domingo, 18 de julio de 2010

AMIA: críticas al Gobierno y a Macri, a los 16 años del terrible ataque terrorista al edificio de la Comunidad Israelita de Buenos Aires

Jaime Rosemberg
LA NACION

Con la presencia del ex presidente Néstor Kirchner y el vicepresidente Julio Cobos frente al renovado edificio de la calle Pasteur, la comunidad judía conmemoró ayer un nuevo aniversario del ataque terrorista que en julio de 1994 destruyó la sede de la AMIA y se cobró la vida de 85 personas.

Las presencias de Kirchner y Cobos, sumadas a la asistencia de tres ministros del gabinete macrista, dotaron de contenido político a la siempre emotiva conmemoración del brutal atentado, cuya investigación judicial permanece estancada, sin condenados ni detenidos por la denominada conexión local que posibilitó el ataque.

De los tres discursos escuchados, a pesar del intenso frío por unas 5000 personas, surgieron condenas unánimes hacia Irán y el terrorismo internacional, pero también pedidos al Gobierno para que "redoble sus esfuerzos en el plano internacional", para obtener respuesta de Teherán a los requerimientos de Interpol y la justicia argentina.

Otro que no la pasó bien, aun en ausencia, fue el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, acusado por un familiar de las víctimas de haber "inventado causas en la Justicia para escuchar ilegalmente a los opositores" de la designación de Jorge Palacios al frente de la Policía Metropolitana.

El acto comenzó puntual, a las 9.53, con el sonar de la sirena, el minuto de silencio y la mención de cada uno de los fallecidos en el atentado. En la multitud, detrás del espacio designado para dirigentes nacionales y comunitarios, sobresalían carteles con las imágenes de las 85 víctimas.

El titular de la AMIA, Guillermo Borger, apuntó a la "responsabilidad del aparato estatal iraní, probada por el fiscal [Alberto] Nisman", a cargo de la investigación. Borger calificó de "valiente" a la presidenta Cristina Kirchner por su condena a Irán en los foros internacionales, aunque le pidió al Gobierno que "redoble sus esfuerzos" para que Teherán colabore con la pesquisa y permita que los ex funcionarios iraníes acusados por Interpol por su conexión con el ataque "sean sometidos a la Justicia con sus derechos garantizados". En el mismo sentido, el titular de la AMIA afirmó: "Vimos algunas luces de esperanza, pero muchísimo queda por hacer".

El segundo orador de la mañana fue el juez español Baltasar Garzón. Recordó 1994 como "el año marcado por el inicio de la impunidad" y al atentado perpetrado "por un terror sin sentido, un fanatismo anacrónico que desprecia la vida". Y añadió: "Ese día, todos morimos un poco".

Garzón, actualmente suspendido en sus funciones de juez, calificó la investigación judicial de "los primeros diez años que siguieron al atentado" como una muestra de "tremenda incompetencia". Dejó a salvo al kirchnerismo y elogió a la Presidenta, al afirmar: "Está dando una lección al mundo sobre cómo enfrentar el pasado". Elogió también a Nisman, con quien desayunó en la mañana de ayer.

La última oradora, y quizá la más emotiva, fue Marina Degtiar, hermana de Cristian, fallecido en el ataque. Degtiar usó buena parte del discurso en aclarar que no quería "hacer política" y que la agrupación familiares y víctimas [que también integra Sergio Burstein] "no está ni con la letra K ni con la antiletra". Enfatizó: "Nos manejamos con la verdad". De todos modos, criticó sin nombrarlo al ex presidente Carlos Menem "que tiene jubilación de privilegio, juega al golf y se postula a cargos sin dar cuentas a la Justicia". Fustigó al venezolano Hugo Chávez, aliado del Gobierno, "por darle la espalda a la comunidad judía y estar con un Estado que sembró la muerte".

Pero el dardo más duro estaba reservado a Macri. "Nos inventaron causas para escucharnos ilegalmente. Fue el costo que pagamos por reclamar [a Macri] la destitución de quien estaba a cargo de la Policía Metropolitana, involucrado en el encubrimiento", acusó. La miraban, en silencio, los ministros macristas Esteban Bullrich (Educación) y Hernán Lombardi (Turismo).

Fue el final de otro aniversario, el número 16, sin justicia ni castigo a los autores del ataque.

