lunes, 3 de febrero de 2014

ARGENTINA: TENDAMOS PUENTES DE AMOR , por María Cristina Azcona























TENDAMOS PUENTES DE AMOR

María Cristina Azcona

La palabra es el sonido exquisito de la voz humana en símbolos. Al recrearlos con estos rasgos sobre la hoja blanca y sedienta de sentido, no hacemos otra cosa más que amar al mundo desde el alma alojada en su entraña arbórea. Despojados de todo ornamento salvo la condición de ser humanos y a la vez hermanos, solo podemos tenernos a nosotros mismos, a nuestra propia voz y nuestro propio sentido implícito en ella.
Nuestra palabra es grito, es vivencia, es dolor y a la vez es pueblo. Nuestra voz es la voz de los pueblos encerrados en su dormición que espera, como aquella princesa del cuento, que un beso la despierte, un beso de amor hecho don de palabra en la voz del poeta.

El puente es la tendencia afectuosa de uno al otro, del autor al lector, donde cada letra es el eslabón y cada palabra es estructurante y cada oración es el ruego de amor, de vida, de paz y de armonía entre todos. El puente de palabras es ese misterioso y mágico invento por el cual nos estructuramos como humanos pensantes, volando indemnes sobre óbices oscuros que impiden al mundo ser mundo de amor. Formamos cadenas de sentido y así formamos la conciencia de los pueblos, que no es otra que la propia. El mismo autor al formar ciclos libres de ideas, va encontrando casi sin proponérselo, la solución del mundo. Es el autor el que se libera liberando, el que se concientiza, concientizando y el que educa, educándose a la vez a sí mismo. Finalmente se conforma una red que no es otra cosa que un entramado verbal de sentido que detrás de la metáfora va desentrañando el misterio del ser. Nos estamos amando, hacemos la paz haciendo libros. ¡Qué manera tan linda de vivir!

Pero entonces, ¿Podremos descubrir en este libro el sentido de la vida?

Sí, por supuesto, ya que el arte literario tiene la virtud de generar emoción, como cualquier arte, pero tiene la gracia de la conciencia que es su distintivo, porque nuestro pensamiento superior está conformado, casualmente, por encadenamientos de palabras, oraciones y que a sí conforman las ideas en sentido estricto, el cognitivo. En otras palabras, la condición verbal y simbólica en general es la que nos caracteriza como humanos y por eso el arte en palabras puede llegar a ser un puente hacia los valores más elevados. Por eso siempre digo que la paz es cognitiva y como tal necesita de la palabra oral y escrita para viajar tanto en el tiempo como en el espacio y el puente es su clave íntima.

Pero ¿Qué podemos esperar que suceda mientras abrimos la puerta de nuestra atención hacia el mundo interior del poeta? ¿Qué se esconde allí, en el seno del alma escritora, de esa pluma estricta y delicada que es la pura armonía que palpita en la imaginación creadora y libre?
Lo que sucederá es que se formará una red pacífica y armonizadora. Una fuente inagotable de energía asertiva que construye y construye y que tenderá más puentes, que generará más palabras…En fin, que se expandirá e irradiará dando a luz más ideas, más valores y más ansias pacificadoras. Todo esto se originará en el inicio, en el reservorio del amor que no es otra cosa que el corazón de niño eterno que es el poeta, su palabra, su libro, sus alas, su puente que vuela colgante sobre la oscuridad del mundo adormecida, ese que ablanda su almohada y reconforta su cueva volviéndose ciego a la Luz y duro como piedra, insensible al Amor.

Finalmente el mundo despertará como en las coplas de Manrique viendo la realidad y lo hará desde este tipo de obra, escritas con el corazón pero también con la cabeza y con la víscera, ya que es allí donde está la necesaria madurez humana, en la sumatoria de las tres cosas: el amor, el bien y la verdad. Todo por el puente, en el viaje al otro lado donde está la Luz.


 


La Lic. María Cristina Azcona es Psicopedagoga y Orientadora Familiar. Poeta, escritora y editora, las tres actividades s en bilingüe. Ha escrito en inglés y español más de diez libros y es coautora de otros diez. Reconocida como crítica literaria en ambas lenguas. Directora de IFLAC EN LATINOAMÉRICA, Presidente Adjunto de UHE, Presidente de UNILETRAS, Vicepresidente de la Asociación Mundial por la Armonía (GHA), además de representante de la fundación The Love de Florida, EEUU. Embajadora de la Paz del Círculo de Francia.Es miembro académico del Centro de Estudio por la Dignidad Humana de NY, EEUU. También es fundadora y directora de BILINGUAL MCA y editora de PAZIFLAC. Ha trabajado para UNESCO y es coautora de su enciclopedia EOLSS. Vive en Buenos Aires, Argentina.

fuente: FACEBOOK