lunes, 18 de julio de 2011

BUENOS AIRES: A 17 años, nuevo reclamo de justicia por la AMIA, con la presidente de Argentina


A las 9.53, momento exacto del atentado, comenzó el acto central por el aniversario del ataque contra la mutual judía. Bajo una intensa lluvia, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y parte de su gabinete participaron de la conmemoración. El titular de la AMIA, Guillermo Borger, criticó que no hayan nuevos avances en la causa judicial. Sergio Burstein apuntó a Mauricio Macri por la designación al frente de la Policía Metropolitana del Fino Palacios -involucrado en la causa por encubrimiento- y por las escuchas ilegales en su contra.


La Presidenta ocupó el palco principal, sobre la calle Pasteur, junto al canciller Héctor Timerman, y el titular de la entidad, Guillermo Borger. El acto fue organizado por Familiares y Amigos de las Víctimas de la AMIA, bajo el lema "Tu presencia en el acto es un atentado al olvido". A las 9.53, como es habitual, se escuchó la sirena que marca el momento en que explotó la bomba en la puerta de la mutual, en 1994.

Luego comenzaron los discursos. Borger fue el primero en hablar y consideró una "provocación" y una "incoherencia" la reciente visita a Bolivia del ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, acusado de ser el autor intelectual del ataque terrorista. Además, aunque sin nombrarlo, el titular de la AMIA cuestionó al dirigente Luis D'Elía, por afirmar "con vergonzosa ignorancia" que el atentado cometido contra la mutual judía fue perpetrado por "Israel y sus servicios secretos", y advirtió que su postura "nos irrita como ciudadanos".

Borger expresó que a más de dos años del fallo de la Corte Suprema de Justicia, que promovió un nuevo juicio contra los responsables de la denominada conexión local, no hubo todavía "un solo nuevo imputado, ni pistas ni pruebas". En el cierre de su discurso, se dirigió a la Presidenta y le manifestó que "agradecemos su presencia pero no es suficiente, necesitamos justicia de inmediato".

A su turno, el juez federal Daniel Rafecas consideró al atentado cometido contra la AMIA "un crimen de lesa humanidad", al que emparentó con el Holocausto perpetrado con los nazis en la Segunda Guerra Mundial y la represión en la última dictadura argentina. El magistrado, además, aseguró que el ataque terrorista se trató de un atentado "contra toda la sociedad argentina", aunque destacó que "los perpetradores buscaban el objetivo de atacar a la comunidad judía".

Rafecas instó a "procurar verdad y justicia, no importa el tiempo que insuma", y reclamó "remover todos los obstáculos para llegar a ese cometido, jurídicos, nacionales e internacionales"

Sergio Burstein, referente de la asociación Familiares de las Víctimas del Atentado a la AMIA, se encargó de cerrar el acto. Calificó de "verdadero disparate" y "vergüenza" que el ex presidente Carlos Menem "conserve su cargo" en el Senado y "pueda ser reelecto". "Menem ordenó encubrir el atentado a la AMIA y por ello está procesado" y "debería tener una banca, pero en la cárcel", manifestó el dirigente.

Apuntó también al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por "no tener respeto por los muertos por la AMIA" y acusó a Sergio Bergman, rabino y candidato a legislador del PRO, de amenazar a los familiares de las víctimas "haciéndonos saber que tiene la lista de nuestros nombres". "Nos hizo sentir como en la terrible época del gobierno militar y las listas negras", sostuvo Burstein en su discurso. Además, criticó "la bajeza del oscuro y amoral seudo periodista" José 'Pepe' Eliaschev por haber asegurado que existe un supuesto convenio de impunidad sobre el atentado a la mutual judía entre Argentina e Irán.

Burstein también se refirió al ex Secretario de Tierras y Habitat Social, Luis D'Elia, a quien acusó de "representar el terror" de Irán. Manifestó que D'Elia "entrevista y defiende prófugos de la justicia" como Moshen Rabanni, ex agregado cultural iraní acusado del atentado a la AMIA, y "se relame en sus mentiras, para luego pretender una banca en el Congreso, utilizando métodos que rayan lo extorsivo, con el único propósito de saciar sus mezquinos intereses".

Por último, el dirigente de Familiares de las Víctimas del Atentado a la AMIA, aseguró que "da asco tanta hipocresía" de Irán por ofrecer, sin precisiones, colaboración en la causa, y acusó al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, de ser "el nuevo Hitler".


fuente: www.pagina12.com.ar