domingo, 4 de septiembre de 2011

El Duce Benito Mussolini: il maschio fascista di Italia

El romance secreto de Benito Mussolini

Una carta confirmó que el dictador y la última reina de Italia fueron amantes. Sus mujeres.


Por Darío Silva D'Andrea (*) | 02.09.2011 |

foto perfil.com

Mussolini y su amante, la reina María José. | Foto: CEDOC



Ampliar Ampliar Fotogaleria Fotogalería


Lo que hasta ahora fue en Italia un rumor quedó confirmado. El dictador Benito Mussolini y María José, la última Reina de Italia, fueron amantes. Así lo afirma una carta, publicada en el semanario romano Oggi, firmada por Romano Mussolini, el hijo del fascista. La carta data del año 1971 y está dirigida a Antonio Terzi, antiguo vicedirector del prestigioso diario italiano Corriere della Sera.



La vida sentimental de "el Duce" llegó a ser tan intensa como conocida. De sus cuantiosas relaciones románticas dejó varios hijos ilegítimos por toda Italia, y algunos de ellos incluso llevaron el apellido Mussolini y quedaron convertido en grandes colaboradores del dictador durante su régimen. Rachele, la esposa del dictador, fue toda su vida perfectamente consciente de las infidelidades de su marido, pero las disimulaba muy decentemente.


Según trasciende en la carta de Romano Mussolini, su padre fue amante de la reina María José, esposa del rey Umberto II, quien sería el último rey de Italia. "Puedo confirmar de buena fe que a menudo en nuestra casa hablamos acerca de las relaciones tanto políticas como sentimentales entre María José y mi padre.



Romano continúa diciendo: "Y puedo decirte con sinceridad que mi madre siempre fue (aunque con las lógicas reservas) bastante explícita: entre mi padre y la entonces princesa de Piamonte hubo un breve período de relación sentimental íntima, posteriormente interrumpida creo que por voluntad de mi padre". La autenticidad de la carta fue confirmada por María Scicolone, exesposa de Romano Mussolini, fallecido en 2006.


Clara Petacci, que fue amante "oficial" de Mussolini, afirma en sus memorias que el dictador le dijo que la hermosa princesa intentó seducirle en Castelporziano. El dictador contó: "María José vino y dijo '¿Puedo?' Entonces, con un leve movimiento cayó su vestido y quedó virtualmente desnuda". La amante recuerda que el 'Duce' le aseguró que la encontró "repulsiva" y no le causó ninguna impresión.


María José (1906-2001) fue la única hija mujer de los reyes de Bélgica, Alberto e Isabel. Como solía ocurrir en esa época, su matrimonio con el príncipe heredero al trono de Italia, el apuesto Umberto de Saboya, fue concretado entre los padres, con el fin de reforzar las relaciones entre Bélgica e Italia. Se casaron en 1930 y tuvieron varios hijos, pero María José no fue feliz. María José y Umberto fueron bautizados "los reyes de mayo", porque reinaron durante el mes de mayo de 1946, antes de tener que abandonar la corona.


Fue extremadamente contraria al fascismo y más aún al nazismo, hecho que provocó que su suegro, el rey Víctor Manuel III, la confinara en un palacio alejado para que dejara de opinar. Siempre se dijo que María José detestaba a Mussolini, pero que en 1941 encandiló con su belleza a Adolfo Hitler, a quien fue a ver para pedirle clemencia para su Bélgica. "Eres una perfecta princesa ariana, tus ojos tienen el color de nuestros cielos", le habría dicho el Führer.


De ojos celestes, extremadamente vital, inteligente, y amante de la cultura, María José (de quien se dice que votó a favor de la República en el referéndum italiano en 1946) mantuvo toda su vida una cercana relación con Argentina. Una de sus hijas se casó con un cordobés. Admiró a Borges y a Piazzolla, y a sus ochenta años pudo cumplir su viejo anhelo de conocer nuestro país.



FUENTE: diario 'Perfil'- Buenos Aires