jueves, 6 de junio de 2013

ESPAÑA: POLITICA Y PARLAMENTO !!!- "DEJAME DORMIR, MAMA".- SE ADECUA A MUCHOS PAISES...- CUALQUIER COINCIDENCIA CON LA REALIDAD ES PURA REALIDAD.....



NO  TIENE  DESPERDICIO !!!

DÉJAME DORMIR, MAMÁ

Hijo mío, por favor,
de tu blando lecho salta.
Déjame dormir, mamá,
que no hace ninguna falta..

Hijo mío, por favor,  
levántate y desayuna.
Déjame dormir, mamá,
que no hace falta ninguna.

Hijo mío, por favor,
que traigo el café con leche.
Mamá, deja que en las sábanas
un rato más aproveche..

Hijo mío, por favor,
que España entera se afana.
¡Que no! ¡Que no me levanto
porque no me da la gana!

Hijo mío, por favor,
que el sol está ya en lo alto.
Déjame dormir, mamá,
no pasa nada si falto.

Hijo mío, por favor,
que es la hora del almuerzo.
Déjame, que levantarme
me supone mucho esfuerzo.

Hijo mío, por favor,
van a llamarte haragán.
Déjame, mamá, que nunca
me ha importado el qué dirán.

Hijo mío, por favor,
¿y si tu jefe se enfada?
Que no, mamá, déjame,
que no me va pasar nada.

Hijo mío, por favor,
que ya has dormido en exceso..
Déjame, mamá, que soy
diputado del Congreso
y si falto a las sesiones
ni se advierte ni se nota.
Solamente necesito
acudir cuando se vota,
que los diputados somos
ovejitas de un rebaño
para votar lo que digan
y dormir en el escaño.
En serio, mamita mía,
yo no sé por qué te inquietas
si por ser culiparlante
cobro mi sueldo y mis dietas.
Lo único que preciso,
de verdad, mamá, no insistas,
es conseguir otra vez
que me pongan en las listas.
Hacer la pelota al líder,
ser sumiso, ser amable
Y aplaudirle, por supuesto,
cuando en la tribuna hable.
Y es que ser parlamentario
fatiga mucho y amuerma.
Por eso estoy tan molido.
¡Déjame, mamá, que duerma!


Bueno, te dejo, hijo mío.
Perdóname, lo lamento.
¡Yo no sabía el estrés
que produce el Parlamento!

NOTA:
Mal atribuído a un tal 
Fray Junípero (1713 - 1784) Religioso franciscano  español .
fue escrito en realidad por 

José Aguilar Jurado, 

conocido como "Fray Josepho de la Tarima"

 

fuente: llegó en un e-mail.







José Aguilar Jurado

José Aguilar Jurado, más conocido por su seudónimo Fray Josepho de la Tarima, es un filólogo, medievalista, poeta satírico, humorista, periodista y educador español.

Biografía

Profesor de Lengua y Literatura en el Instituto de Enseñanza Secundaria Guadalpín de Marbella 
(Málaga) ha publicado numerosas sátiras y epigramas bajo el seudónimo de fray Josepho 
heterónimo, escritas generalmente en un pastiche de castellano medieval y en su mayor parte 
en cuaderna vía, expresando con humor el descontento de un profesor español ante la 
degradación del sistema educativo.
En julio de 2005, una de sus seguidillas satíricas le valió una querella del entonces presidente de 
la Generalidad de Cataluña, Pasqual Maragall.1 La querella, sin embargo, fue desestimada por el 
juez por no apreciar ánimo de injuriar.

Pensamiento 

Aguilar, alineándose con las tesis de la pedagoga Inger Enkvist, critica las nuevas formas 
didácticas que a su juicio impone la pedagogía constructivista actual a los enseñantes, ignorando una larga tradición de enseñanza de la materia de lengua y literatura hispánicas, ahora 
denominada "Lengua castellana y literatura". Discute que no se llame sencillamente español o 
lengua española, al margen de consideraciones filológicas, y que no hayan sido los profesores de español ni los filólogos hispánicos o los lingüistas de prestigio o la Real Academia o el CSIC 
 quienes hayan puesto nombre a la asignatura, sino los políticos y los pedagogos. La cuestión le 
parece especialmente grave en cuanto que se trata precisamente de la asignatura que sirve para 
dar nombre a las cosas.
Aguilar considera que los profesores de lengua y literatura han aceptado de forma acrítica los 
principios fundamentales de las sucesivas leyes de educación, como la LOGSE, laLOCE y la LOE
el diseño curricular, los objetivos procedimentales y otras terminologías escolásticas Aguilar es 
extraordinariamente crítico tanto con los principios pedagógicos que subyacen a estas leyes como con la forma de expresarlos. No obstante, considera la lucha contra la LOGSE una batalla perdida sin haberse librado, por mera deserción o retirada. Lamenta también la enseñanza «comprensiva». 
Comprende, aunque duda, que haya asignaturas en las que la llamada «comprensividad» sea un 
principio fecundo:
En las edades de Secundaria es un error intentar enseñarles lengua y, sobre todo, literatura española del mismo modo a todos los alumnos que se juntan, más o menos por las leyes el azar, en un aula de instituto. Alumnos que no saben leer de corrido, alumnos que no saben ni quieren leer de corrido —–ni de ninguna manera—, alumnos que jamás han aprobado la lengua, alumnos que uno se hace cruces de cómo han podido aprobar la engua, alumnos de los llamados «de integración», alumnos —diagnosticados o no— quew tienen diversos problemas o enfermedades —pero que también hay que tenerlos en el aula —, alumnos simplemente gamberros, delincuentes juveniles a menudo, alumnos listos,regulares, trastos, lentos, vivaces, hiperactivos o empollones. Todos juntos, una pizarra, una tiza y, venga, enséñales el Siglo de Oro y la oración compuesta. Y lo peor de todo es tener que aguantar que venga el pedagogo de turno, o el desertor de la tiza instalado en un CEP, o el semipoliticastro, y te diga que lo que pasa es que tienes una concepción de la enseñanza-aprendizaje (así lo dicen) anclada en el pasado.

Discurso en la "Mesa redonda" del X Simposio Nacional de Actualización Científica y Didáctica de Lengua Española y Literatura, 2004.
fuente: www.wikipedia.org