miércoles, 23 de julio de 2014

CINE: La infancia desconocida de Audrey Hepburn




Publicado por Tamara Andrés Padín

Ana Frank nacía apenas un mes después que Audrey Hepburn. Audrey, tras leer su diario, declaró que se sentía profundamente conmocionada y que siempre sentiría un estrecho vínculo con Ana. De hecho, la actriz llegó a afirmar que aquel libro la afectó profundamente e incluso que la destruyó. Además, la actriz rechazó tajantemente la propuesta de llevar al cine la vida de la niña judía, ya que se sentía emocionalmente incapaz. ¿Por qué estaba Audrey Hepburn tan ligada a Ana Frank? 

 El 4 de mayo de 1929 nace en Ixelles, Bruselas, uno de los grandes mitos del cine. Audrey Kathleen Ruston es el fruto de la unión de la baronesa Ella Van Heemstra, procedente de una familia de aristócratas holandesa, y de Joseph Victor Anthony Ruston, un británico nacido en Austria. Cuando su padre decide añadir el apellido de su abuela materna, Audrey se convierte en Audrey Kathleen Hepburn-Ruston. Joseph abandona el hogar familiar cuando la pequeña apenas tiene seis años. Tras esto, Audrey y su madre se trasladan a la ciudad holandesa de Arnhem. En 1937, Audrey se muda a tierras inglesas para estudiar en un internado. 

 El 1 de septiembre de 1939, Alemania invade Polonia, tras lo que Inglaterra, Australia y Nueva Zelanda (bando al que más tarde se sumará Francia) declaran la guerra a Alemania. Como los Países Bajos se habían declarado neutrales durante la Primera Guerra Mundial, Ella considera que será más seguro refugiarse allí, por lo que Audrey regresa a Arnhem con su madre y sus dos hermanastros. En el conservatorio de dicha ciudad, la actriz estudia piano y ballet clásico. 

 En mayo del año 1940, tras invadir Dinamarca y Noruega, las tropas alemanas invaden los Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Francia. Ante este panorama, Ella considera que Audrey corre un grave peligro por su apellido británico, por lo que decide registrarla en el colegio con el nombre de Ella Van Heemstra. Audrey junto a su madre, Ella van 

 Los padres de Audrey habían pertenecido a la Unión Británica de Fascistas, e incluso llegaron a compartir mesa con el mismo Adolf Hitler. No obstante, durante la Segunda Guerra Mundial, la madre de Audrey colabora con la resistencia contra los alemanes. De hecho, Ella organiza veladas en su casa –durante las cuales corría las cortinas para que no se viera nada desde el exterior– en las que el público se reunía para ver a Audrey bailar. Los asistentes a estas reuniones no podían aplaudir al final la representación para no levantar las sospechas de los nazis. 

 A finales de la Segunda Guerra Mundial, los alimentos escasean cada vez más en los Países Bajos. Audrey, en compañía de su madre, se muda a Velp, donde reside su abuelo materno. Tras el triunfo de los aliados occidentales durante el Desembarco de Normandía, las condiciones de vida son cada vez peores en los Países Bajos ocupados por los nazis. Los aliados occidentales liberan el sur del país en agosto de 1944, pero sus esfuerzos de liberación se detienen cuando fracasa la operación Market Garden, un intento de controlar los puentes que cruzaban el río Rin cerca de la localidad de Arnhem. Los alemanes deciden decretar entonces un embargo sobre todos los transportes de comida que se dirigen a las regiones holandesas que todavía están bajo su ocupación. Durante este gélido invierno, bautizado más tarde como el «invierno del hambre», murieron más de veinte mil personas a consecuencia de hambre y de frío. Audrey Hepburn consigue sobrevivir a él, pero durante este tiempo pierde a un tío y a uno de sus hermanastros, ambos ejecutados a manos de los nazis por haber colaborado con la resistencia. Además, envían a su otro hermanastro a Alemania para realizar trabajos forzados. El día que Audrey cumple dieciséis años, las tropas británicas liberan Velp. 

 En 1945, madre e hija se trasladan a Ámsterdam, donde Audrey continúa con sus clases de ballet. En 1948, la actriz realiza su primer papel en la película Dutch in seven lessons. Debido a su elevada estatura, se ve obligada a renunciar a su sueño de convertirse en bailarina. Participa en varios musicales y consigue papeles pequeños en algunas películas como Laughter in Paradise, One Wild Oat o The Lavender Hill Mob y Secret People, en las que ya tiene un papel más relevante. 

 En 1951, cuando Audrey está rodando Monte Carlo Baby, coincide en el rodaje con la famosa escritora francesa Sidonie Gabrielle Colette, que busca a una actriz que encaje a la perfección en el papel de la protagonista de su obra más famosa, «Gigi». Al ver a Audrey, sabe al momento que se trata de ella. Audrey representa a Gigi en Broadway entre 1951 y 1952, papel con el que gana el Theatre World Award.  
Es en esa época cuando los productores de Vacaciones en Roma, película gracias a la que Audrey gana el Óscar a la mejor actriz, su tobogán a la fama, se fijan en ella. William Wyler, director de la película, al ver estas imágenes, en las que se puede ver a Audrey Hepburn después de la prueba de cámara, queda deslumbrado y no duda en contratarla. 

 La continuación de esta historia ya la sabemos: Audrey protagoniza Sabrina, Guerra y Paz, Desayuno con Diamantes, Funny Face, Historia de una monja, Charada o My fair lady. Curiosamente, Sola en la oscuridad, una de sus últimas películas, y por la que obtuvo su quinta y última nominación al óscar, fue dirigida por Terence Young, quien participó en la Segunda Guerra Mundial como paracaidista en la batalla de Arnhem. 

 La dura infancia de Audrey quedó reflejada en su eterna delgadez, consecuencia de la malnutrición que sufrió durante la ocupación alemana, y en la melancolía de su mirada. La niñez de esta «cara con ángel», que a día de hoy encontramos impresa por doquier, transcurrió entre el miedo y la muerte, algo que la marcó de por vida y que la llevó a dedicarse en cuerpo y alma a ayudar a los más desfavorecidos durante sus últimos años de vida como embajadora de UNICEF. Y es que Audrey Hepburn no solo merece ser recordada por su belleza física, sino que por encima de ello se debe destacar su belleza interior, su generosidad y su humanidad.

http://www.lapiedradesisifo.com/2014/07/22/la-infancia-desconocida-de-audrey-hepburn/