martes, 10 de abril de 2012

ACERCA DE PÉSAJ Y LAS MUJERES


Por la Lic. Inés B. Wenger



"Esclavos fuimos del faraón en Egipto", comienza narrando el padre al hijo en la noche de Pesaj. Cuatrocientos treinta años fueron esclavos los hebreos en Egipto, narra la tradición en el libro Éxodo (segundo tomo de la Tora o "Pentateuco bíblico".

La historia narra que Abraham, primer patriarca decide abandonar el mundo idolátrico de la Mesopotamia asiática donde se había criado, partiendo hacia la tierra de Canaán inspirado por el único Dios que siempre lo acompañará, que siempre lo llevará consigo (Génesis XI,XII ). Abraham tiene a su hijo Isaac, él a su hijo Jacob que luego procreara a sus doce hijos que serán los padres de la Doce tribus de Israel. Debido a las sequias y al hambre se establecen en Egipto adaptándose y olvidando su identidad, su origen, su ser nacional. En calidad de extranjeros con el tiempo fueron esclavizados.

La esclavitud del pueblo había generado la perdida de su dignidad, desmoralizados, deprimidos, despojados de cualquier vestigio de auto- respeto. La unidad familiar estaba aniquilada. Las esposas, con el estímulo y motivación de una heroica mujer llamada Miriam: la hermana mayor de quien luego se convertiría en el mandatario de Dios para libertarlos de la esclavitud "Moisés", asumen la decisión de auxiliar y acompañar a sus esposos esclavos (aun a riesgo de sus propias vidas) llevando agua para lavar sus heridas, peces para el alimento y compañía para aliviar la aflicción. Si no hubiera sido por la rectitud de las mujeres de esa generación no nos hubieran redimido de Egipto!! "En Pesaj fueron liberados, en Pesaj volverán a ser redimidos".

Pesaj significa: "saltear" y ello por que la ultima plaga de las diez que descendieron sobre los egipcios, atacó a los hijos primogénitos y "salteó" a los hebreos. De la palabra Pesaj deriva "Pascua" en español. Pesaj es un mensaje que se realimenta desde la epopeya mosaica, desde el éxodo de Egipto y que se renueva en cada generación. Compromiso con la Libertad y con la redención. El tema de Pesaj es histórico pero es actual, tuyo, mio y de nuestro futuro.

"En toda generación debe verse cada hombre a si mismo como si él hubiese salido de Egipto"…"El desierto que tenemos que atravesar hoy no es una extensión de arena estéril, calcinada por el sol implacable. Es el desierto de la desconfianza, de la hostilidad, de la alienación de los seres humanos. Para emprender esta travesía tenemos que proveernos de las reservas morales que acumuló el judaísmo. Ama a tu prójimo como a ti mismo, reparte con el tu pan. Invítalo a tu mesa. Ayúdalo a atravesar el desierto de su existencia" (Pesaj la libertad es una fiesta, de Jaime Barylko)


FUENTE: Hebreos.com