FUENTE: la nacion.com

11-07-10
A 16 años del atentado a la AMIA,

la investigación judicial volverá a
comenzar casi desde cero


A 16 años del atentado a la AMIA la investigación judicial por ese ataque se apresta a recomenzar casi de cero, basada en la orden de la Corte Suprema de Justicia de volver a enjuciar al último poseedor conocido de la camioneta Trafic usada como cochebomba, en tanto se encaminan al juicio oral ex altos funcionarios de gobierno e investigadores procesados por delitos cometidos durante la instrucción de la causa.

Mientras tanto, avanzan los preparativos para el acto de conmemoración que se realizará el viernes 16 de julio en Pasteur al 600 con la presencia como orador del juez español Baltazar Garzón -especialmente invitado- y donde también hablará la hermana de un fallecido en el ataque, Mariana Degtiar.

El juez del caso, Rodolfo Canicoba Corral, trabaja en una resolución que interpretará y delimitará las medidas de prueba a ordenar tras el fallo del máximo tribunal del país emitido el año pasado que reactivó la causa , a instancias de la AMIA que apeló las absoluciones masivas dictadas en un juicio oral, adelantaron a Télam fuentes judiciales.

Además, el magistrado tiene pendientes de resolución pedidos para ordenar la detención del ex acusado del atentado, ex reducidor de autos y actual abogado Carlos Telleldín luego que la Corte dejó en pie la pesquisa hecha sobre su persona hasta el 10 de julio de 1994, cuando entregó la camioneta que ocho días más tarde estalló en Pasteur 633, según la investigación.

También debe resolver planteos referidos a la situación de los ex policías bonaerenses Juan José Ribelli, Irineo Leal, Raúl Ibarra y Mario Bareiro, ex detenidos por el atentado y absueltos en un juicio oral, sobre quienes la Corte ordeno reactivar la pesquisa referida a delitos comnues pero graves, como secuestros extorsivos y privación ilegal de la libertad, cometidos antes del ataque terrorista en perjuicio de Telleldín y algunos de sus allegados.

El fiscal federal Alberto Nisman pidió a Canicoba que vuelva a detener a Telleldín, quien ya presentó planteos de eximición de prisión y que se envíe a juicio a los ex policías por delitos conexos al ataque.

Por otra parte, y a 16 años de la voladura que causó 85 muertos y centenares de heridos, el juez federal Ariel Lijo enviará a juicio oral después de la feria judicial de invierno y antes de fin de año al ex titular de la SIDE Hugo Anzorreguy, al ex juez federal Juan José Galeano, al ex titular de la DAIA Rubén Beraja y a los ex fiscales del caso Eamon Mullen y José Barbaccia en la causa por el pago ilegal de 400 mil dólares a Telleldín para que declarase contra los ex policías bonaerenses y los involucrase en la trama del atentado.

Todos, Telleldín incluído, están procesados por "peculado" un delito que prevé penas de hasta diez años de prisión y Lijo acaba de rechazar por "inadmisibles" planteos que se oponían al envío a juicio del caso.

En la causa por "encubrimiento" de la llamada pista siria, en la que están procesados el ex presidente Carlos Menem y su hermano Munir además de Anzorreguy y el detenido por espionaje ilegal telefónico ex comisario Jorge Palacios, Lijo recibió un pedido del ex titular de la SIDE en el menemismo para ser relevado de la obligación de guardar secreto de estado y volver a prestar declaración indagatoria.

El planteo ya fue cursado al Gobierno Nacional que tendrá la palabra final y en caso de accederse al pedido, Anzorreguy vovlerá a declarar en la causa , que según cálculos judiciales comenzará el proceso para ser enviada a juicio recién a principios del 2011.

