miércoles, 10 de agosto de 2011

¿Cómo repercute la gigantesca crisis económica de Estados Unidos en sus políticas domésticas y hacia el Medio Oriente?





por: Ingrid E. Hecker Perry

(Desde Nueva York)*

La formidable crisis económica que está atravesando la principal economía del planeta, junto a la que se vive en los países europeos y en otros, del denominado "Primer Mundo", ponen de manifiesto el peligro intrínseco que conlleva la política del "Mercado Libre", como así también, el fin de un paradigma económico / político que demuestra estar agotado. La autora del siguiente artículo acerca a nuestros lectores, un análisis pormenorizado del terremoto económico estadounidense, y cómo éste podría repercutir en su política hacia el Medio Oriente.






El presidente Barack Obama cumplió 50 años. Los festejos en la Casa Blanca fueron sobrios. Necesitaba un descanso después de las maratónicas discusiones que fueron y vinieron entre el Congreso (específicamente la Cámara de Representantes, en donde la mayoría es republicana) y la administración para lograr el aumento del límite tope de la deuda estadounidense (externa) y así evitar que el país se sumiera en la bancarrota y con ello en el desprestigio crediticio internacional y un golpe contundente a su economía doméstica, así como también al frágil equilibrio de los mercados financieros y bursátiles internacionales.

¿Qué sucede?
Hubo economistas que predijeron una hecatombe, un apocalipsis financiero peor que el de dos o tres años atrás. Los medios de comunicación (internacionales y nacionales) comentaron incesantemente el tema; en Washington se vivía un ambiente tenso en que los republicanos eran acusados de tener al país rehén de una situación inaceptable.

Y hay consecuencias dramáticas y muy directas. De no aceptarse el nuevo límite, el gobierno no habría podido cancelar los cheques de seguridad social a millones de desempleados, ni seguros médicos, ni los sueldos del personal militar destacado en las guerras externas , ni el sueldo de empleados públicos, etc.

La situación es tan grave, que el Ministro Secretario de Transportes, Raymond "Ray" Lahood (republicano de Illinois) se dirigió al país indicando que ya se habían suspendido miles de proyectos de construcción de carreteras, entre otros, lo que significaba un aumento considerable del desempleo a nivel nacional, ya que esta era una de las áreas más golpeadas por la suspensión de financiamientos gubernamentales.

Como si ello fuera poco, con la moratoria financiera impuesta sobre la FAA (Federación de Administración Aérea), que funciona a través de proyectos legales/ y de financiamiento temporales (¡!), el mismo Lahood sostuvo que el país estaba perdiendo billones de dólares mensuales... algo sencillamente patético cuando de lo que se trata es de, justamente, incrementar los ingresos.

Lo que cabe preguntarse es ¿cuál es la reacción del pueblo estadounidense ante tanta charlatanería politiquera? ¿Ante toda la corrupción que ha quedado en evidencia de parte de la derecha que defiende a brazo partido los intereses de las grandes corporaciones? ¿Ante la petición republicana por suspender el financiamiento a los programas de seguridad social y de seguro médico que ayudan a los más pobres de este país? ¿Protestan, han salido a las calles a exigir una solución?...

No. No es el "estilo" de esta sociedad. Las encuestas dan un monumental 70% de desaprobación a los republicanos por la inmoralidad de toda esta historia y su incapacidad para llegar a un "compromiso" (la palabra favorita del presidente... y simplemente no aceptada por los derechistas) sobre el tema. Por otro lado, sostienen que un 68% aprueba la gestión de Obama en todo el proceso de negociación.

Y suma y sigue

El pasado jueves 4 de agosto, la Bolsa de Valores de Nueva York se desplomó en condiciones peores a las del 2008, con réplicas tipo terremoto a través de todos los mercados mundiales, especialmente en Europa y Asia, ante el temor de los efectos que causaría una nueva recesión en los Estados Unidos. Para colmo, el viernes 5, la agencia de calificación crediticia S&P, (Standard and Poor's) bajó el nivel de los EEUU de AAA (triple A que es el máximo de confiabilidad en la cancelación de los compromiso crediticios) a una AA+. Una acción sin precedentes y cuyos efectos son poco claros. Lo cierto es que pone al país a la par con el nivel de Bélgica, y bajo países como Australia y el Reino Unido.

Lo más sorprendente son las razones que dicha agencia dio como causas para tomar su decisión: a) la trayectoria fiscal de la nación y, b) un sistema político disfuncional. S&P, argumenta que la trayectoria de deuda-a-crecimiento nacional bruto estadounidense, es insostenible, y que la política (queriendo indicar politiquería) involucrada es tan negativa, vitriólica, y cáustica, que los legisladores son incapaces de tomar las decisiones difíciles y complejas que se necesitaban para corregir el problema.

Se perdieron una oportunidad de oro:

Durante los debates y los dime-que-te-diré del nivel de la deuda, los legisladores se comportaron peor que niños mimados perdiendo una oportunidad de oro para hacer una diferencia en la vida/historia del país. Para evitar la baja calificación, S&P había indicado que los EEUU no sólo necesitaba ocuparse del nivel, sino que también ser capaz de desarrollar un plan "creíble" a largo plazo para lidiar con la deuda crediticia. La agencia ha indicado que habría preferido un "arreglo" que redujera déficits alrededor de los $4 mil millones de dólares en el período de 10 años. En vez de ello, los legisladores se contentaron con una medida que reducirá solamente $2.5 mil millones de dólares. (¡Una minucia!)

¿Cómo afecta este desastre a nivel individual?

