lunes, 30 de enero de 2012

CARACAS: La hiperactividad del líder venezolano - Política y psicología detrás del increíble discurso de Chávez





Su mensaje de casi 10 horas

sigue asombrando

Por Liza Lopez | Para LA NACION



CARACAS.- Habló de pie durante más de nueve horas y media sin parar; puso a prueba la paciencia de los más altos militares, prelados y cuerpo diplomático, y fue elogiado por su padre político, Fidel Castro.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, es famoso por sus maratónicos discursos y su verborragia punzante. Pero días atrás, y mientras todavía combate el cáncer, rompió su propio récord al hablar casi diez horas seguidas ante la Asamblea Nacional cuando presentó su "Memoria y cuenta", durante una aparición en cadena nacional que todavía es motivo de asombro y análisis.

No tanto por el balance de su gestión, porque su retórica dejó de ser de alto impacto para muchos venezolanos, sino por el hecho de que su enfermedad no fuera una limitación para un mensaje de semejante extensión.

Hasta Castro, su mentor, lo elogió por su extensa presentación en el Parlamento, en un artículo de su serie Reflexiones titulado "La genialidad de Chávez". "Para mí, que muchas veces abordé arduos problemas en extensos discursos, no alcanzo a explicarme cómo aquel soldado de modesto origen era capaz de mantener con su mente ágil y su inigualable talento tal despliegue oratorio sin perder su voz ni disminuir su fuerza", escribió el líder cubano, de 85 años.

En lo que se refiere a discursos maratónicos, Fidel Castro es justamente una de las referencias más destacadas en la región. En enero de 1968 su voz se escuchó durante 12 horas, con un solo intervalo, y según su biógrafo Tad Szilc, el líder de la revolución cubana hasta 1986 había pronunciado más de 20.000 discursos.

Lo que siempre ha intrigado a muchos espectadores que han presenciado los mensajes de Chávez en vivo o frente a la pantalla es su capacidad para hablar sin ningún tipo de interrupciones, ni siquiera para comer o para hacer sus necesidades fisiológicas.

Hace unos años, el presidente solía interrumpir varias veces su discurso para pedir un café. Pero este hábito lo abandonó desde que anunció su enfermedad y ahora sólo toma agua.

Su discurso del 13 de este mes causó gran impresión, ya que estuvo parado durante nueve horas y media sin detenerse una sola vez para descansar. Ese día rompió su propio récord de oratoria y puso a prueba la paciencia de los parlamentarios, embajadores, militares, clérigos, representantes de los poderes públicos e invitados especiales que asistieron al Congreso.

La mayoría se mantuvo en el hemiciclo hasta la medianoche, cuando terminó la presentación de Chávez. Muchos de ellos no ocultaban su cansancio y bostezaban, chateaban en sus celulares o conversaban cuando no los enfocaban las cámaras de televisión. Algunos aplaudieron fervorosamente y otros optaron por marcharse sigilosamente, como el diputado y secretario general del partido opositor Proyecto Venezuela, Carlos Berrizbeitia.

"Me parece un abuso del presidente someternos a tantas horas de discurso. Es una falta de respeto no sólo con los diputados, sino con el cuerpo diplomático. Pero Chávez sigue la escuela de Fidel y con esa aparición maratónica es obvio que quiso demostrarle al país que está en condiciones de salud para ser candidato presidencial", dijo el parlamentario a LA NACION, que se retiró molesto a las tres horas de comenzado el discurso del presidente.

Programa propio

Además de practicar ese ejercicio de paciencia de lunes a viernes, cada vez que el presidente interrumpe la programación regular con una cadena nacional, los venezolanos se han acostumbrado a sus largas charlas en su programa dominical Aló Presidente , cuya emisión se reanudó a principios de este año después de siete meses de ausencia debido a la enfermedad del orador principal. Hasta la fecha, son 377 las emisiones del programa radial y televisivo.

Berrizbeitia denunció que el programa, transmitido por primera vez en mayo de 1999, les ha costado a las arcas venezolanas más de 23 millones de dólares.

"En estos 12 años, hemos visto al presidente cantar, bailar, insultar, contar chistes, utilizar los recursos del Estado para impulsar el Partido Socialista Unico de Venezuela (PSUV) y su proyecto personal. Eso se llama malversación de fondos públicos, lo cual está penado por las leyes venezolanas", subrayó el dirigente opositor.

Personalismo

Las conclusiones de varios estudios sobre el lenguaje y las características del liderazgo de Chávez son contundentes: el suyo es un discurso personalista y autocentrado.

Franca Erlich, una experta en análisis del discurso de la Universidad Central de Venezuela, ha detectado que sus alocuciones suelen girar en torno de su persona y de su círculo interno y familiar.

"Es un discurso autocentrado y polarizante, que tiene el efecto de estrechar lazos con su audiencia o de alejarla", explicó la académica a LA NACION. Erlich, que ha estudiado la oratoria del presidente durante varios años, también concluyó que las continuas anécdotas sobre su vida privada, lejos de menoscabar la imagen del mandatario, la refuerzan positivamente.

Herbert Koeneke, un politólogo de la Universidad Simón Bolívar, también resalta el rasgo personalista del discurso.

"Desde que era cadete ha mostrado ser histriónico. Busca protagonismo, usa reiteradamente la primera persona cuando habla, y eso es propio de los líderes personalistas: se sienten irreemplazables, no aceptan críticas constructivas, son enfáticos en su discurso de confrontación y aspiran a permanecer durante largo tiempo en el poder", señaló a LA NACION.

Algunos de estos rasgos se manifestaron de nuevo el viernes pasado frente al Palacio de Miraflores, la residencia presidencial.

Allí, desafiante, Chávez volvió a reiterar que dejará su cargo en 2031: "Esa gente [la oposición] nunca va a volver aquí. Es mi voluntad, es lo que yo quiero? Voy a hacer todo lo que yo pueda, humanamente, políticamente posible, para salir de aquí en 2031, es decir de 2013 a 2019 y de 2019 a 2025 y de 2025 a 2031", sentenció.

FUERTE AMENAZA A LOS BANCOS

CARACAS (Reuters).- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, amenazó ayer con nacionalizar los bancos privados que no cumplan con la legislación que establece normas para el financiamiento agrícola y otros proyectos en el país. "Los bancos privados si no quieren cumplir con la Constitución y la ley, bueno, yo no tengo problema, lo repito, de nacionalizarlos", dijo Chávez. Luego informó que emitirá unos bonos agrícolas que serán entregados a la banca para obtener recursos para el sector y pidió una reunión con los directivos de los bancos locales Banesco y Mercantil, y el español Banco Provincial, filial del BBVA..

30 de Enero 2012

FUENTE: diario 'La Nación' de BUENOS AIRES