El año pasado la Corte Suprema revocó la absolución de Telleldín por el atentado y declaró válida la investigación hecha por el entonces juez Galeano hasta octubre de 1995, cuando comenzó a tramitarse el pago ilegal al detenido para que dijera que los policías bonaerenses se habían llevado de su casa la camioneta luego convertida luego en cochebomba.

http://www.infobae.com/general/525726-100897-0-A-16-anos-del-atentado-la-AMIA-la-investigacion-judicial-volvera-comenzar-casi-cero






EN 2006 SE PUBLICO LO SIGUIENTE:

Acusan a Irán por el ataque a la AMIA 12 años
del atentado: presentación de los fiscales que
investigan el caso.
Pidieron la captura de un ex presidente de ese

país, de dos ex ministros y de cuatro otros ex
altos funcionarios y diplomáticos

Por Hernán Cappiello
De la Redacción de LA NACION

OCTUBRE 2006



Al responsabilizar directamente al gobierno de Irán por el atentado terrorista que demolió la sede de la AMIA hace 12 años, los fiscales que investigan el ataque pidieron ayer la captura internacional de ocho ex funcionarios iraníes, entre ellos un ex presidente de ese país, dos ex ministros, integrantes del Hezbollah, y dos ex diplomáticos que estuvieron destinados en la embajada argentina.

"El ataque fue ejecutado por la organización terrorista libanesa Hezbollah, a instancias de las máximas autoridades del entonces gobierno de la República de Irán", dijeron los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos, que tienen la investigación.

Ahora, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral debe analizar las pruebas en que se basa este pedido y si las considera suficientes hacer lugar a la medida para que en caso de ser detenidos en algún lugar del mundo puedan ser extraditados a la Argentina.

Los acusados por los fiscales son el ex presidente de Irán entre 1989 y 1997 Alí Akbar Hashemi Rafsanjani; el ex ministro de Información y seguridad hasta 1997, Alí Fallahjan; el ex ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Velayati; el ex comandante de la Guardia Revolucionaria Mohsen Rezai; el jefe del Servicio de Seguridad Exterior del Hezbollah Imad Fayez Moughnieh (también buscado por Estados Unidos por el ataque a la embajada de Israel); el ex consejero cultural de la embajada iraní en Buenos Aires, Mohsen Rabbani, el ex tercer secretario de la embajada Ahmad Reza Asghari y el ex comandante de las fuerzas QUDS iraníes Ahmad Vahidi.

Los acusados actualmente ocupan cargos menores en el gobierno y no tienen inmunidad, dijeron a LA NACION fuentes judiciales.

Los fiscales señalaron que, por diversos testimonios, establecieron que el motivo por el cual se produjo el ataque en nuestro país fue la suspensión unilateral por parte del gobierno argentino del programa de transferencia de tecnología nuclear, que Irán consideraba clave.

Además, reafirmaron que la camioneta Trafic cargada de explosivos que se estrelló contra el edificio de Pasteur 633 y provocó la muerte de 85 personas, estaba conducida por Ibrahim Huseim Berro, integrante de Hezbollah.

Para acusar a los máximos responsables del gobierno iraní, los fiscales consideraron probado, sobre la base de testimonios, que el atentado contra la AMIA fue decidido el 14 de agosto de 1993 en una reunión realizada en la ciudad iraní de Mashad, de la que participaron los acusados.


Nota Defesa@ Net

18 Julho 1994 - Buenos Aires - Argentina

A ação terrorista na AMIA, em 18 Julho 1994, é considerada a maior ação terrorista na América Latina. A explosão reduziu os sete andares do prédio a escombros junto com outros nas cercanias.
Morreram 85 pessoas, muitos judeus. Mais de 300 pessoas foram feridas. O atentado ocoreu dois anos após ao ataque na Embaixada de Israel, 1992, em Buenos Aires, que matou 29 pessoas.

O explosivo usado foi nitrato de amônia.

En rigor, el ex juez federal Juan José Galeano, antes de que lo apartaran de la causa y de que lo destituyeran, había pedido el 5 de marzo de 2003 la captura de 12 iraníes y de un libanés sospechados por el atentado. Entre ellos se encontraban cuatro que están en la lista actual. Fue el corolario de un informe de la SIDE, realizado durante la gestión de Miguel Angel Toma, que recogió las informaciones propias y de los servicios de inteligencia norteamericanos, israelíes y de países europeos. Galeano se había cuidado de no acusar a Irán y en cambio había hablado de elementos radicalizados iraníes.

Entre los buscados estaba el ex embajador iraní en Buenos Aires Hadi Soleimanpour, que fue detenido en Londres, pero liberado por Gran Bretaña ante la orfandad de pruebas que aportó entonces la Argentina en contra de él.

