martes, 6 de septiembre de 2011

MEXICO: El libro "Pertenencia y alteridad. Judíos en/ de América Latina" se presenta hoy 6/sept. en el Museo Nacional de Antropología.


La comunidad judía en
América Latina, una presencia viva



Pertenencia y alteridad. Judíos en/ de América Latina: cuarenta años de cambios se presenta hoy, a las 18:30 horas, en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología (ubicado en Paseo de la Reforma y Gandhi- COLONBIA POLANCO), con la participación de Sergio DellaPergola, Mario Szajder, Daniel Fainstein, Alicia Gojman Backal, Roberto Blancarte Pimentel, Gilda Waldman y la propia Judit Bokser.





Añadir imagen

La comunidad judía en América Latina, una presencia viva

Cuarenta años de intercambio se reúnen en un libro con 30 ensayos

PUBLICACIÓN. El libro se presenta hoy, a las 18:30 horas, en el Museo Nacional de Antropología (Foto: ESPECIAL )


Martes 06 de septiembre de 2011

Yanet Aguilar Sosa | El Universal

yanet.aguilar@eluniversal.com.mx


“Todo grupo inmigrante cuando llega a una sociedad trae consigo un aporte; en el caso específico de las comunidades judías que llegaron a América Latina lo hicieron a través de los individuos y mediante su propia organización, cultura y tradiciones”.

Esa afirmación de la investigadora y académica Judit Bokser Liwerant es uno de los ejes centrales del libro Pertenencia y alteridad. Judíos en/ de América Latina: cuarenta años de cambios.

El libro, que fue coordinado por ella misma y por Haim Avni, Sergio DellaPergola, Margalit Bejarano y Leonardo Senkman, reúne ensayos de cerca de 30 académicos e intelectuales que han trabajado el tema judío y que radican en distintos países de América Latina, Estados Unidos, Europa e Israel.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comentó que este trabajo “enciclopédico” se centró en los últimos 40 años de intercambio porque les interesaba ver cómo ese binomio pertenencia y alteridad fue transformándose con el paso del tiempo.

“Mientras que pertenencia significa construir un proyecto y ser parte de las sociedades y de los países de América Latina, en cuanto a la alteridad, se confrontan con una realidad donde su otredad, su ser diferente, ya sea como inmigrantes, ya sea por su perfil étnico y religioso, genera todo lo que podríamos llamar una dinámica muy compleja que significa ser parte de, ser como el otro, pero también ser diferente”, afirmó Bokser Liwerant.

La integración

Es justo en ese rubro donde está uno de los aspectos más interesantes del libro publicado por Iberoamericana Vervuert y Bonilla Artigas Editores.

Los ensayos no solamente analizan cómo viven las comunidades judías este desafío, sino cómo las sociedades a las cuales llegan se enfrentan a este grupo y le plantean la posibilidad de integrarse sin necesidad de que renuncie a su identidad originaria.

Para la investigadora nacida en Argentina en 1946 y radicada en México desde 1967, en estos 40 años América Latina, con todas sus diferencias, ha cambiado mucho y ha pasado de ser un conjunto de naciones homogéneo con una sola idea de uniformidad étnica y cultural, a una región diversa en todos los sentidos, tanto en lo social como en lo cultural y lo político.

“La América Latina de los 60 no es la de hoy, está abierta a cambios sociales, culturales y demográficos por el tema de las migraciones; de ser una región que recibió la migración, pasó a ser una zona que manda contingentes hacia Estados Unidos o Europa. Ahí está la diáspora mexicana hacia el norte, vemos que realmente ha habido un cambio radical que ha tenido periodos más aterciopelados y periodos más críticos, que tiene que ver con cómo se percibe a sí mismo el continente y sus países y cómo percibe a los otros”, comentó la investigadora universitaria.

El libro, que incluye trabajos de Eli Lederhendler, Gideon Shimoni, Eliezer Ben-Rafael, Raanan Rein, Martina Weisz, Mario Sznajder, Luis Roniger y Ezequiel Erdei, entre muchos más, confronta el desarrollo de las comunidades judías en y de América Latina frente a Europa.

