lunes, 28 de marzo de 2011

Argentina: Alejandro Borensztein(el hijo del gran Tato Bores): Camión, camión, qué grande sos




Camión, camión,
qué grande sos






PorAlejandro Borensztein





Que los medios periodísticos argentinos hayan logrado convencer a la CIA para que esta, a su vez, convenza a la justicia suiza para que libre un exhorto a la Argentina pidiendo información sobre Moyano, demuestra que la CIA ya no es lo que era .



Sin embargo, cuesta imaginar el diálogo.



“Hola, ¿hablo con la CIA?” (Sí)… “Ah, qué tal viejo, te habla Majul… ¿me hacés una gauchada?” . Raro, ¿no? ¿Cómo sabía la justicia suiza que en Cancillería había un boludo que le iba a dar el ok al exhorto sin alertar a Moyano, a la CGT o a la Presidenta ? ¿En qué circunstancia lo conocieron a Timerman? Sea como fuere, la cuestión es que desde ese
día para acá, el tema es uno solo: Moyano. No es justo.




Dicen que Moyano es medio mafioso.



Yo no lo digo, ¿ok?… lo dicen por ahí, los otros, ellos, los contreras, Ocaña, Lilita (dos locas que no me explico cómo es que andan sueltas… ¡y sin custodia!). Yo, al Compañero Camión lo apoyo por varias razones. En primer lugar, porque me gusta ser original. En segundo lugar porque mi auto n o tiene seguro contra todo riesgo , sólo contra terceros, robo e incendio (si alguno se chiva y se la quiere agarrar con mi auto, preferiría que lo quemen, así recupero la guita). Y la tercera razón es porque no creo que Moyano encarne todos los males nacionales, sólo los representa con más sinceridad que otros . Moyano es un pesado porque la Argentina es un país pesado. ¿Cómo creen que se les puede sacar a los empresarios argentinos, un aumento para los laburantes, si no es con un tipo de 100 kilos (eso es en ayunas, después del almuerzo no baja de 120), que usa como escarbadientes una barra para controlar el aire de los neumáticos ? Si en nuestro país las leyes se cumplieran como corresponde, tendríamos un sindicalismo como corresponde. Pero también tendríamos empresarios como corresponde, policía como corresponde, bancos como corresponde, estadios de futbol como corresponde, trenes como corresponde, una oposición como corresponde y un gobierno como corresponde, entre tantas otras cosas. Pero como no tenemos un estado de derecho en serio, tenemos Moyanos por todos lados . Así estamos y así somos. ¿Qué diferencia hay entre un sindicalista sospechado de adulterar medicamentos y un trucho que adultera la patente de su auto para andar a 150 km/h y evitar la fotomulta ? ¿La cantidad de damnificados? ¿Cómo sabemos cuántas otras turradas hace el dueño de ese mismo auto cuando llega a su laburo? La adulteración de las patentes es un tema emblemático porque en la mayoría de los casos, se trata de Audi, BMW o 4x4 . O sea que, un tipo gasta 50 lucas verdes (mínimo) en un batiauto, y después adultera la patente para ahorrase… ¡¡300 pesos de multa!! Lo puede hacer, simplemente, porque no hay un estado de derecho que lo corra a escobazos . Y es con alguno de estos tipos que, justamente, el Compañero Camión tiene que sentarse a negociar. ¿No es la misma serpiente la que incuba todos estos huevos? No es por defender a mi amigo Moyano, pero desde que dijeron que les van a mandar 10.000 camioneros a los que escriban contra el Compañero Hugo (a otros, a mí no, ¿verdad? Yo escribo lindo, ¿dale?), prometo que en mí sólo van a encontrar muestras de amor y a un incondicional compañero de ruta , literalmente hablando. (Este es un texto simpático, ¿vieron? Bien familiar. En esta página somos valientes, pero no comemos bujías).



Si alguien cree que este problemita del estado de derecho lo tenemos nada más que nosotros, se equivoca. En Guatemala, la Constitución prohíbe que a un presidente lo suceda un pariente (esposa hijo, abuela o lo que sea). Resulta que el Presidente Álvaro Colom ya lleva 8 años en el poder y ahora acordaron que su esposa Sandra, se postule para sucederlo. ¿Saben cómo resolvieron la imposibilidad constitucional? ¡¡Se divorciaron el jueves!! Ella dijo que estaba dispuesta a hacer ese sacrifico por su pueblo. Él, todavía no dijo nada. No se sabe si para no interferir con la continuidad del proyecto de transformación sociopolítico y cultural de esa economía emergente en crecimiento, o para aprovechar, sacarse el bagayo de encima y rajarse con un putón
patrio de 25 años .




Volviendo a los camiones, el problema de fondo es el conflicto entre los que están sentados en la Rosada manejando el gran camión nacional, y los que sienten que todos los camiones les pertenecen y quieren sentarse a manejarlo ellos . Ya avisaron que quieren enchufarle a la Compañera Jefa un vicepresidente. En el gobierno están los que no quieren lío y prefieren enfriar todo hasta octubre y, por otro lado, están los que lo quieren tirar a Moyano a las garras de Oyarbide para que éste se lo coma (linda imagen, ¿no?).



Adhiero a la idea de enfriar la cosa para bajar tensiones. En principio, para tranquilizarnos, aconsejaría que levanten la publicidad del camioncito IVECO de las transmisiones de Fútbol para Todos. Cada 10 minutos, se escucha un bocinazo de camión. Calculando 8 bocinazos por partido y 10 partidos por fecha, son 80 bocinazos por fin de semana. Cada vez que suena, todos miramos por la ventana para ver quién viene . Y muchos miran para ver si el que viene es Moyano.




Pero la verdadera solución es que la Compañera Jefa haga una demostración de viveza y, ya que estamos, de apego al estado de derecho del que todos hablan y nadie cumple. El 14 de agosto hay internas obligatorias a las que, por supuesto, el kirchnerismo no les pensaba dar ni cinco de pelota . De hecho, la oposición tampoco. La Jefa podría presentarse y exigir que otros kirchneristas también lo hagan, bajo la consigna: “El que gana encabeza la fórmula, el segundo va de vice” . Total, ella gana tranquila. Deberían convocar a quien ella quiere de compañero de fórmula (Abal Medina, Uribarri, el que sea) y luego desafiar a Moyano para que participe, obviamente pierda, y listo. Por ahí, habría que agregar a un D’Elía para saque aún menos votos que él, así no se deprime.



Sólo hay que juntar coraje para llamar al Compañero Hugo y decírselo. No es tan difícil. La Compañera Jefa lo tiene que invitar a merendar . Comprarle un buen pan dulce. Ofrecerle un cafecito. Ella debería servirse un té. Beber un sorbito. Secarse los labios con una servilleta. Dejar la servilleta sobre su falda. Mirarlo fijo, hacer la pausa y decirle: “¿Querés la vicepresidencia, papá? Te espero en la interna. Si sos macho” .


fuente: Clarin.,com- 27 de Marzo 2011
El autor es arquitecto y productor de tv