Tras el juicio oral y público que terminó con la absolución de Carlos Telleldín y los ex policías bonaerenses acusados de integrar la conexión local, esos pedidos de detención fueron dados de baja por Interpol al entender que fueron firmados por un juez cuya actuación fue calificada de irregular.

Por eso la Unidad Fiscal AMIA revisó toda la causa, descartó pistas inconducentes, retomó otras dejadas de lado en un principio, reunió nuevos testimonios, realizó entrecruzamientos de llamadas realizadas hace 15 años y llegó a nuevas conclusiones.

Por ejemplo, se estableció que Rabani, al regresar al país luego de participar de la reunión de agosto de 1993 donde se decidió el ataque, abrió una cuenta en el Deutsche Bank, donde recibió entre marzo y abril de 1994 transferencias de 150.000 dólares, totalmente inusuales en sus movimientos. Este dato, sumado a la foto de la SIDE donde se lo ve buscando camionetas por Warnes, suman indicios en su contra.

Los cruces telefónicos permitieron establecer que desde el celular de Rabbani se hizo una llamada hacia una mezquita realizada desde un lugar cercano a la playa de estacionamiento donde estuvo la Trafic hasta que fue conducida hacia su objetivo.

Una hora después, desde un locutorio cercano se llamó a un celular de Foz do Iguazú, que pertenece a quien coordinó la operación desde la Triple Frontera. Establecieron que el grupo operativo, comandado por Mougnhieh, llegó al país el 1° de julio de 1994 y salió por Aeroparque a las 7.15 del 18 de julio, horas antes del atentado. Esto se estableció por las comunicaciones telefónicas realizadas al celular de la Triple Frontera, las que cesaron el mismo día en que ocurrió el ataque. También se detectaron otras llamadas desde los mismos locutorios a un número que la SIDE identifica como una base del Hezbollah en el Líbano.

Canicoba Corral

El juez Rodolfo Canicoba Corral ya comenzó a analizar el dictamen de la fiscalía sobre el ataque contra la AMIA. "Se dispondrán las medidas que tengan respaldo, que se ajusten a derecho. Hay que leer el dictamen completo y estudiar cada una de las referencias, de la prueba citada, hacer todo este trabajo y después resolver si se ordenan las capturas. Si todo está bien, ordenaré lo que la fiscalía pide", dijo el juez a la agencia DyN.
http://www.defesanet.com.br/zz/terror_amia.htm




18 DE JULIO - Jornada de reflexión

por el atentado a la AMIA

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) es una comunidad judía con sede en Buenos Aires, cuya misión es la promoción del bienestar y el desarrollo de la vida judía en Argentina y asegurar la continuidad de los valores judíos. Para alcanzar esas metas, promueve actividades de educación formal e informal, de recreación y de divulgación cultural.



La mutual fue fundada en 1894. En 1945, se inauguró su sede en la calle Pasteur 633, donde funcionaban un teatro, un salón de conferencias, un departamento de Acción Social, otro de Cultura y Juventud, un seminario de Maestros, un archivo sobre temas del judaísmo en la Argentina, una biblioteca y un museo. Además, contaba con otros departamentos y secciones de una asociación de ayuda, asistencia y promoción de las actividades de la comunidad judía en Argentina.

El 18 de julio de 1994, poco antes de las diez de la mañana, una camioneta cargada con explosivos se estrelló contra la sede de la AMIA en la calle Pasteur. Murieron 86 personas, más de doscientas resultaron heridas y el edificio resultó completamente destruido.

La Ley N° 193 del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sancionada el 3 de junio de 1999, estableció al 18 de julio como jornada de recordación del brutal atentado contra la AMIA. Estableció además que, al inicio de cada jornada escolar de ese día, deberá leerse un texto en homenaje a las víctimas que repudia el atentado como uno perpetrado contra toda la sociedad argentina y apela a la promoción de la solidaridad y la convivencia pacífica entre todos los seres humanos.

El 18 de julio de 1994 una

bomba explotó en la sede de la
A.M.I.A. (Asociación Mutual
Israelita Argentina), en el
corazón de nuestra ciudad.
Como consecuencia de este
feroz atentado 86 personas
murieron y más de 300
resultaron heridas.



Esta cifra impactante crece aún más si consideramos a las personas que en esta tragedia se quedaron sin su mamá, sin su papá, sin un hermano, sin un hijo. Tomemos conciencia de que sus vidas cambiaron para siempre.

