viernes, 1 de junio de 2012

ARGENTINA: manifestaciones ,cacerolazo y protestas en barrios de la Capital - Hubo quejas al Gobierno, por el control cambiario y la corrupción.






En la noche de ayer, las cacerolas volvieron a sonar con fuerza en distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires, con reclamos contra el gobierno nacional.


La convocatoria, explicitada a través de las redes sociales, había circulado durante la semana con consignas relacionadas con la limitación para comprar dólares. Al final, las manifestaciones de protesta también se mezclaron con otras consignas: las quejas por la inseguridad y los casos de corrupción.

Hubo protestas en esquinas de la zona centro y norte de la ciudad.Algunos grupos poco numerosos, incluso, llegaron a la Plaza de Mayo pasadas las 22.

Palermo fue uno de los centros. Unos 1000 manifestantes, en su mayoría jóvenes, se congregaron en Santa Fe y Coronel Díaz, cortaron las dos manos de la avenida e hicieron oír su enojo. "El que no salta es un K" y "si esto no es el pueblo, el pueblo dónde está", eran las canciones más repetidas. A prudente distancia, la policía mantuvo cortados los accesos al centro de la manifestación. Horacio, de 63 años, protestaba: "Ya me robaron tres sueldos este año por el impuesto a las ganancias; no la quiero más a ella ni a todos sus chorros".

Entre las 21 y las 21.15 las cacerolas sonaron también cerca de Plaza Italia. Sobre la avenida Santa Fe y Thames el ruido bajaba desde los balcones de los edificios y llegaba hasta las veredas, donde los peatones apuraban el paso para regresar a sus hogares.

También en Cabildo y Juramento, en Belgrano, la protesta fue numerosa. Algo más de 100 personas cortaron Juramento hacia el Oeste y tenían custodia policial. También allí había bronca contra el Gobierno. Francisco Maschio, ganadero, decía: "El descontento crece día a día, me están pegando por todos lados. Pero también vengo por la corrupción y cómo nos coartan la libertad".

"Estamos en contra del saqueo, del corralito, de que nos mientan cada día más. ¿Por qué no van en contra de Amado Boudou?", se preguntó Nelly Ferreyra, empleada de comercio. Sonaban bandejas, moldes y cacerolas de metal con cucharas y espátulas. A lo largo de la avenida del Libertador se escuchaban las cacerolas desde los balcones y poca gente en la calle.

Otro numerosa concentración se dio en la esquina de Callao y Santa Fe, en Recoleta. Unas 400 personas se dieron cita allí luego de concentrarse en distintas esquinas. Otros acompañaron desde el balcón. Una pancarta roja de los manifestantes decía: "Cristina, devuelvan el país".

Al lado de banderas argentinas, una madre sostenía una pancarta con la imagen de su hijo Braian, víctima de un hecho de inseguridad. Cerca de las 22 comenzaron a desconcentrarse. Diez jóvenes de Nuevo Encuentro, el partido del diputado kirchnerista Martín Sabbatella, llegaron con banderas a Callao y Arenales. "¡Che gorila, no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar!", cantaban. "¡Libertad, libertad!", les contestaron. No pasó a mayores.


En Rivadavia y Medrano, en Almagro, también protestaron. "Estamos indignados. Nos quitaron hasta la dignidad", dijo Patricia, que no quiso dar su apellido.

En Acoyte y Rivadavia, unas 30 personas golpeaban las 22 cacerolas y moldes de torta. Dos patrulleros los custodiaban. "Nos quedamos sin justicia y sin seguridad. Todo por culpa de la corrupción", dijo Cecilia. En Flores, otro grupo se sumó a la manifestación. "Basta, basta, todos llegan al Gobierno y no paran de robar y a nosotros, además, nos roban los ladrones", afirmó indignada Soledad, una vecina de la zona que no paraba de golpear una vieja sartén.

fuente: DIARIO 'LA NACION'- BUENOS AIRES