domingo, 29 de diciembre de 2013

MEXICO POETICO: "Escríbeme en los ojos", de Mariana Bernárdez







































La casa Ediciones del Lirio, que desde 1998 se fundó

oficialmente y está ligada a proyectos educativos y de 

divulgación cultural, es decir, el libro como extensión

del conocimiento, publica el más reciente poemario 

de Mariana Bernárdez en edición de autora, 

Escríbeme en los ojos.


La poeta, nacida en la Ciudad de México en 1964, 
estudió comunicación social en la Universidad 
Anáhuac con una tesis sobre el filósofo español 
José Ortega y Gasset, luego se tituló con una 
maestría en letras modernas en la Iberoamericana 
con un trabajo relativo al poeta español Miguel 
Hernández, y concluyó su doctorado en torno a 
la obra de María Zambrano.

Es autora de varios libros de poesía: Tiempo

detenido (1987), Rictus (1990),Nostalgia de 

vuelo (1991), Réquiem de una noche (1993), Luz

derramada(1995), El agua delexilio (1994),

Incunable (1996), Liturgia de águilas (2000),

Alba de danza (2000), y Sombras del fuego (2000).


 Sus últimos libros publicados de poesía: Trazos 

de esgrima, México: Ediciones Sin Nombre y UAM, 

2011, Don del recuento, México: Parentalia, 2012.




























































Escríbeme en los ojos consta de varios poemas; 

además de los que le dan título, incluye 

“Notas dispersas sobre el desierto”, uno extenso, 

 “Don del recuento”, y “Blanco y negro”.

El volumen de 78 páginas carece de una 
presentación de la autora, y ni en la primera ni en la 
tercera de forros hay información; en la contraportada,
se reproducen los versos de “Escríbeme con los 
ojos” que comienzan con el del título:

Escríbeme con los ojos
el tiro certero de lo inquebrantable
todo ausencia en el tren de lo ido
para saber que sólo en la penumbra
se comprende el juego del resplandor
diafragma que descompone en su gravitar
un prisma que rebasa la desmesura
gravidez en reclamo
de un vientre para alumbrarse
pero apenas es un breve balbuceo
de quien derrotado apura el cáliz del Leteo
en bálsamo para lo maltrecho
denuncia del tatuaje en cuerpo luminoso
que deslava sus líneas
para caer en la servidumbre de la palabra escrita.