El ataque estaba dirigido a la comunidad judía, pero atentaron contra toda la sociedad argentina. En la explosión murieron niños y adultos, trabajadores, vecinos y peatones Nuestra ciudad y nuestro país se encuentran desde entonces conmocionados por esta tragedia y entristecidos por la falta de justicia.

Ese lunes había sido hasta entonces un día muy normal Computadoras que se encendían, puertas que se abrían, gente que buscaba trabajo, gente que pasaba por el lugar, mientras alguna radio comentaba la final del mundial de fútbol. Nada distinguía esa mañana de las demás.

Eran las 9:53 cuando una bomba destruyó la A M I A

El mundo se detuvo. La vida se detuvo. Una escena de horror sembrada de muertos y heridos. Escombros que sepultaron cuerpos, sueños y esperanzas. Caminantes que detuvieron su marcha para siempre.

Las personas no nacen repetidas; por eso, aquellos que fueron asesinados el 18 de julio de 1994 dejaron un enorme vacío en los corazones de sus familiares y de todas las personas sensibles y solidarias.

Los terroristas que colocan bombas no piden documentos de identidad para matar, no les interesa edades, ni tan siquiera credos. Sólo necesitan cantidades: el mayor número posible de vidas segadas. Su objetivo es sembrar terror, para dañar las reglas de convivencia democráticas y pluralistas que se afianzaron trabajosamente en la sociedad argentina. Por eso, no debemos olvidar la barbarie desatada en el atentado. La memoria es el espejo en donde miramos a los ausentes, pero también es el resorte que nos vincula al pasado y nos permite construir el futuro con sabiduría. La memoria, como las plantas, requiere riego continuo; gota tras gota, dia tras día, año tras año. Hagamos que se mantenga firme y fresca.

Condenamos los actos terroristas en nombre del respeto a la vida. Queremos que se esclarezca lo sucedido para llegar a la verdad; es necesario exigir que se haga justicia, que la violencia atroz e indiscriminada no vuelva a repetirse. Que los sobrevivientes, los familiares y la sociedad argentina en su conjunto puedan superar lo sucedido.

Queremos vivir sin miedo y en paz. Apelamos a todos los hombres y mujeres para que en cada acción promuevan la solidaridad y la convivencia entre los seres humanos.

"Ama a tu prójimo como a ti mismo..." (Levítico 19, 18)
"Justicia, Justicia perseguirás para que vivas...'' (Deuteronomio 16. 20)


http://educared.org.ar/biblioteca/calendario/fechas/07/07_18.ASP

VICTIMAS DEL ATENTADO

TERRORISTA:

SILVANA ALGUEA DE RODRIGUEZ Argentina, 28 años. Asistente Social. Trabajaba en el Servicio Social de la AMIA.


JORGE ANTUNEZ Argentino, 18 años. Trabajaba como mozo en un bar de Tucumán y Corrientes.

MOISES GABRIEL ARAZI Argentino, 22 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

CARLOS AVENDAÑO BOBADILLA Chileno, 61 años. Electricista. Trabajaba en Maestranza de la AMIA.

YANINA AVERBUCH Argentina, 20 años. Estudiante. Trabajaba en el Servicio Social de la AMIA.

NAUM BAND Argentina, 55 años. Trabajaba en el sector Vigilancia de la AMIA.

SEBASTIAN BARREIRO Argentino, 5 años. Pasaba por la puerta de la AMIA, de la mano de su mamá.

DAVID BARRIGA Boliviano, 28 años. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

HUGO NORBERTO BASIGLIO Argentino, 47 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

REBECA VIOLETA BEHAR DE JURIN Argentina, 58 años. Ama de casa, obstetra. Vecina de la calle Pasteur, pasaba por la puerta de la AMIA.

DORA BELGOROSKY Argentina, 54 años. Trabajaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

FAVIO ENRIQUE BERMUDEZ Argentino, 26 años. Trabajaba en la imprenta Chyiesa y Galarraga, frente a la AMIA.

ROMINA AMBAR LUJAN BOLAND Argentina, 19 años. Empleada y estudiante. Pasaba por la puerta de la AMIA camino a la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

EMILIANO GASTON BRIKMAN Argentino, 20 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de trabajo de la AMIA.

