martes, 1 de mayo de 2012

1 de Mayo: Agitado Día del Trabajo en el 1er. Mundo




Imagen de una protesta en Grecia.

Occupy Wall Street ha prometido un martes 01/05 de manifestaciones en Nueva York y en todo USA, en una prueba crucial sobre su poder unos 8 meses después de surgir como un movimiento conra la avaricia corporativa y las desigualdades económicas.

El movimiento populista "al 99%", que comenzó como un campamento de 24 horas en el bajo Manhattan en otoño pasado y se extendió por ciudades de todo el país, se sumará a las organizaciones laboristas en las protestas del 01/05.

En todo USA se esperan docenas de acciones, aunque hay algo de escepticismo sobre la concurrencia y sobre si supondrá un resurgir de Occupy. La jornada fue calificada en principio de "huelga general", pero las organizaciones laborales no quisieron rubricar ese lema.
Inspirado por la Primavera Árabe y por el movimiento de los "indignados" en España, los manifestantes de Wall Street atacaron el año pasado las políticas financieras estadounidenses, a las que responsabilizan de la brecha de ingresos entre ricos y pobres - entre el 1% y el 99% de la población, como ellos dicen
.
Pero desde el otoño pasado, cuando decenas de manifestantes establecieron una vigilia en el parque Zucotti de Manhattan y Occupy se jactó de tener US$ 500.000 en el banco, las donaciones se han ido reduciendo hasta un punto en el que Occupy se quedó sin fondos a principios de 2012.

"Tuvimos una pequeña crisis de fondos para comprar comida e imprimir", dijo Christine Crowther, que ocupa el comité financiero de Occupy. Añadió que el problema se había visto aminorado por nuevas donaciones y el dinero de fianzas que les ha sido devuelto.

También hay pruebas de fatiga mediática, dado que las menciones al término "Occupy Wall Street" han caido un 75% este mes frente a 2011.
Chris Hedges, ex periodista y en el pasado seguidor de Occupy Wall Street, dijo que la iniciativa se ha visto plagada de problemas internos a medida que crecía. Añadió que no esperaba que el 01/05 "resucitara el movimiento".

"Si miras de cerca los movimientos, no siguen un tipo de trayectoria recta y hacia adelante. Se tambalean, caen, tienen reveses - algunas veces, se derrumban", dijo. Pero Hedges advirtió contra la idea de dar por acabado Occupy en función del resultado del Primero de Mayo.


La policía

La policía no quiso decir si estaban previstas medidas de seguridad no habituales, pero la comunidad financiera de Nueva York sí se había preparado.



En el edificio de Deutsche Bank en el bajo Manhattan, cuyo atrio fue usado buena parte del invierno como lugar de reunión de Occupy, la planta baja quedó cerrada hoy.

"La gente está defendiendo la idea de que la situación en este país exige acciones desesperadas, acción significativa, que pueden realmente capturar la imaginación del país", dijo Ed Needham, miembro del equipo mediático de Occupy Wall Street.

Pero rechazó la idea de que el 01/05 debería ser una prueba que indique la durabilidad del movimiento.
"Un acto no define lo que es el movimiento", dijo Needham. "Este movimiento está dirigido también por ideales, por el hecho de que estamos en una economía que ya no nos trata de forma justa, que las cartas nos las marca el uno por ciento (de la población)".

En las últimas semanas, pequeños grupos de manifestantes neoyorquinos han acampado en diferentes puntos, entre ellos la calle del mercado de valores de la ciudad.

Pero pese a la floja respuesta a actos recientes, los observadores dicen que Occupy Wall Street ha influido ya en el discurso político, en un año en el que los votantes estadounidenses elegirán presidente en las urnas. Legisladores demócratas y el presidente Barack Obama han adoptado algo del lenguaje de Occupy Wall Street.

Mitt Romney, que se perfila como candidato presidencial republicano, ha criticado lo que dice es el mensaje de división y envidia de Occupy.
"Creo que han tenido un enorme impacto en la forma en la que el Partido Demócrata ha llegado a reconocer el desafío que supone la reforma fiscal", dijo Mitchell Moss, profesor de política urbana de la Universidad de Nueva York.

Europa


Los sindicatos en Grecia, España, Portugal y Francia pretenden utilizar las marchas tradicionales para expresar su profundo malestar por los planes de austeridad que recorren la zona euro, destinados a recortar las finanzas públicas pero criticados por llevar a los países a una recesión más profunda.

Los dos mayores sindicatos del sector público y privado de Grecia GSEE y ADEDY marcharon en la capital Atenas para conmemorar la fiesta nacional, mientras que el grupo PAME de afiliación comunista también celebraba otra marcha aparte.

Grecia votará el domingo en unas elecciones parlamentarias que amenazan con descarrillar un rescate internacional para mantener al país a flote mediante un castigo a los partidos que apoyaron a el plan de austeridad.

"Nuestro mensaje será más fuerte el domingo (próximo, día de elecciones)", dijo Maria Drakaki, de 45 años, un trabajadora del sector público durante 22 años cuyo salario se ha reducido a 780 euros al mes. Muchos salarios públicos se han recortado una media de un 25 por ciento.

"No hay forma de que el domingo yo vote por uno de los dos grandes partidos".

Se espera que los dos principales partidos del país, el socialista PASOK y el conservador Nueva Democracia, a duras penas consigan apoyo suficiente para renovar su plan de rescate a favor de la coalición, que los analistas ven como la única opción viable para llevar a cabo las reformas que necesita Grecia para seguir en la euro zona.

