viernes, 27 de septiembre de 2013

SALUD Y BIENESTAR: CONFUSIÓN MENTAL EN LA TERCERA EDAD....

 












Principal causa de la confusión mental en LA TERCERA EDAD.


Por Arnaldo Lichtenstein, médico*
  
 
Siempre que doy clases  de clínica médica a estudiantes del cuarto año de Medicina, hago la siguiente pregunta:
       
- Cuáles las causas que más hacen el abuelo o la abuela tengan confusión mental?
   
Algunos arriesgan: "Tumor en la cabeza".
Yo digo: "No".     
    
Otros apuestan: "Síntomas iniciales de Alzheimer"
Respondo, nuevamente: "No".
   
A cada negativa la concurrencia se espanta... Y queda aún más boquiabierta cuando enumero las tres causas responsables más comunes:
   
- diabetes descontrolado;
- infección urinaria;    
- la familia pasó un día entero en el centro comercial, mientras a los ancianos los dejaron en casa.      
    
Parece broma, pero no es. Constantemente el abuelo o la abuela, dejan de sentir sed y dejan de tomar líquidos. 
   
Cuando no hay nadie en casa para recordarles tomar líquidos, se deshidratan con rapidez. La deshidratación es grave y afecta a todo el organismo. Puede causar confusión mental abrupta, caída de presión arterial, aumento de las palpitaciones cardíacas, angina (dolor en el pecho), coma y hasta muerte.       
Insisto: no es broma.
En el mejor de los casos éste olvido de tomar líquidos comienza a los 60 años de edad, cuando  tenemos poco más del 50% de agua que deberíamos tener en el cuerpo. Esto forma parte del proceso natural de envejecimiento. Por lo tanto, los ancianos tienen una menor  reserva hídrica.    
    
Pero hay más complicaciones: aún deshidratados, ellos no sienten ganas de tomar  agua, pues sus mecanismos de equilibrio interno no funcionan muy bien.     
    
 Conclusión: Los ancianos se deshidratan fácilmente no sólo porque poseen una reserva hídrica más pequeña, sino también porque no sienten la falta  de agua en su cuerpo. Aunque el anciano se vea saludable, queda perjudicado el desempeño de las reacciones químicas y funciones de todo su organismo. 

     
Por eso, aquí van dos alertas:
    
1 - El primero es para los abuelos y abuelas: hagan voluntario el hábito de beber líquidos. Por líquido entiéndase el agua, jugos, tés, agua de coco, leche, sopas, gelatina y frutas ricas en agua, como sandía, melón, melocotones, piña, la naranja y mandarina, también funcionan. Lo importante es, cada dos horas, tomar algún líquido. Acuérdense de  eso.
    
2 - Mi segunda alerta es para los familiares: ofrezcan constantemente líquidos a los ancianos. A la vez, sean atentos con ellos. Al percibir que están rechazando líquidos y, de un día para el otro, están confusos, irritados, les faltara el aire, muestran falta de atención. Es casi seguro que sean síntomas recurrentes de deshidratación.
   
(*)Arnaldo Lichtenstein (46), médico, es clínico-general del Hospital de las Clínicas y profesor colaborador del Departamento de Clínica Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (USP).
FUENTE : http://www.obraluzdelmundo.org/index.php?option=com_k2&view=item&id=2800:confusi%C3%B3n-mental-en-la-tercera-edad&Itemid=98