GABRIEL BUTTINI Argentino, 36 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

VIVIANA ADELA CASABE Argentina, 24 años. Diseñadora gráfica. Integraba el personal de la DAIA.

PAOLA SARA CZYZEWSKI Argentina, 21 años. Estudiante de abogacía. Estaba circunstancialmente en le edificio de la AMIA.

JACOBO CHEMAUEL Argentino, 56 años. Trabajaba en el Sector Maestranza de la AMIA.

CRISTIAN ADRIAN DEGTIAR Argentino, 21 años. Estudiante de Abogacía. Integraba el personal de la DAIA.

DIEGO DE PIRRO Argentino, 23 años. Estudiante, empleado en la DGI. Vecino de la calle Pasteur, frente a la AMIA.

RAMON NORBERTO DIAZ Argentino, 53 años. Encargado del edificio que se encuentra frente a la AMIA.

NORBERTO ARIEL DUBIN Argentino, 33 años. Subjefe del Sector sepelios de la AMIA.

FAIWEL DYJAMENT Polaco, argentino naturalizado, 73 años.
Empleado. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

AIDA MONICA FELDMAN DE GOLDFEDER Argentina, 39 años. Se desconocen otros datos y las circunstancias por las que se hallaba en las inmediaciones de la AMIA.

ALBERTO FERNANDEZ Argentino, 54 años. Hacia repartos de panadería. Pasaba a cobrar a unos clientes de la calle Pasteur.

MARTIN FIGUEROA Argentino, 47 años. Electricista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

INGRID FINKELCHTEIN Argentina, 18 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

LEONOR GUTMAN DE FINKELCHTEIN Argentina, 42 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

FABIAN MARCELO FURMAN Argentino, 30 años. Esperaba en el Sector Sepelios de la AMIA.

GUILLERMO BENIGNO GALARRAGA Argentino, 45 años. Socio de la imprenta y casa de fotocopias Chiesa y Galarraga, de Pasteur 630.

ERWIN GARCIA TENORIO Boliviano. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

JOSE ENRIQUE GINSBERG Argentino, 43 años. Director del sector Sepelios de la AMIA.

CYNTHIA VERONICA GOLDENBERG Argentina, 20 años. Integraba el personal de la DAIA.

ANDREA JUDITH GUTERMAN Argentina, 28 años. Maestra jardinera. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

SILVIA LEONOR HERSALIS Argentina, 42 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

CARLOS HILU Argentino, 36 años. Jefe del Sector Vigilancia de la AMIA.


EMILIA JAKUBIEC DE LEWCZUK Argentina, 58 años. Pasaba por la puerta de la AMIA.

MARIA LUISA JAWORSKI Argentina, 55 años. Ama de casa, empleada domestica. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

ANALIA VERONICA JOSCH Argentina, 20 años. Esperaba en la Bolsa de trabajo de la AMIA.

CARLA ANDREA JOSCH Argentina, 17 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

ELENA SOFIA KASTIKA Argentina, 54 años. Pasaba por la puerta de la AMIA.

ESTHER KLIN Argentina, 49 años. Ama de casa. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

LEON GREGORIO KNORPEL Argentino, 53 años. Corredor. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.


BERTA KOZUK DE LOSZ Argentina, 67 años. Pasaba por la puerta de la AMIA rumbo a su trabajo.

LUIS FERNANDO KUPCHIK Argentino, 42 años. Arquitecto,

comerciante. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.

AGUSTIN DIEGO LEW Argentino, 21 años. Estudiante. Trabajaba en el sector sepelios de la AMIA.

JESUS MARIA LOURDES Se desconocen sus datos personales y las circunstancias por las cuales se hallaba en las inmediaciones de la AMIA.

ANDRES GUSTAVO MALAMUD Argentino, 37 años. Arquitecto. Dirigía las refacciones del edificio de la AMIA.
GREGORIO MELMAN Argentino, 53 años. Trabajaba en el sector Vigilancia de la AMIA.

ILEANA MERCOVICH Argentina, 21 años. Fotógrafa, estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

NAON BERNARDO MIROCHNIK Argentino, 62 años. Trabajaba como mozo en la AMIA.

MONICA NUDEL Argentina, 36 años. Vendedora. Pasaba por la calle Pasteur.