En Francia, el presidente Nicolas Sarkozy competirá con los sindicatos para atraer el mayor número de público el 01/05, esperando acaparar la máxima atención mediática en su marcha anual por las calles de París antes de la 2da. vuelta de las elecciones presidenciales.

El socialista François Hollande, quien no participará en las actividades del Día el Trabajo, parece encaminarse a una victoria frente a Sarkozy, que ha estado en el poder durante toda la crisis de deuda de la zona euro.

En Grecia, la policía se preparaba para la violencia que ha marcado muchas manifestaciones, aunque en Atenas no se han vivido grandes enfrentamientos desde que se aprobó la impopular ley de austeridad en febrero.

En la capital Atenas, ómnibus y trenes se pararon por una huelga en el transporte de 24 horas, mientras que los pescadores realizaron un paro parcial de cuatro horas.

Cambio

Las manifestaciones y huelgas se desarrollan en un contexto de creciente frustración hacia las medidas de austeridad que los miembros del norte de la eurozona, más conservadores fiscalmente, dicen que son necesarias para reducir los déficits públicos a los límites de la UE y poner fin a la crisis de deuda.

En Portugal, los dos sindicatos mayoritarios esperan que decenas de miles de trabajadores se unan a las manifestaciones en la capital Lisboa y otras grandes ciudades del país.

El sindicato CGTP, con 700.000 miembros, que se negó a firmar un pacto sobre las reformas laborales exigidas en el paquete de rescate de 78.000 millones aprobado por la UE y el FMI a principios de año, celebrará su marcha bajo el lema: "Contra la explotación y el empobrecimiento, por una política de cambio".

El sindicato UGT, que había firmado el pacto con el Gobierno portugués, sacó a sus seguidores a las calles para exigir "Crecimiento y Empleos, y Justicia Social".

Portugal está llevando a cabo duras medidas de austeridad, que han profundizado su recesión y ha impulsado el desempleo a su máximo nivel con aproximadamente un 15%.

Los sindicatos españoles también han convocado a sus filas contra las reformas del mercado laboral.

En Grecia, las reiteradas rondas de recortes han reducido los salarios y pensiones y han profundizado una recesión que está ahora en su quinto año.

Los salarios del sector privado perdieron una cuarta parte el año pasado, mientras que el paro ha alcanzado un récord del 21 por ciento. Un joven de cada dos no tiene trabajo en Grecia.

Un resultado electoral no concluyente podría frustrar las políticas de reformas y austeridad que Atenas ha aceptado implementar a cambio de un rescate de € 130.000 millones ara salvar al país de la bancarrota.
Los prestamistas de Grecia han dicho que si el país no cumple con las reformas comprometidas en la ayuda, podría verse obligado a abandonar el euro.

La mayoría de los griegos quieren mantener la moneda única a pesar de las medidas de austeridad.

España


Los sindicatos españoles han respondido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien el domingo 29/04 anuncio más recortes "hasta el fin de la legislatura", con una advertencia: las movilizaciones contra la reforma laboral no pararán.

"El 29 no es el final, no es el final el 01/05, saldremos a las calles para que les moleste, para que esto cambie", ha asegurado el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, tras la marcha del 01/05 en Madrid, después de que su homólogo de Unión General de los Trabajadores, Cándido Méndez, denunciara una reforma que "lleva a las condiciones laborales de China".

Las políticas de recortes del Gobierno han revitalizado las protestas de los sindicatos en este 01/05 celebrado en una situación muy complicada. Desde que Mariano Rajoy está en La Moncloa, la relación del Gobierno con UGT y CC.OO. ha cambiado y hoy, además de rechazar la reforma laboral, las centrales están reivindicando también el derecho a manifestarse contra "la ley del silencio" que, aseguran, quiere imponer el Ejecutivo.

Tanto José Luis Rodríguez Zapatero como José María Aznar, llevaron adelante reformas laborales sin acuerdo con los agentes sociales, pero estos al menos conocían su contenido antes de que se aprobara.
Por esta razón, los sindicatos creen que había "motivos más que suficientes para manifestarse este 01/05". Lo ha afirmado Ignacio Fernández Toxo, líder de CC.OO., en la cabecera de la manifestación de Madrid, antes de apuntar que es muy probable que se superen los 6 millones de desempleados.

Méndez, secretario general de UGT, dijo acerca del descrédito de los sindicatos: "Se descalifica a las organizaciones sindicales pero el objetivo es el deterioro de los derechos laborales".

"Rajoy quiere imponer el mandato de la señora Thatcher" y "demoler los servicios públicos", agregó el líder de UGT en una marcha con alrededor de 100.000 manifestantes, según cálculos de los sindicatos, al igual que en Barcelona.

la convocatoria de Madrid también han acudido la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, el responsable de la Fundación Ideas y exministro de Trabajo, Jesús Caldera, y el también extitular de ese Departamento Valeriano Gómez.

En más de una ocasión, Méndez ha contado con amargura cómo el 10/02 apenas conoció por teléfono unos detalles del decreto que iba a aprobar el Consejo de Ministros la misma mañana.

3 días después, él y el secretario general de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, se reunieron con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, quien les dijo que en la reforma laboral solo habría cambios técnicos. No se han vuelto a ver hasta semanas después de la huelga general. También por esta razón Cayo Lara, coordinador de Izquierda Unida, ha solicitado nal" entre los sindicatos, partidos políticos y fuerzas sociales para luchar contra el paro y fijar una política de "empleo real" como "única" hoja de ruta del futuro.


fuente: NOTICIAS/ 24.COM