformación interna de una célula viva, utilizando binoculares, y persistir obstinadamente en querer hacerlo. Imposible ¿verdad?. Como no podemos comprenderla, la respuesta es negar la Shoá en lugar de negar las categorías tradicionales. El verdadero negacionismo de la Shoá -el que realmente me preocupa- no viene de los neonazis o de ese tipo de gente, sino el de los especialistas y estudiosos bien intencionados que reducen la Shoá a un problema de antisemitismo generalizado producto de la propaganda nazi y de la “locura” (irracionalidad) de un líder autoritario y tiránico. Lamentablemente, todavía la Shoá no ha podido poner en crisis a la modernidad, y este es su/nuestro fracaso mas absoluto.


-¿Qué impacto cree que genera en los estudiantes?


S:De los alumnos recibo respuestas muy positivas, mucho más que cuando doy materias clásicas de la carrera de abogacía. Los estudiantes tienen una noción muy vaga sobre el tema, muchos traen explicaciones prejuiciosas y ciertamente cuasi antisemitas relacionadas a la conformación del Estado de Israel o “con el poder de los judíos” y cosas por el estilo y luego, rápidamente, cambian de opinión.

'MIRADAS PORTEÑAS'- Editora: Charise Yudewitz
6 DE NOVIEMBRE 2011
* EN http://comunasinfo.com.ar/es/salidas/709-derecho-elimina-sociologia-del-holocausto.html