miércoles, 5 de enero de 2011

Marcela Arujo Temer, la joven esposa del vicepresidente brasileño robó protagonismo

Tiene 27 años y está casada con el vicepresidente de Brasil. Es 43 años menor que su marido y ya la comparan con Carla Burni. Su esposo la defiende: "Ella es discretísima".



PAREJA. Marcela junto a su esposo, el vicepresidente Michel Temer. (AP)

Su cuerpo de modelo y su blusa marrón captaron la atención de todas las miradas en Brasil. Marcela Araujo, la esposa del flamante vicepresidente de Brasil, se convirtió en "el" tema de la asunción de Dilma Rousseff y su equipo.

Marcela tiene sólo 27 años, 43 menos que su marido, el nuevo vicepresidente de Brasil, Michel Temer. Los brasileños que la descubrieron el sábado pasado se quedaron con la boca abierta ante esta belleza rubia, alta, finísima.

Marcela se convirtió en la sensación de la ceremonia de investidura del sábado con su sugestiva blusa marrón y un hombro al descubierto. El conjunto lo completaba una pollera, ajustada a sus curvas, color beige.

La sorpresa fue tan grande que la joven, que tiene un hijo con Michel Temer, fue el tercer asunto más comentado en las redes sociales, según informaron los medios brasileños. Incluso, el diario O Estado de Sao Paulo la comparó con una "diosa romana". El pelo rubio y largo, le caía en una trenza de costado.

La joven, que se casó con Michel Temer en una ceremonia íntima en 2003, cuando tenía solo 20 años, quería ser modelo y se presentó a varios concursos de belleza, aunque tras su boda estudió derecho.

Nacida en el Estado de San Pablo, hija de un empresario y una ama de casa, conoció a su actual esposo durante una convención del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece Temer.

Algunos twitteros quedaron sorprendidos con la diferencia de edad de la pareja y se preguntaron si era la hija del vicepresidente. "¿Quién es esa criatura?", se preguntaron otros, mientras el hashtag #MarcelaTemer no paraba de sumar comentarios.

Las comparaciones con la bellísima primera dama francesa, Carla Bruni no tardaron en llegar. Y su esposo salió a defenderla: "No es Carla Bruni, nada de eso. Mi mujer es la madre de mi hijo Michel", dijo el vicepresidente al ser consultado sobre el protagonismo de su esposa.

Así respondió Temer al ser consultado sobre si existe algún parecido entre su esposa y Bruni, la esposa italiana del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Para la Miss Campinas y Mis Paulinia 2002, la edad no es problema para el amor: "En nuestro caso no hay edad, es como si mi marido tuviera 30 años, el tiene su pasado y la llegada de nuestro hijo nos unió mucho más", dijo al diario O Estado de Sao Paulo.

El sábado estuvo en toda la ceremonia al lado de su marido vicepresidente en Brasilia: "Tuve mucha emoción, formé parte de un momento histórico, que es tener una mujer en la presidencia por primera vez. Admiro mucho a Dilma".
Sobre su rol de viceprimera dama, comentó: "Si hay oportunidad de ayudar al país, lo haré, tengo bien claro mi papel, soy la esposa del vicepresidente".

Marcela contribuyó a la campaña de Dilma Rousseff con unas declaraciones colgadas en la web oficial de la entonces candidata en las que defendió el papel de la mujer en la sociedad brasileña y se comprometió a contribuir en mejorar la situación del país.

"Las mujeres pueden mostrar que ellas actúan muy bien como amas de casa, madres, médicas, abogadas y presidentas. El Gobierno de Lula es realmente excelente y Dilma dará continuidad y mejorará todavía más el país. Tengo la seguridad de que Michel en conjunto con Dilma van a ayudar a esa mejora. Como viceprimera dama, esposa del vicepresidente de la República, quiero contribuir mucho para ayudar a nuestro país", dice el mensaje que da vueltas a lo loco por Internet.



DIARIO CLARIN- BUENOS AIRES- 03/01/2011