jueves, 11 de julio de 2013

Un funeral para Baruj



Esta es una historia que leí en el Jerusalem Post hace algunos años. Ahora, debes entender, que yo soy realmente escéptico de corazón cuando se trata de cosas como esta, y no podía creer que esta historia fuera cierta, entonces fui al Monte Herzl y encontré la tumba de Shapiro. Observando la lápida en el cementerio con la inscripción que coincidía con la información del periódico me convencí de que la historia era verdadera. Y ya que es una historia tan hermosa, la voy a compartir contigo:
 
Jaim Shapiro pasó por los siete niveles del infierno. Sobrevivió a cuatro campos de concentración sin mencionar el ghetto y las marchas forzadas. Empezó la Guerra con ocho hijos y una maravillosa esposa, y poco después de un año, había perdido a su esposa y a siete de sus hijos, sin ni siquiera la posibilidad de sentarse en shivá.*
 
Fue finalmente liberado de Buchenwald con su único hijo sobreviviente Baruj, se revolcaron en los campos de refugiados por alrededor de tres años hasta que finalmente, en 1948, encontraron un lugar en un barco de inmigrantes y llegaron a Israel una semana después.
Israel, en medio de la Guerra de Independencia, estaba luchando una batalla desesperada por su supervivencia con obstáculos abrumadores, entonces Baruj Shapiro se ofreció como voluntario para pelear.
 
Sin entrenamiento previo, fue llevado a un barranco, le dieron un rifle, le enseñaron como disparar algunas balas y lo mandaron a la guerra.
 
Mientras, con el dinero que había recibido de la Agencia Judía, su padre Jaim arrendó un pequeño departamento a las afueras de Tel Aviv.
 
Baruj Shapiro se distinguió en la batalla como parte de la Brigada de Combate de Harel, bajo el mando de Yitzjak Rabin, para romper con el sitio árabe a Jerusalem. Baruj recibió un ascenso temporal como oficial y fue premiado con una medalla por su valentía en el campo de batalla.
Y luego, un día, mientas Jaim Shapiro estaba sentado en su minúscula sala en Tel Aviv, miró por la ventana y vio una de esas horribles delegaciones camino a su departamento.
 
Ellos dicen que Jaim Shapiro abrió la puerta antes de que tocaran, y dicen que nunca leyó el telegrama, sólo lo arrugó una y otra vez en sus manos…
 
Cuando muere un soldado en Israel, el ejército se encarga de todo, incluyendo los arreglos del funeral. Jaim Shapiro sólo tuvo un pedido: quería que su hijo que había muerto peleando por Jerusalem, fuera al menos enterrado en Jerusalem, en el Monte Herzl, el Cementerio Militar Nacional.
 
La tarde siguiente, cientos de personas de duelo se reunieron en el Monte Herzl. La mayoría de ellos nunca habían conocido a Baruj Shapiro o a su padre Jaim, pero habían escuchado sobre la terrible tragedia y querían dar sus condolencias. Después de todo, lo que Hitler no terminó en los crematorios, terminó en las manos de una bala árabe; este era el último hijo Shapiro; el fin de una línea.
Mientras el ataúd estaba siendo bajado a la tierra, Jaim Shapiro comenzó a cantar.
Igal Yadin en persona, Jefe del Ejército (que después descubriría Massada), se paró al lado de Jaim Shapiro.
 
Y mientras el ataúd estaba siendo bajado a la tierra, Jaim Shapiro comenzó a cantar.
La gente pensó que se había vuelto loco, Yadin puso su brazo alrededor de los hombros de Jaim y alguien corrió a buscarle agua. Pero él los alejó a todos y nuevamente, comenzó a cantar. La gente no tenía idea que hacer, entonces finalmente Jaim Shapiro los miró y les dijo: “Saben, yo he pasado por un infierno que la mayoría de las personas no pueden imaginar; perdí cerca de setenta parientes en poco más de un año, incluyendo 7 hijos, mi esposa y mis padres. No tengo un lugar donde hacer duelo por ellos, no hay tumbas; ellos son cenizas en los cielos de Europa y yo no tengo idea de por qué tenían que morir.
 
“Pero este hijo, al menos este hijo, sé porqué murió. Él murió para que nosotros podamos tener una casa para el Pueblo Judío en la tierra de Israel y él tiene una tumba, aquí en el Monte Herzl en Jerusalem. Y este no es un motivo para llorar, es un motivo para cantar”.
Cuando Jaim Shapiro terminó de hablar, empezó a cantar una vez más, y tomó las manos de la gente para bailar.
 
Y mientras el ataúd de Baruj Shapiro cubierto con la bandera de Israel fue bajado a la tierra, trescientas personas de duelo empezaron a cantar y a bailar frente a la puesta de sol en el cielo de Jerusalem…
 
La próxima vez que visites Israel, anda al Monte Herzl, el Cementerio Militar Nacional de Israel. Y cuando cruces las anchas puertas de piedra, camina hacia arriba y luego hacia abajo a la derecha donde están las tumbas de 1948, y encontrarás la tumba solitaria de Baruj Shapiro. Cierra tus ojos ahí, y tal vez entenderás, porque el pueblo Judío nunca será destruido.
 
Am Israel Jai.("EL PUEBLO DE ISRAEL VIVE") Extracto de “Small Miracles of the Holocaust: Extraordinary Coincidences of Faith, Hope and Survival” de Yitta Halberstam y Judith Leventhal, Globe Pequot Press.
Reproducido en AISH LATINO


*shiva: Cuando un miembro del pueblo judío fallece, sus deudos(familiares) permanecen una semana de duelo en casa del mismo o de uno de sus familiares más directos: padres, hermanos o hijos.Los familiares, amigos, vecinos,conocidos vienen a dar el pesame a la familia doliente y a consolarla. Los que son religiosos rezan por el alma del/de la difunto/a. En Israel, los días de duelo son pagados al deudo que no trabaja y está en la "shivá".Al terminarse los días de 'shivá', los deudos directos concurren al cementerio donde se realiza una ceremonia religiosa en honor al/ a la  difunto/a. A partir de ese día los deudos más cercanos regresan a sus trabajos/ocupaciones.(J.P.)
Lic. Jose Pivín
Editor de este Blog