En esa confrontación, Judit Bokser ve similitudes y diferencias que tienen que ver con las sociedades en las que se insertan; por ejemplo, la sociedad americana está más acostumbrada a haberse tejido y asumido como sociedad de emigrantes, mientras que en el sur de Latinoamerica, la migración masiva cambió el perfil de su población; pero en cambio en países como México, esa migración fue menos significativa.

Bokser Liwerant aseguró que hay convergencias y divergencias, aunque también agendas compartidas que demuestran que estos 40 años resultaron ser un periodo y un objeto de estudio muy rico desde la perspectiva política. “Podemos ver qué sucede en estos 40 años con los procesos de democratización y la diferencia con el Cono Sur, también qué pasa durante la represión y las dictaduras, qué sucede en países como el nuestro, en el cuál el proceso de democratización es por vía de la sociedad civil”.

Sin embargo, Judit Bokser aseguró que la construcción de toda convivencia en la diversidad no es aterciopelada y que por el contrario, plantea a los hombres, a los grupos y a las instituciones, desafíos y que esos desafíos han variado por épocas.

Entre los datos que arrojan los trabajos de los investigadores es que en estos años se amplió la esfera pública y los países se abrieron a nuevos grupos y a nuevos actores. “Todo esto nos ha generado un proyecto que nos fue atrapando y rebasando porque está hecho además por investigadores de América Latina, de EU, de Israel; vemos que los lentes analíticos son diversos, son disciplinariamente diferentes”.

Riqueza cultural

El libro Pertenencia y alteridad. Judíos en/ de América Latina: cuarenta años de cambios permite ver que a lo largo de estas cuatro décadas las comunidades judías que migraron a distintos países latinoamericanos han hecho un aporte cultural y científico importante; tal es el caso de la literatura.

Bokser Liwerant dijo que cuando llegaron los inmigrantes a América Latina las dificultades de escribir en un idioma que no era el suyo impidieron ver su propia creatividad, pero hoy la literatura de este continente está cruzada por plumas donde el español los conjunta y ya son parte de la propia literatura.

Incluso se puede ver que estos años dejó de buscarse como literatura nacional, homogénea y portavoz de una sola visión del mundo, sino que hoy por hoy, se asume con todos los aportes de sus diferentes grupos.

Esas nuevas tradiciones se insertaron en la cultura nacional y enriquecieron su desarrollo con habilidades, trayectorias, capacidades e inserciones que profesionalmente les permitieron aportar a las diferentes economías y sociedades de los países, por eso era tan importante comparar la experiencia judía en América Latina con otras regiones como EU, Europa y España.

De ahí que esta publicación plantea un recorrido temático por las transiciones políticas y los contextos nacionales, sobre cuáles son las tendencias regionales, las transformaciones demográficas con las migraciones, la construcción de identidad, los procesos de organización e institucionalización de la vida judía, la educación, la religiosidad, la creatividad cultural y las transformaciones lingüísticas.

En el libro de cerca de 900 cuartillas participan académicos de diferentes universidades de México y el mundo, intelectuales de Jerusalén, Argentina, Brasil, México, Chile, Estados Unidos. Se trata de un esfuerzo que cruzó fronteras nacionales y disciplinarias realizado por estudiosos, en su mayor parte con ascendencia judía, por una razón muy clara: “cuando uno trabaja culturas grupales usualmente los investigadores provienen del propio grupo”.

Judit Bokser afirmo que aunque provenientes de distintas disciplinas, universidad y naciones, todos los participantes en el libro tienen un común denominador: “ser especialistas en el tema, más que ser judíos que hablan sobre el tema. La condición judía no es lo que nos convoca, sino el ser académicos e investigadores”.

Pertenencia y alteridad. Judíos en/ de América Latina: cuarenta años de cambios se presenta hoy, a las 18:30 horas, en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología (ubicado en Paseo de la Reforma y Gandhi), con la participación de Sergio DellaPergola, Mario Szajder, Daniel Fainstein, Alicia Gojman Backal, Roberto Blancarte Pimentel, Gilda Waldman y la propia Judit Bokser.