domingo, 8 de enero de 2012

CUIDE SU SALUD Y LA DE SUS HIJOS.....Los oídos se limpian, ¡solos!



Por Victoria Villaamil

Ni hisopos, ni irrigaciones de agua ni aceite. Hay que dejar que el oído desarrolle su proceso natural de limpieza, expulsando el cerumen hacia fuera. El oído tiene un sistema natural de auto-limpieza que permite que la cera que se va fabricando vaya saliendo poco a poco hacia el exterior y se elimine.


Por eso, los otorrinolaringólogos (especialistas en el cuidado del oído, nariz, garganta) desaconsejan la utilización de hisopos, así como las irrigaciones con agua o aceite de manera casera; e insisten en que hay que acudir a los profesionales para extraer los tapones que se formen.Los hisopos que se venden en las farmacias no se deben emplear para la higiene de los oídos porque lo que hacemos es impactar la cera y empujarla hacia adentro originando nosotros mismos un tapón de cerumen.

Además, si el hisopo se introduce demasiado a fondo en el canal auditivo puede causar daños graves, entre los que se incluye la ruptura del tímpano, también conocida como perforación de la membrana timpánica. Las perforaciones severas pueden causar parálisis facial y vértigo.

Tampoco se deben utilizar preparados en gotas de forma profiláctica ni realizar lavados del conducto con suero u otra substancia.

De hecho, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL) "las personas que utilizan los hisopos con mucha frecuencia son aquellas que tienen que acudir a su otorrinolaringólogo más a menudo para solucionar este problema".

Por tanto, la mejor manera de limpiar el oído es dejar que este desarrolle su proceso natural de limpieza.

No es extraño que cuando se pregunta a un médico "¿Cómo se lavan los oídos?, este responda con una frase casi cómica: "Los oídos se lavan con los codos, es decir, con nada; ellos por sí solos harán su labor".

La cera no es mala

Es una protección natural que posee el conducto auditivo externo y que no debemos retirar. Posee una función protectora que sirve para atrapar el polvo, los microorganismos y las partículas extrañas y evitar que penetren en él y lo lesionen.

Lo que ocurre es que, en algunas personas, las glándulas producen más cera de la que puede eliminarse fácilmente y esta cera adicional puede endurecerse en el canal auditivo y llegar a obstruirlo. Normalmente, para limpiar el conducto auditivo basta con mojarse el oído en la ducha y limpiar la zona más externa del pabellón auricular con una gasa o toalla fina.

"Solo debe limpiarse la oreja, es decir, la parte externa, y siempre con mucho cuidado", matizan los especialistas.

En ningún caso se debe introducir hisopo ni otros objetos en los oídos (algodón, la esquina enroscada de una servilleta o complementos que se usan para el pelo como horquillas) porque se corre el peligro de perforar la delgada membrana que cubre el tímpano y dejarlo así expuesto a posibles infecciones de graves consecuencias.

Limpiar de forma incorrecta nuestro oído puede provocar lesiones que pueden ir desde un simple tapón, hasta infecciones, perforaciones u otro tipo de lesiones.

Si el tapón persiste o notas una pérdida en la capacidad auditiva lo más recomendable es visitar a tu otorrinolaringólogo, al que se debe acudir al menos una vez al año.

Fuente: Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEORL).

Por Salud y bienestar | Yahoo! Editorial –