miércoles, 16 de mayo de 2012

VENEZUELA: Conspiracionismo: La técnica nazi de Hugo Chávez


Caricaturas: Algunos presidentes latinoamericanos

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Dos frases de famosos jerarcas nazis parecen ser la única inspiración del comando de campaña chavista en Venezuela.

La primera no es ni original ni la primera vez en ser utilizada: "Una mentira repetida mil veces se transforma en una verdad". La frase atribuída al propagandista nazi Joseph Goebbels habla por sí sola y resulta una herramienta de practicamente todas las alas de la política, sobre todo cuando están en el gobierno.

La segunda y un poco más elaborada, se acerca mucho más a la actualidad de los jerarcas pseudoprogresistas latinoamericanos cercanos a Hugo Chávez y Fidel Castro, y es atribuída a Hermann Göring, fundador de la Gestapo y jefe de la Luftwaffe, que durante una entrevista publicada en el "Diario de Nuremberg" (Gustave Gilbert, 1947) hizo la siguiente declaración:

"El pueblo siempre puede ser arrastrado a los deseos de los líderes. Es fácil. Todo lo que tienes que decirles es que están siendo atacados, denunciar a los pacifistas por falta de patriotismo y poner al país en peligro. Funciona igual para todos los países."

La frase parece ser aplicada sistematicamente por políticos latinoamericanos, que dotados de un fuerte personalismo paternalista, centran los ataques sobre sus propias figuras ("el estado soy yo") ensalsándose como verdaderos próceres defensores de los intereses de la nación.

Conocidas han sido las denuncias de Néstor Kirchner contra sectores invisibles apenas ascendió al poder en 2003 (algo que sin dudas le resultó redituable al momento de partir la torta electoral en dos, en la gran "conmigo o sinmigo") y las reiteraciones que luego efectuó su esposa Cristina de Kirchner para mantener la línea.

A la vez, Rafael Correa en Ecuador tuvo su propio y fallido golpe de estado, parte de un complot con olor a autogolpe. En Bolivia, Evo Morales denunció en varias oportunidades intentos de asesinato en su contra, incluso llegando a perseguir a un grupo de mercenarios internacionales que murieron cuando trataron de apresarlos o bien, que murieron misteriosamente en el penal donde fueron albergados.

En menor escala ha hecho lo mismo Daniel Ortega en Nicaragua, aunque todos responden al mismo patrón de capitalizar para sí mismos la amenaza latente que proponían usar los nazis para gobernar.
Otra base fundante para estas míticas amenazas es la seguidilla de intentos de asesinato que sufrió Fidel Castro aparentemente en manos de la CIA.

Mientras los cubanos cuentan esos intentos de a centenares, USA ha admitido menos de 10, lo que finalmente resulta indistinto, dado que sirven a la premisa izquierdista de sostener que todo líder que se opone al imperio, es potencial candidato a ser asesinado.


Y agarrado de esa premisa, Hugo Chávez sigue haciendo campaña electoral para mantenerse atornillado al sillón presidencial. De hecho, llegí a acusar a USA de su propio cáncer y el de otros presidentes latinoamericanos como Lula da Silva, Fernando Lugo o la mismísima Cristina de Kirchner (que al final resultó ser un bluff).

La reciente y desopilante denuncia que sostenía que el hermano del presidente, Adán Chávez, podía ser asesinado a través de un plan publicado en un crucigrama, tiene el mismo tinte conspiracionista banal que tan bien sabe calar en las masas.

En ese marco, Hugo Chávez, presidente de Venezuela, dijo a fines de marzo que líderes de la oposición planean un complot en su contra para desconocer los resultados de los comicios presidenciales de octubre, ya que están convencidos de que será reelegido para un nuevo mandato de seis años.

"Como ellos saben que están perdiendo, estoy denunciando los planes que ellos están haciendo para tratar de generar violencia, para tratar de desestabilizar al país", dijo el mandatario en un discurso transmitido en cadena de radio y televisión.

"Lo más probable es que ellos no reconozcan nuestro triunfo, y ya están haciendo sus contactos en USA y en otros países, en organismos internacionales" para denunciar un "fraude" en las elecciones del 7 de octubre, comentó.

Así las cosas, Hugo Chávez sigue liderando en las encuestas con una diferencia de 22 puntos sobre su rival de la oposición Henrique Capriles Radonski, mientras sigue gobernando a golpes de efecto señalando fantasmas por todos lados para evitar centrar la atención en temas puntuales que aquejan a Venezuela: inseguridad, inflación, etc.

FUENTE: NOTICIAS 24/COM