lunes, 28 de marzo de 2011

ITALIA: la artista plástica Nuria Metzli Montoya Salinas expone sus obras desde el 2 de ABRIL a las 18.30 hrs en Hotel Mercure- Olbia Hermaea-ITALY



Sono lieta di invitarvi al vernissage
della mia mostra personale il 2 aprile alle 18,30
con oli, resine e tecnica mista




Nuria Metzli


de una muestra anterior:
Peregrina de desiertos. Manos de penacho y zenzontle. Mientras más lejos de México, más mexicana es. Su plástica no miente: busca, encuentra, vibra, expone. El gran pintor mexicano Manuel Rodríguez Lozano solía decir de los pintores aztecas: "Detrás de nosotros está el caos y la selva, arqueológica o natural".
La reencarnación de Quetzalcóatl (La serpiente emplumada) en la "Mujer Papagayo" estilizada por la pintora nacida en Durango, México y radicada en Italia. La embriaguez de Nuria Metzli Montoya Salinas, se emborracha de identidad mexicana; coherente consigo misma. Allí donde moran los antiguos mexicas, los descendientes de Tezcatlipoca, Moctezuma, Tonantzi. Evoca el bote de alas blancas, embarcación de Quetzalcóatl, en su prometido regreso. Exposiciones colectivas, individuales en México e Italia, su arte transita en el México que vive en ella, le da sus colores, sus texturas, sus rasgos. Nuria camina segura, domina un idioma ajeno; lengua en la que aprendió a amar, a triunfar, sin dejar su sencillez y raíces.

Rodeada de pinceles, mezclas, colores, tramas, Nuria Metzli nunca fue extraña al arte. Nieta de Francisco Montoya de la Cruz, muralista de la ciudad de Durango, México; alumno de Diego Rivera y conocido de José David Alfaro Siqueiros, su abuelo fundó la primera Escuela de Pintura del norte del país.

"En Italia es donde tengo mis contactos más aferrados con el arte contemporáneo. Comienzo a pintar desbordando en el abstracto, el figurativo y el expresionismo, una técnica nacida del íntimo, pura, jamás imaginada ni por mí misma. Imágenes escabrosas, serpientes y culebras raquíticas, en carne viva, sin cabeza, ni cola; sin nociones, ni soluciones; enredos, reborujos, sin un rumbo, ni identificación”

Pasa el tiempo y cuadro a cuadro, después de años, se registra una película que va cambiando iluminación, fotografía y protagonistas. Los personajes, moldean su contorsión por una danza, asoman sus ojos de entre las madejas que se desenredan.

Nuria me platica: "Monique, eres un tipo de mexicana que me gusta tratar. Nosotros tenemos una cultura que va más allá de la sangre caliente, de la fiesta y la picardía. Tenemos la riqueza de nuestro suelo, la grandeza de nuestro pasado, la magnitud y belleza de nuestro paisaje y no somos felices, justo porque lo ignoramos...
…Acá, tristemente somos pocos los mexicanos y pocos los que sobresalen, digamos que no se escucha hablar del México ni de su presencia en Italia. Han hablado de los terremotos devastadores en el mundo y no nos mencionan; han hablado de los volcanes activos en el mundo y no nos mencionan; no hablan de nuestro arte”.

"La “Resurrección de Quetzalcoátl” es la conclusión de una serpiente grande que muta, desde un animal de la selva, pasando por membranas y pieles de varios animales (es inconclusa), termina en el parto. Nace el Dios que todos esperaban, de una serpiente, un ave, con piel bronceada (de bronce) y plumaje verde esmeralda, ha nacido un Dios y ha nacido !!MUJER!!”

Tantos abrazos, Nuria Metzli.
http://concienciapersonal.blogspot.com/2008/02/donna-pappagallo-nuria-metzli.html