domingo, 10 de abril de 2011


EL HOMBRE Y EL TIEMPO

Autor :Eliseo León Pretell.
*Poeta peruano
Houston Texas, EE UU



Tiempo que raudo vuelas, como una golondrina,

dejando en cada esquina, sucesos por doquier.
Muchos quedan llorando,
y cuántos en su gozo,
tu avanzas presuroso,
ajeno a lo de ayer.



Tiempo que no regresas, a dar una mirada,
a la hermosa alborada, o al ocaso tal vez.
Pasas como saeta,
pasas como un suspiro,
a veces como un tiro,
con tanta rapidez.



¡OH ! tiempo que nos muestras cosas inconcebibles,

guerras, muertes terribles, del mundo y su confín.
El hombre ve angustiado,
un mundo diferente,
va cambiando su mente,
por otra vil y ruin.





Tiempo que deterioras, maravillas de antaño,

sufren cuando haces daño, corazones de amor.
Eres tan implacable,
inexorable y duro,
que matas con apuro,
o alivias el dolor.



Tiempo que dejas canas y arrugas a tu paso,

postergando así el plazo, para amar y reír.
Tiempo que traes guerras,
progresos y venganza,
acabas la esperanza…,
y acortas el vivir.



Tiempo que cubres todo, lo abominable y bello,

pasas como un destello, efímero y fugaz.
Cómo alguien ya pusiera,
un escollo en tu paso,
o un poderoso lazo,
donde no avances más.



La ciencia en su avanzada, trata de contenerte,

batalla con la muerte, más todo sigue igual.
Tiempo, tu siempre vuelas,
veloz e indiferente,
y nunca estás ausente,
siempre eres principal.



Por ti siempre se gana, otras veces se pierde,

llora quien te recuerde, añorando el ayer.
Por ti cuantos naufragan,
también cuantos coronan,
más otros abandonan,
por no poderte ver.




Derechos reservados

E-mail: ellepre@yahoo.es
E-mail: zorzal47@hotmail.com
E-mail: elcantodelzorzal@live.com



EL HOMBRE Y EL TIEMPO
Autora: Marga Mangione
*Poeta argentina -
Buenos Aires




Tiempo que alegre pasas, fugaz ave viajera,
es una gris quimera, el quererte atrapar.
Añoro tus principios
nostalgias extraviadas,
de perdidas miradas
que no han de regresar.



Tiempo que me dejaste, sola y abandonada,

sin ti no tengo nada, sólo amargo pesar.
Vuelas entre las nubes
llevando mis abriles,
no sé por qué carriles
los podré reencontrar.




¡Ah! Tiempo que te llevas, lo que tanto quisimos,

por tu culpa caímos, en un pozo de horror.
Eres un viento helado,
huracán del destino,
que embustero y supino,
nos hunde en el dolor.




Tiempo que vas borrando, hermosas realidades,

que con tus vanidades, te sientes muy feliz.
Eres imperturbable,
indolente y tirano,
matando con tu mano,
al oscuro infeliz.




Tiempo que con tu paso, ajeno de hidalguía,

borras la lozanía, del humano existir.
Tiempo que traes pesares
amargura y tristeza,
al ajar la belleza
con tu duro batir.




Arcano y viejo tiempo, que lo transformas todo,

de lo puro haces lodo, y tranquilo te vas.
A tu paso desgarras
la vida de la gente,
con tu andar diligente,
nunca te detendrás.




Con cirugías y dietas, pretenden ignorarte,

algunos con su arte, tal vez lo han de lograr.
Más tú no te detienes,
avanzas con denuedo
y no te importa un bledo,
lo que vas a arruinar.




Tiempo mientras mi mente, vislumbre lo pasado,

no quedará olvidado, lo que por ti aprendí.
Habitas el antiguo,
desván de mi recuerdo,
donde con rabia muerdo,
todo lo que perdí.




Derechos reservados

E-mail: margamangione@yahoo.com.ar
E-mail: margamangione@hotmail.com