jueves, 26 de abril de 2012

JUAN DISANTE, poeta argentino

Los pájaros extraviados

.
Los pájaros extraviados
se precipitan
en remolinos dispersos
repasan
disgregan
no reconocen a sus pares
tan destemplado gorjeo
en el vuelo no encuentra la travesura
allá
malograda.

Dar la pluma es dejarse disolver,

Empollar es quedar huérfano.

El viento ya no tiene cielo
la metáfora sea lo que fuera
es un acorde más
un yerro.

Perplejos planean
sobre el desbriznado prado
la perdidiza donosura
a favor del brisote abierto
huracanado
a la desbandada.


GERMEN

Cuando la palabra no existía en la tierra, todo eran signos.
Reinaban las leyes del universo, y el hombre, sin entenderlas, se avenía a ellas.
El sosiego, el silencio y las equivalencias destacaban.
Entonces el hombre quiso…
Quiso…
Quiso.
Apareció la palabra.
Irrumpió el arado, las medidas, el tarifario, la espada.
El hombre se hizo poderoso, pero ya no podía convivir con la naturaleza sin torcerla.
La consonancia se interrumpió.
La palabra copuló con el silencio, la desazón con el sosiego, lo dispar con la probidad.
El silabario se bifurcó.
Los sustantivos rotaron.
El verbo montó el corcel.
Hoy, el hombre reemprende la búsqueda de lo perdido allá lejos.
El silencio, las señales, la alegoría, el sino.
Allá lejos, la imagen acústica del laconismo
y del germen.




JUAN DISANTE





JOSE PIVIN INVITA A SUS LECTORES
A VISITAR LOS BLOGS DEL POETA
JUAN DISANTE