ELIAS ALBERTO PALTI Argentino, 38 años. Comerciante. Acompañaba a unos amigos a tramitar un sepelio en las oficinas de la AMIA.

GERMAN PARSONS Argentino, 29 años. Artista plástico, escenógrafo. Vivía frente al edificio de la AMIA.

ROSA PERELMUTER Argentina, 48 años. Trabajaba como telefonista en el conmutador de la AMIA.

FERNANDO ROBERTO PEREZ Argentino, 47 años. Plomero, gasista. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

ABRAHAM JAIME PLAKSIN Polaco, argentino naturalizado, 61 años. Egresado del Instituto Superior de Estudios Judaicos. Trabajaba en el Departamento de Cultura de la AMIA.

SILVIA INES PORTNOY Argentina, 25 años. Cosmetóloga, cosmiatra. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

OLEGARIO RAMIREZ Argentino, 46 años. Trabajaba en le Sector Maestranza de la AMIA.

NOEMI GRACIELA REISFELD Argentina, 36 años. Trabajaba en le Servicio Social de la AMIA.

FELIX ROBERTO ROISMAN Argentino, 48 años. Químico. Pasaba por la puerta de la AMIA rumbo a su trabajo.

MARISA RAQUEL SAID Argentina, 22 años. Estudiante universitaria. Recepcionista de la AMIA

.
RICARDO HUGO SAID Argentino, 41 años. Trabajaba en el Sector Vigilancia de la AMIA.
RIMAR SALAZAR MENDOZA Boliviano, 32 años. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.


FABIAN SCHALIT Argentino, 33 años. Licenciado en economía. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.

PABLO SCHALIT Argentino, 32 años. Tramitaba un sepelio en las oficinas de la AMIA.

MAURICIO SCHIBER Argentino, 65 años. Trabajaba en el Sector Vigilancia de la AMIA.

NESTOR AMERICO SERENA Argentino, 51 años. Ingeniero mecánico. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

MIRTA STRIER Argentina, 42 años. Trabajaba en le Centro Marc Turkow de la AMIA.

LILIANA EDITH SZWIMER Argentina, 22 años. Estudiante de diseño gráfico. Pasaba casualmente frente a la AMIA.

NAUM JAVIER TENENBAUM Argentino, 30 años. Abogado. Estaba haciendo un tramite de sepelios en la AMIA.

JUAN CARLOS TERRANOVA Argentino, 52 años. Distribuidor de sustancias alimenticias. Estaba descargando mercadería en la calle Pasteur.

EMILIA GRACIELA BERELEJIS DE TOER Argentina, 44 años. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

MARIELA TOER Argentina, 19 años. Estudiante. Esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

MARTA TREIBMAN Argentina, 30 años. Empleada administrativa del Servicio Social de la AMIA.

ANGEL CLAUDIO UBFAL Argentino, 34 años. Jefe del Sector Sepelios de la AMIA.

EUGENIO VELA RAMOS Boliviano, 17 años. Ayudante de obra. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

JUAN VELA RAMOS Boliviano, 21 años. Ayudante de obra. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

GUSTAVO DANIEL VELAZQUEZ Argentino, 16 años. Estudiante. Vecino de la calle Pasteur.

ISABEL VICTORIA NUÑEZ DE VELAZQUEZ Argentina, 51 años. Empleada administrativa. Vecina de la calle Pasteur.

DANILO VILLAVERDE Argentino, 20 años. Electricista y tapicero. Trabajaba en las refacciones de la AMIA.

JULIA SUSANA WOLYNSKI DE KREIMAN Argentina, 48 años. Responsable de la Bolsa de Trabajo de la AMIA.

RITA WORONA Argentina, 37 años. Trabajaba en el Sector Sepelios de la AMIA.

ADHEMAR ZARATE LOAYZA Boliviano, 31 años. Albañil. Trabajaba en la refacción de la AMIA.

fuente: MEMORIA ACTIVA

MEMORIA ACTIVA: QUE SOMOS ?


Cada lunes por la mañana, durante más de 500 semanas, el paisaje de Buenos Aires se transformó.
Cada lunes por la mañana nos convertimos en voz, en plaza, en monumento, en el sonido del shofar, en un grito de justicia.
Y esto ocurrió cada semana durante 10 largos años.
Y estuvimos en la Plaza Lavalle porque entendimos que debemos ser protagonistas en la búsqueda
de verdad.
Por esto MEMORIA ACTIVA.


