martes, 11 de septiembre de 2012

Marcelo Birmajer, notable periodista y escritor argentino, escribe en defensa del Dr. Marcos Aguinis, escritor e intelectual de talla internacional


AGUINIS

POR Marcelo Birmajer





La repetición de artículos, solicitadas y cartas, provenientes de agrupaciones o intelectuales, descalificando y repudiando a Marcos Aguinis, no dejan de indignarme. La ferocidad con que se ataca a Aguinis contrasta con la pasividad con que se acepta la presencia de un aliado de Irán, como Luis D Elía, en primera fila, en tantos actos presidenciales o gubernamentales, con la venia del poder. De hecho, es su exacta contracara. Para imponer el miedo, para vivir del gobierno de turno, para sacar ventaja de la generosa pauta oficial que el gobierno destina a sus acólitos, hace falta destruir a un intelectual independiente como Marcos Aguinis, porque su voz solitaria es una denuncia constante de la sumisión y el fanatismo. Los gobiernos pasan y quienes hoy se embanderan con “la caja” de turno, mañana responderán a otros amos. Aguinis no tiene amos. Ha escrito, desde siempre, desde una óptica libertaria, singular, y valiente. Reitero, se puede disentir con él, pero quien lo repudia no está participando de un debate legítimo, le está rindiendo cuentas al poder, en busca de beneficios personales. En innumerables debates sobre Medio Oriente en los que he participado, en el marco comunitario judío, se repite una pregunta: “¿Por qué no hay más intelectuales judíos que defiendan las posiciones razonables de Israel?”.

Debo decir que, con Aguinis, tenemos un intelectual judío que, por vía de defender la democracia en todo el mundo, y especialmente en Argentina, realiza un aporte en defensa de las posiciones razonables de Israel que logran salvar ese extendido silencio, tanto por prestigio como por vigor. Pero… ¿cuántos más surgirán si el mejor de todos ellos se lo lapida por escrito, y son tan pocas las voces que salen a defenderlo públicamente en lo que vale?

A Aguinis no lo están atacando por una frase de su artículo. Todos los días leemos frases peores y pasan por completo desapercibidas. A Aguinis se lo ataca por haber representado durante años una defensa de los mejores valores de la democracia y la República. Destruirlo como intelectual independiente, el odio y el resentimiento, son los verdaderos móviles de sus detractores.

En los más duros años de la dictadura, cuando el antisemita Alberto Ottalagano salió públicamente a defenestrar a los judíos argentinos en el programa de Neustadt y Grondona, fue Marcos Aguinis quien salió en defensa de la comunidad, en el mismo programa, asumiendo todos los riesgos.

Los argentinos que defendemos la democracia, no podemos darnos el lujo de perder un intelectual como Marcos Aguinis. Los argentinos que defendemos la democracia también en Medio Oriente, y a la única democracia de esa zona, el Estado de Israel, no nos podemos dar el lujo de perder la voz y la pluma de Marcos Aguinis. Prefiero escribirlo en solitario antes que ser cómplice en silencio.

Att. Marcelo Birmajer.

FUENTE: http://www.porisrael.org/porisrael/index.php?
by DORI LUSTRON- iSRAEL

VER:
ARGENTINA: El veneno de la épica kirchnerista Por Marcos Aguinis | LA NACION
23 de Agosto 2012- en este Blog