Imposible de predecir, porque esto jamás había sucedido en los EEUU. Y aunque parezca increíble, no es un desastre que afectará al bolsillo individual, al menos no de inmediato. El país no ha quedado en el nivel más bajo como le ha sucedido a Grecia (obviamente, por ser la principal economía del planeta) La calificación no es la mejor, pudiendo serlo.

Lo concreto: Obama tendrá un problema más a nivel económico, sobre todo con el alto nivel de desempleo que no quiera cejar a pesar de todas las medidas que ha tomado la administración para aminorar dicho drama.

Todavía están por verse las reacciones del mercado bursátil a nivel mundial... porque lo sucedido aumentará la incertidumbre y el temor. Más aún, cuando en Europa se comenta que España e Italia, enfrentan situaciones similares. Difícil de predecir también la reacción del mercado financiero. Algunos expertos piensan que los intereses podrían subir y que ello podría impactar a los consumidores al producirse alzas en los índices de préstamos para compra de automóviles, hipotecas y préstamos estudiantiles. ¡El trípode del "famoso sueño americano"! Otros expertos sostienen que los inversionistas ignorarán la baja de calificación, porque la situación fiscal de los EEUU es muy conocida/sabida a nivel mundial, y la S&P no basó su acción en información que no esté disponible a todo nivel.

¿Se puede recuperar el nivel AAA?

Sí, pero es extremadamente difícil y no sucederá aún por un largo tiempo. John Chambers, uno de los jefes de S&P, sostuvo en una entrevista a CNN, que la decisión con toda seguridad, tendrá un impacto a largo plazo. Dijo: "... una vez que se pierde la AAA, normalmente no se recupera de inmediato..."

¿Se pudo evitar la debacle?

Respuesta breve: Sí. Las razones de S&P para de-calificar a los EEUU me parecían sorprendentes. Y tienen que ver con la cultura sociológica y política de este país y sobre todo, de sus legisladores. Chambers sostuvo que: "... lo primero que ellos (los legisladores) debieron haber hecho es elevar el límite tope de la deuda a tiempo, sin tanta discusión, tal como se venía haciendo al menos 60 o 70 veces desde 1960...", "... es un problema que viene desde hace mucho tiempo...".

Comentarios finales

Los intereses políticos (financieros y demases) individuales (de personas, corporaciones y multimillonarios) son los que priman y se defienden en esta sociedad. No hay una cultura colectiva, como en nuestros países en América del Sur. De hecho, no es extraño ver que las manifestaciones callejeras en este país, tienen casi siempre que ver con los derechos de los hispanos y de la gente de color que sí, en cambio, tienen una cultura de salir a la calle a protestar por sus derechos. Porque la sociedad capitalista se fundamenta en un individualismo enfermizo y en donde los intereses del "colectivo" son siempre vistos como una amenaza ("comunismo", "socialismo", "anarquismo", "totalitarismo", etc. como si hubiese entre ellos una equivalencia moral...), no es raro "escuchar el silencio patético e imperdonable" (o ignorancia) del pueblo estadounidense".

Una señal clara del hecho, es que los legisladores y futuros candidatos presidenciales emitieron una catarata de declaraciones el viernes en la noche, culpándose mutuamente y por supuesto también, al presidente Obama por falta de liderazgo efectivo.

La memoria histórica es también aquí muy breve... los republicanos y la extrema derecha (Tea Party) se olvidan de que el país, a la salida del presidente Bill Clinton, tenía un inmenso saldo a favor y un crecimiento económico y financiero, pocas veces visto... y que fue la Administración de G. W. Bush la que re-comenzó este camino hacia la auto destrucción. Es que como muchos sabemos, las guerras salen caras... se les olvida desde y antes de Vietnam...

Todos los programas de ayuda infantil pre-escolar, de salud médica a los veteranos de guerra, a las ancianos, a los desvalidos están -como dicen acá- "congelados" hasta nueva orden/evaluación/ legislación/ etc. en casi la mayoría de los estados de la Unión.

¿Y el Medio Oriente?

Las noticias han sido escasas. Hoy se supo de la muerte de casi 40 militares, en su mayoría, estadounidenses y afganos (todos comandos, como los mismos que asesinaron a Bin Laden ), en un helicóptero derribado por el Talibán en Afganistán. El presidente Obama declaró que lo sucedido debía recordarnos del "alto precio" que la Nación (para qué decir las familias de los chicos/as que mueren allá y en otros lados) debe pagar en la lucha por la "libertad" (sic)... Resulta que el precio que es altísimo, tiene que ver también con que los que pagan y sufren en este país por todo el desastre: los más pobres y débiles de la sociedad. Y nadie parece reconocerlo... la pobreza se disfraza con el maquillaje horrendo de la indiferencia, de la ignorancia y el consumismo enmarcado en la disfuncionalidad de un sistema político bipartidista que fomenta los peores vicios políticos.

Lo concreto, es que la presión aumentará de parte de los demócratas, para que el presidente retire más rápido aún las tropas de Afganistán y dedique todos sus esfuerzos a la creación de fuentes laborales y al crecimiento de la economía que está estancada y con amenaza de una segunda recesión.

Y los republicanos continuarán con la letanía de que si el retiro es muy pronto, la zona quedará sumida en un caos ‘talibanesco', que amenazará la seguridad del país. Y que la culpa de todo, la tiene Obama.

En aras de la "seguridad del país" es imposible predecir un escenario en donde los EEUU rebajen de manera significativa y real el gasto en defensa; para las multinacionales las guerras son siempre productivas. El Medio Oriente y toda la región del norte de África, es una ‘mina de oro' que no se puede descuidar.



*Socióloga, Phd

Nueva York, Agosto 2011.



FUENTE: http://www.revistahorizonte.org/leeart.asp?art=33230