Cada lunes por la mañana nos enfrentamos a un Palacio de Justicia vacío de justicia, a una impunidad descarada que ha logrado envolver de mentiras y tinieblas la causa AMIA. Una impunidad que tiene nombres, apellidos y responsables.


Por esto una QUERELLA INDEPENDIENTE. Porque entendimos y entendemos que nadie tendría intención de representarnos en esta lucha, porque hay demasiados intereses creados entre los poderos, demasiados negocios, demasiadas personas a los que algunos intentan cuidar.
La causa AMIA ensucia a muchos, una amplia red de complicidades se fue gestando a través de estos años. En los primeros tiempos los únicos culpables eran los autores intelectuales y materiales del atentado en sí, los que lo habían planeado y ejecutado con la mayor de las precisiones, y habían triunfado: los asesinos habían matado 85 personas, habían dejado cientos de heridos y una sociedad confusa y temerosa.

Conforme el tiempo fue avanzando comprendimos de un atentado de esta magnitud sólo pudo ser posible bajo una situación política determinada, es decir: un gobierno menemista con demasiadas cuentas pendientes y sospechas que aún hoy permanecen irresueltas; fuerzas de seguridad corruptas, mano de obra desocupada de una dictadura militar que ha dejado secuelas en todos los sectores sociales.

Sistemas de seguridad a cargo de las mismas fuerzas que en demasiados casos son cómplices de crímenes, parte de los negociados más turbios. Fronteras amplias sin ningún tipo de control. Funcionarios en el exterior que hacen caso omiso de advertencias de atentados.

El atentado a la AMIA pudo también ejecutarse porque la situación jurídica era la apropiada: el atentado a la Embajada de Israel que no fue investigado sin que nadie se preocupara por ello; y una justicia adicta al poder de turno. Jueces elegidos por una servilleta y Fiscales que agachan la cabeza y acompañan y aplauden los extensos tiempos de los jueces.

Tuvieron que darse demasiadas coincidencias malditas para que el atentado a la AMIA cumpliera su cometido, desde el primer día hasta hoy, porque tantos años después no podemos responder: ¿quién mato a los muertos de la AMIA?.

El juicio oral, sólo juzgó una mínima porción de esta causa. Muchos apostaron a que con este juicio se termine este tema de una vez por todas. MEMORIA ACTIVA quiere la verdad.

El gobierno menemista nos acusó entre otras cosas de ser un grupo político opositor, el gobierno aliancista nos dijo que ser críticos con la investigación es estar a favor de los policías imputados.
Nadie quiere hacerse cargo, nadie quiere hacerse cargo de los muertos de la AMIA.

Cada lunes por la mañana nos encontramos con nosotros mismos, con nuestras fuerzas y nuestras debilidades, y renovamos un compromiso. Elegimos cada día cómo queremos vivir y nuestra elección tiene que ver con intentar hacer algo por un futuro mejor, más digno y seguro.
Cada día de nuestras vidas ejercemos el derecho inalienable de denunciar, de opinar, de expresarnos, de testimoniar, de dejar constancia de qué queremos y porqué.

Aún hoy, tantos años después nos proponemos la tarea de perseverar, de seguir siendo tábanos, de buscar, de exigir explicaciones, de construir una cadena de apoyo y solidaridad.

Cada lunes por la mañana nos fundimos en silencio en un minuto de tristeza, y los nombramos, los recordamos, los llevamos dentro nuestro como un tesoro que nunca dejaremos escapar: ellos son nuestros muertos, nuestros amores. Ellos nos dejaron lo mejor de cada uno: sus sonrisas, sus recuerdos, su energía, su pasión. Pero también, con sus muertes, se llevaron lo mejor: sus vidas, sus abrazos, sus despertares, su tiempo y su amor.

Cada lunes por la mañana es para nosotros 18 de julio de 1994.
Cada lunes por la mañana el paisaje de Buenos Aires se transforma, porque el lunes 18 de julio de 1994 la bomba asesina y la muerte transformó nuestras vidas: desde MEMORIA ACTIVA sólo intentamos poner un granito de arena para Que nunca más!!

FUENTE: Memoria Activa